RAÚL SÁN­CHEZ CA­RRI­LLO

Los re­tos de Shein­baum

Capital Michoacan - - PORTADA - Raúl Sán­chez Ca­rri­llo @san­chez­ca­rri­llo.tv

Claudia Shein­baum sor­pren­dió a sus se­gui­do­res y a sus de­trac­to­res, no só­lo por ha­ber ga­na­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co la Je­fa­tu­ra de Go­bierno, sino por­que no qui­so de­jar de ser no­to­ria y de­ci­di­da en las pri­me­ras me­di­das que dic­ta en su go­bierno.

Si bien, ven­ta­nas y puer­tas de la ofi­ci­na que ocu­pa­ron Mi­guel Angel Man­ce­ra y des­pués Amie­va, y te­nían las ven­ta­nas blin­da­das, no era por ocio­si­dad. Se re­ci­bie­ron ame­na­zas de nar­co­me­nu­dis­tas e in­clu­so de or­ga­ni­za­cio­nes del nar­co que ope­ran en la gran ciu­dad pa­ra la­va­do de di­ne­ro y has­ta co­mo ter­mó­me­tro de ac­cio­nes des­de la PGR o la po­li­cía Fe­de­ral. Se blin­da­ron por pre­vi­sión.

Sin em­bar­go, la ex­de­le­ga­da en Tlalpan, son­rien­te y con ac­ti­tud no de triun­fo sino triun­fa­lis­ta, ya con­vir­tió el an­ti­guo edi­fi­co del Ca­bil­do y pre­su­mien­do que “no tie­ne mie­do, ya man­dó des­mon­tar las pe­sa­das puer­tas y ven­ta­nas blin­da­das”.

Su ges­to ins­pi­ra con­fian­za por un la­do y por la otra, in­ge­nui­dad. Que di­fe­ren­cia ha­bría en­tre un hom­bre o una mu­jer que ma­ne­ja a mas de 33 mil po­li­cías, más la po­li­cía ju­di­cial y que co­mo com­pro­mi­so prin­ci­pal tie­ne el de dar paz y de­fen­der a sus go­ber­na­dos.

La res­pues­ta es, nin­gu­na. Sin em­bar­go la de­ci­sión de des­apa­re­cef al cuer­po de mas de tres mil Gra­na­de­ros, es te­me­ra­ria. Ya se ima­gi­na­rá ami­go lec­tor en cual­quier mar­cha por el cen­tro de la ciu­dad o por la ave­ni­da Juá­rez, quien de­ten­drá a los Dar­ke­tos, Anar­quis­tas, Pun­ke­tos o de­lin­cuen­tes dis­fra­za­dos de los tres an­te­rio­res gru­pos, o de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CN­TE) sa­quean­do, des­tru­yen­do vi­tri­nas, cris­ta­les de edi­fi­cios, ho­te­les. Van­da­li­zan­do to­do lo que en­cuen­tren a su pa­so.

Sal­drá la fla­man­te je­fa de Go­bierno a po­ner or­den. Es pre­gun­ta.

Y Quien pon­drá or­den en con­cen­tra­cio­nes en el Zó­ca­lo pa­ra con­tro­lar ac­ce­sos y con la so­la pre­sen­cia sa­ber que hay una au­to­ri­dad que evi­ta­rá atro­pe­llos. Si el pro­ble­ma del nom­bre de Gra­na­de­ros no gus­ta­ba a quie­nes son trans­gre­so­res de la Ley, se le hu­bie­ra cam­bia­do a Gru­po de Con­trol de Mul­ti­tu­des y ya. Se hu­bie­ra pues­to a un Je­fe que su­pie­ra del te­ma. Que co­no­cie­ra a man­dos que por ex­pe­rien­cia pe­ro mas por gri­llas han si­do re­le­ga­dos.

Que pu­sie­ra fin al mar de ru­mo­res, gri­llas, des­pres­ti­gios gra­tui­tos. A los que tie­nen a ren­ta a los po­li­cías, si quie­ren an­dar en pa­tru­lla, si quie­ren an­dar en mo­to­ci­cle­ta o en las ca­mio­ne­tas pick up de la cor­po­ra­ción.

Hay ele­men­tos con gran ex­pe­rien­cia. Pe­dro Lu­na Cas­tro en via­li­dad. Ma­rio Mon­ta­ño co­mo je­fe de motopatrullas. Car­los Cal­de­rón Ca­de­na en mo­to­pa­tru­las y mu­chos mas que la mis­ma Claudia Sheim­baum, sa­be.

Por otra par­te, la cre­cien­te ola de asal­tos, des­va­li­ja­mien­tos de au­to­mó­vi­les, el ro­bo de uto, a tran­seún­te a pa­sa­je­ros en trans­por­tes co­lec­ti­vos, a co­mer­cio y ho­gar, se van a in­cre­men­tar y no por pre­mo­ni­ción del que es­to es­cri­be, sino por­que al cam­bio de man­dos, es co­mo el río re­vuel­to, ga­nan­cia de pes­ca­do­res.

Claudia Sheim­baum, tie­ne una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad y mas va­le que se va­ya ase­so­ran­do de quie­nes sa­ben del te­ma. Por el bien de to­dos, pri­me­ro los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.