La nueva car­pa

Capital Michoacan - - ESTADOS - Car­los Ferreyra Carrasco car­lo­s_­fe­rrey­ra_­ca­rras­co@hot­mail.com

Es­ta­mos a un tris de inau­gu­rar la nueva car­pa que no pre­sen­ta­rá no­ve­da­des por­que ac­tua­rán los mis­mos pa­ya­sos que ha­rán las mis­mas ca­ran­to­ñas, igua­les ma­chin­cue­pas y “gra­cio­sas hui­das” trans­for­ma­das por ar­te del per­dón di­vino en re­ti­ros, aun­que car­ga­dos de do­blo­nes de oro y con las es­car­ce­las re­ple­tas de otras mo­ne­das de al­ta de­no­mi­na­ción. Si hay tes­ti­mo­nio por te­le­vi­sión se­rá ma­yor el or­gu­llo del per­pe­tra­dor. Apli­cá­ba­mos es­te tér­mino al sis­te­ma po­lí­ti­co y su re­pre­sen­ta­ción más aca­ba­das, el Con­gre­so, prin­ci­pal­men­te. Los pro­ta­go­nis­tas sin la gra­cia de los có­mi­cos car­pe­ros, Can­tin­flas des­ta­ca­da­men­te, Manuel Me­del, Cla­vi­lla­zo (sin alu­sión a ex­di­ri­gen­te par­ti­da­rio al­guno), Pa­li­llo, em­ble­ma del dis­cur­so opositor; los di­ri­gen­tes na­cio­na­les in­te­gra­ron to­da suer­te de le­pe­ra­das a su len­gua­je co­lo­quial, el que usan con las ma­sas co­mo si és­tas por ser­lo, no me­re­cie­ran res­pe­to. Es­ta for­ma de ex­pre­sión, cu­rio­sa­men­te, se ini­ció con un men­sa­je en las re­des a car­go de una ni­ña de tre­ce años, su­pues­ta­men­te de fa­mi­lia gaz­mo­ña, con­ser­va­do­ra y re­ca­ta­da, que a las crí­ti­cas a su pa­dre, ca­sual­men­te (uso la ex­pre­sión de­li­be­ra­da­men­te) pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, col­gó la eti­que­ta a los sec­to­res po­pu­la­res, co­mo “pen­de­jos” de la “pro­le” (o sea la pro­le­ta­ri­za), los in­fe­li­ces que tra­ba­jan. El tra­ba­jo co­mo es­tig­ma, pues. El pa­dre de la in­fan­ta apren­dió de su bien edu­ca­da hi­ja. Y en la pri­me­ra oca­sión que tu­vo di­jo a los em­pre­sa­rios que nin­gún pre­si­den­te se le­van­ta con el áni­mo de jo­der a Mé­xi­co. Eso, en ton­ta re­fe­ren­cia a un le­ma, Mo­ver a Mé­xi­co, que pa­ra in­for­ma­ción de ese señor ha si­do le­ma de los mo­re­nis­tas tiem­po ha. De­jan­do de la­do el len­gua­je, vul­ga­ri­za­do por la ex­pan­sión in­con­tro­la­ble de las re­des so­cia­les, ve­mos que, si an­tes ha­bía un cir­co de una pis­ta, hoy tres si­mul­tá­neas son in­su­fi­cien­tes. Los mis­mos des­fi­gu­ros, si los que ocu­pa­rán los car­gos importantes son un sub­pro­duc­to del sis­te­ma, apren­die­ron con quie­nes se fue­ron y en mu­chos ca­sos los su­pe­raron. Dí­gan­lo Be­ja­rano o Sche­rer que arras­tra un pe­ca­di­llo azu­ca­re­ro per­do­na­do por in­ter­ce­sión pa­ter­na. Pa­ra que cons­te que to­do es igual, la im­pú­di­ca bo­da de un señor el más es­tre­cho co­la­bo­ra­dor de don Pe­je, que pre­fi­rió el car­go de co­yo­te, se ga­na más sin ries­gos de Contralorías y Pro­cu­ra­du­rías; el pe­ri­plo del jo­ven que des­me­nu­za en Eu­ro­pa for­mas pro­pias pa­ra vi­vir me­jor; la ca­so­na (de dis­cu­ti­ble gus­to) de la fu­tu­ra ocu­pan­te del Pa­la­cio de Co­vián, a la que qui­tan to­da in­je­ren­cia en se­gu­ri­dad y ma­ne­jo po­lí­ti­co, cham­ba di­rec­ta del man­da­ta­rio. Nue­vo cir­co con los mis­mos pa­ya­sos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.