In­con­sis­ten­cias ideo­ló­gi­cas con­duc­tua­les

Capital Mexico - - NACIONAL -

No sé que pa­se por la ca­be­za del Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca ca­da vez que pre­go­na su inusi­ta­da po­bre­za cuan­do de mos­trar y de­mos­trar que si­gue sien­do un hom­bre po­bre se tra­ta. Qui­zá mu­chos de sus adep­tos le crean que efec­ti­va­men­te ca­re­ce de re­cur­sos mo­ne­ta­rios, pe­ro otros es­toy se­gu­ro que lo ta­cha­ran de men­ti­ro­so por­que du­ran­te mu­cho tiem­po ha he­cho un de­rro­che de re­cur­sos mo­ne­ta­rios pa­ra di­se­ñar sus bien or­ques­ta­dos even­tos pú­bli­cos en la ma­yor par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal.

Co­mo tam­bién di­cen por ahí, tan­to va el cán­ta­ro al agua has­ta que ter­mi­na por rom­per­se, y eso po­dría ocu­rrir­le en cual­quier mo­men­to al aho­ra Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca a cau­sa de los gran­des des­plie­gues de re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra re­co­rrer de nor­te a sur y de es­te a oes­te la geo­gra­fía na­cio­nal, rea­li­zan­do con­cen­tra­cio­nes en las pla­zas pú­bli­cas du­ran­te ca­si die­ci­ocho años sin ren­dir cuen­tas a la au­to­ri­dad elec­to­ral, y mu­cho me­nos a los me­xi­ca­nos que lo han se­gui­do fiel­men­te du­ran­te es­te tiem­po.

Pe­ro no tan so­lo son las in­con­sis­ten­cias mo­ne­ta­rias las que de­bie­ran preo­cu­par al aho­ra Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca, sino la for­ma en que los me­xi­ca­nos es­tán nu­trién­do­se por las per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas que des­pier­tan los miem­bros del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal con sus ex­ce­sos en to­das las la­ti­tu­des del país. La de­mos­tra­ción que hi­cie­ron al es­ta­cio­nar sus vehícu­los en el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra acu­dir a una ci­ta en Pa­la­cio Na­cio­nal es pa­té­ti­ca y des­pre­cia­ble, lo que ha­bla de la fa­ci­li­dad con la que se­gui­rán co­me­tien­do ex­ce­sos aho­ra que tie­nen el po­der.

Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro en el cor­to pla­zo los in­te­gran­tes del círcu­lo cer­cano a Andrés Ma­nuel López Obra­dor han te­ni­do un se­ve­ro des­gas­te a cau­sa de los ex­ce­sos co­me­ti­dos pa­ra quien aho­ra de­ten­ta el po­der. Lo que no han en­ten­di­do es que esa hu­mil­dad que siem­pre pre­go­na­ron ha re­sul­ta­do una mas­ca­ra­da an­te las de­mos­tra­cio­nes de po­der con el aña­di­do de que se sien­ten due­ños del país y de quie­nes en el ha­bi­ta­mos. Oja­lá en­tien­dan que el po­der es pa­sa­je­ro, y que las cir­cuns­tan­cias cam­bian de acuer­do a esas per­cep­cio­nes que es­tán re­ci­bien­do los me­xi­ca­nos.

Pe­ro tam­bién ha­brá que se­ña­lar que han si­do los pro­pios me­dios de co­mu­ni­ca­ción quie­nes han te­ni­do mu­cho que ver en el com­por­ta­mien­to de otros com­po­nen­tes del Ga­bi­ne­te Pre­si­den­cial, co­mo es el ca­so de Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, quien des­pués de ser cri­ti­ca­da por la abun­dan­te pen­sión que re­ci­be co­mo ex­Mi­nis­tra que es de la Su­pre­ma Cor­te De Jus­ti­cia de la Na­ción, aho­ra ha te­ni­do que sa­lir a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra dar a co­no­cer su de­ci­sión de re­nun­ciar al sa­la­rio que de­ven­ga­rá por el car­go de Se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción. La pre­gun­ta es: ¿por­que no re­nun­cia a la pen­sión co­mo Mi­nis­tra? Cla­ro, por­que es el do­ble del sa­la­rio de Go­ber­na­cion.

Él ero­sio­na­mien­to de la vo­lun­tad po­pu­lar con el que lle­ga­ron los miem­bros del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal al ejer­ci­cio del po­der pú­bli­co es el prin­ci­pal in­di­ca­ti­vo de que las co­sas no les es­tán sa­lien­do bien por­que no es­tán guar­dan­do las for­mas de com­por­ta­mien­to que im­po­ne la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na que pre­ci­sa el país. Enrique Pe­ña Nie­to co­me­tió mu­chos ex­ce­sos, pe­ro el ero­sio­na­mien­to de su fi­gu­ra ocu­rrió en los úl­ti­mos dos años de ejer­ci­cio gu­ber­na­men­tal. Al pa­so que va Andrés Ma­nuel López Obra­dor, no tar­da­rán en en­cen­der­se las lu­ces de alar­ma. Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.