¿Man­dan­te o man­da­ta­rio?

Capital Michoacan - - NACIONAL - Vla­di­mir Ga­lea­na

Ten­go la im­pre­sión de que el Pre­si­den­te An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no ter­mi­na de en­ten­der el pa­pel his­tó­ri­co que le to­ca desem­pe­ñar. Ya no es el ac­ti­vis­ta más re­cu­rren­te que ha re­co­rri­do to­das las re­gio­nes del país, to­dos los es­ta­dos, la ma­yor par­te de los mu­ni­ci­pios, y has­ta pa­ra­jes que na­die vi­si­ta pe­ro que él acu­dió pa­ra ser con­gruen­te con lo que pre­go­na­ba y se­ña­la­ba en ca­da una de sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas. Y no es que pre­ten­da in­ci­dir en la con­duc­ta del aho­ra Pri­mer Man­da­ta­rio, pe­ro al­guien tie­ne que de­cir­le que la to­ma de de­ci­sio­nes con­lle­va mu­cho tiem­po de aná­li­sis y re­fle­xión.

Ya no pue­de ope­rar al bo­te­pron­to, y mu­cho me­nos al ca­lor de las ocu­rren­cias sur­gi­das de los acon­te­ci­mien­tos del mo­men­to o de quie­nes lo acom­pa­ñan o ase­so­ran, por­que lo que es­pe­ra­mos los me­xi­ca­nos es que sea ese go­ber­nan­te que tan­to pre­gono y que le per­mi­tió en­trar en la con­fian­za de la ma­yor par­te de los ciu­da­da­nos, y quie­nes de­ci­die­ron otor­gar­le su vo­to y por con­se­cuen­cia su con­fian­za pa­ra que rea­li­za­ra ese cam­bio que du­ran­te tan­to tiem­po anun­ció. Ese exa­cer­ba­do po­pu­lis­mo que uti­li­zó pa­ra al­can­zar su más ca­ro an­he­lo, de­be que­dar en el pa­sa­do pa­ra se­re­nar­se y ac­tuar co­mo el es­ta­dis­ta que re­quie­re es­te país pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Lo que es­pe­ra­mos los me­xi­ca­nos de nues­tro Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca es que ten­ga el ca­rác­ter y la sa­pien­cia no tan so­lo pa­ra cam­biar el ros­tro del país, sino pa­ra trans­for­mar­lo en un me­jor lu­gar pa­ra vi­vir, tra­ba­jar, es­tu­diar, y que sus ha­bi­tan­tes pue­dan de­di­car­se a lo que les ven­ga en ga­na siem­pre y cuan­do no se apar­ten de la ley. Así de sim­ple se­ria el mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal que mu­chos me­xi­ca­nos po­dría­mos de­li­near y que el se­ñor An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor nos di­jo du­ran­te mu­cho tiem­po que era el mo­de­lo que ne­ce­si­ta­mos los me­xi­ca­nos.

Pe­ro tam­bién nos di­jo que des­de el pri­mer día de su man­da­to cam­bia­rían las co­sas, y lo que me­nos es­pe­ra­mos es que cum­pla su pa­la­bra, por­que ese cam­bio que tan­to pre­gono tie­ne que des­per­tar el le­tar­go en que nos man­tu­vi­mos du­ran­te tan­to tiem­po a cau­sa de que el Es­ta­do de Bie­nes­tar que nos cons­tru­ye­ron los priis­tas, y que nos otor­ga­ban mu­chas fa­ci­li­da­des pa­ra em­po­bre­cer­nos. Y eso quie­re de­cir que nues­tra as­pi­ra­ción co­lec­ti­va es esa mis­ma que nos des­cri­bía to­dos los días en to­das las re­gio­nes co­mo el Mexico que me­re­ce­mos.

Ese Mexico que me­re­ce­mos es el que ne­ce­si­ta­mos cons­truir, y el Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca se tie­ne que con­ver­tir en nues­tro apre­cia­do ges­tor pa­ra que ten­ga­mos esas opor­tu­ni­da­des que tan­to nos des­cri­bió en sus aren­gas pú­bli­cas. Pe­ro tam­bién hay que de­cir­le que los es­ta­dis­tas con­du­cen a sus pue­blos, y que con­sul­tar­les to­do lo que se tie­ne que rea­li­zar pa­ra al­can­zar ese flo­re­ci­mien­to co­mo na­ción no es más que un fú­til ejer­ci­cio po­pu­lis­ta que pu­die­ra po­ner en ries­go la go­ber­na­bi­li­dad, que no es otra co­sa que la ca­pa­ci­dad que tie­ne un go­bierno pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de su po­bla­ción.

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor nos ha­bló mu­cho so­bre la Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal, y eso no es más que com­po­ner una co­sa pa­ra po­ner­la en buen es­ta­do. Así de sim­ple, aun­que tam­bién hay que se­ña­lar que esa re­ge­ne­ra­ción a la que tan­to se re­fi­rió tam­bién quie­re de­cir que en­ca­be­za­ría una lu­cha per­ma­nen­te por des­te­rrar los vi­cios que co­mo go­bierno y so­cie­dad he­mos te­ni­do y bus­ca­ría con­du­cir­nos a nue­vos es­ta­dios don­de las de­sigual­da­des des­apa­rez­can, el es­tu­dio sea ac­ce­si­ble pa­ra to­dos, y que la lu­cha por las opor­tu­ni­da­des dis­mi­nui­ría por­que to­dos po­drían as­pi­rar de acuer­do a sus ca­pa­ci­da­des a te­ner me­jo­res ni­ve­les de bie­nes­tar. Va­ya que la va­ra es­tá al­ta, pe­ro creo que An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de­be te­ner al­go es­con­di­do que has­ta aho­ra no co­no­ce­mos, y es­pe­ro que pron­to lo sa­que y co­mien­ce esa Re­ge­ne­ra­ción. Al tiem­po.

vla­di­mir.ga­lea­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.