TU­RIS­TAS Y ES­TRE­LLAS

NUE­VA FOR­MA DE VIA­JAR A LAS ES­TRE­LLAS

Capital Michoacan - - PORTADA - RE­DAC­CIÓN

Ha­ce años que ver un cie­lo es­tre­lla­do es prác­ti­ca­men­te un lu­jo. Los cen­tros ur­ba­nos han vuel­to ca­si im­po­si­ble mi­rar al cie­lo y apre­ciar cons­te­la­cio­nes, llu­vias de es­tre­llas, y otros fe­nó­me­nos na­tu­ra­les. Es por eso que los via­je­ros se des­pla­zan a des­ti­nos don­de pue­dan en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za de ma­ne­ra más di­rec­ta.

Las llu­vias de es­tre­llas, eclip­ses, co­me­tas y apa­ri­cio­nes de otros pla­ne­tas de la ga­la­xia, son la nue­va ten­den­cia de via­jes lla­ma­da Astroturismo.

La pla­ta­for­ma de­di­ca­da a la ofer­ta de alo­ja­mien­tos, Airbnb, ex­pli­có que de­tec­tó un cre­ci­mien­to en es­te ti­po de via­jes, ya que el año pa­sa­do más de 50 mil hués­pe­des de 26 paí­ses via­ja­ron a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­tem­plar un eclip­se to­tal de sol.

Mien­tras que Mé­xi­co es el se­gun­do país de Amé­ri­ca La­ti­na con más hos­pe­da­jes que ha­cen re­fe­ren­cia a te­mas as­tra­les, con más de 280 alo­ja­mien­tos de es­te ti­po.

Aña­dió que otros des­ti­nos de Astroturismo son An­to­fa­gas­ta, Chi­le; La Pal­ma, Es­pa­ña; Ki­ru­na, Sue­cia; Yar­mouth, Ca­na­dá; Mu­ri­wai en Nue­va Ze­lan­da; el de­sier­to en Jos­hua Tree, Es­ta­dos Uni­dos; Te­ne­ri­fe, Es­pa­ña; y Kai­lua Ko­na en Ha­waii.

La pla­ta­for­ma ex­pu­so que en Mé­xi­co hay lu­ga­res en los que es po­si­ble ob­ser­var las es­tre­llas, iden­ti­fi­ca­dos por la Fun­da­ción Star­light, co­mo el Par­que Na­cio­nal San Pe­dro Már­tir en Ba­ja Ca­li­for­nia, don­de se en­cuen­tra el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Na­cio­nal a más de dos mil me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Ade­más del Wi­ri­ku­ta en San Luis Po­to­sí, que se con­si­de­ra un es­pa­cio sa­gra­do de la cos­mo­go­nía hui­chol ya que, se­gún sus creen­cias, es don­de ocu­rrió la crea­ción del mun­do.

Otro de los si­tios es la Sie­rra Ne­gra, Pue­bla, que se en­cuen­tra en el Par­que Na­cio­nal Pi­co de Ori­za­ba, don­de des­can­sa el te­les­co­pio más gran­de en su ti­po en Mé­xi­co, el Gran Te­les­co­pio Mi­li­mé­tri­co.

Así co­mo Xo­chi­cal­co en Mo­re­los, que des­de tiem­pos prehis­pá­ni­cos fue un cen­tro de ob­ser­va­ción im­por­tan­te. Hoy en día aún se per­ci­be la enor­mi­dad y mis­ti­cis­mo que en­vuel­ve el es­tu­dio y con­tem­pla­ción de los as­tros, de­ta­lló.

Con el in­cre­men­to de per­so­nas bus­can­do ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con los as­tros, la ofer­ta de ex­pe­rien­cias y alo­ja­mien­tos re­la­cio­na­dos con es­ta te­má­ti­ca ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te.

La me­jor op­ción pa­ra ob­ser­var una no­che es­tre­lla­da se com­po­ne por dos fac­to­res prin­ci­pal­men­te, una bue­na lo­ca­ción ale­ja­da del bu­lli­cio ge­ne­ra­do por las jun­glas ur­ba­nas y un lu­gar có­mo­do pa­ra dis­fru­tar del cos­mos.

Cie­lo lim­pio, es­ca­so

Pe­ro en la ob­ser­va­ción al ojo des­nu­do ac­tual­men­te se plan­tean al­gu­nos obs­tácu­los que los ob­ser­va­do­res de la an­ti­güe­dad no te­nían. Aun­que co­no­ce­mos la si­tua­ción de mu­chos de los as­tros y pla­ne­tas en el cie­lo, su ob­ser­va­ción se com­pli­ca por la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca y at­mos­fé­ri­ca.

El Ins­ti­tu­to de As­tro­no­mía de la UNAM de­fi­ne a la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca co­mo el flu­jo lu­mi­no­so pro­ve­nien­te de fuen­tes ar­ti­fi­cia­les de luz que pro­vo­ca el au­men­to del bri­llo en el cie­lo, dis­mi­nu­yen­do la vi­si­bi­li­dad de los cuer­pos ce­les­tes y, so­bre to­do, al­te­ra los de­li­ca­dos equi­li­brios na­tu­ra­les tan­to pa­ra ani­ma­les, co­mo hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.