Apa­bu­llan­te, desafian­te y ex­clu­yen­te

Capital Michoacan - - NACIONAL - Vla­di­mir Galeana vla­di­[email protected]

Sin lu­gar a du­das la eta­pa que es­tá vi­vien­do el país es iné­di­ta y por lo mis­mo im­pre­de­ci­ble. No pre­ten­do con ello de­cir que ca­mi­na­mos ha­cia lo des­co­no­ci­do, pe­ro mu­chas de las co­sas que es­ta­mos vi­vien­do son pro­duc­to de ocu­rren­cias y al­gu­nas ve­ces de aven­tu­ras frus­tra­das que por la na­tu­ra­le­za de sus con­for­ma­ción lo pre­vi­si­ble es que no ten­gan una bue­na fi­na­li­dad y mu­cho me­nos bue­nos re­sul­ta­dos. La me­to­do­lo­gía y la ex­pe­rien­cia cien­tí­fi­ca han si­do apar­ta­das pa­ra dar pa­so esas “pun­ta­das” de mo­men­to que por des­gra­cia des­pués se con­vier­ten en do­lo­ro­sas frus­tra­cio­nes co­lec­ti­vas.

Has­ta aho­ra el en­cono sem­bra­do du­ran­te años es­tá por en­ci­ma de la ra­zón co­lec­ti­va, y el vul­go aplau­de de­ci­sio­nes la­men­ta­bles a cau­sa de las mu­chas frus­tra­cio­nes y la esperanza des­per­di­cia­da por los pro­ta­go­nis­tas de los triun­fos pa­sa­dos que ter­mi­na­ron en se­ve­ros do­lo­res de ca­be­za por la im­pe­ri­cia, la in­do­len­cia y la fal­ta de re­sul­ta­dos co­lec­ti­vos. Cuan­do se an­te­po­ne la am­bi­ción sur­ge la per­ver­sa de­ci­sión de la bús­que­da del bienestar per­so­nal por en­ci­ma del ser­vi­cio a la co­lec­ti­vi­dad, y ese ha si­do el prin­ci­pal ele­men­to pa­ra el aflo­ra­mien­to del en­cono acu­mu­la­do.

El fe­nó­meno de la des­con­fian­za y el enojo siem­pre esta pre­sen­te en los sec­to­res so­cia­les que me­nos beneficios re­ci­ben de las de­ci­sio­nes de quie­nes ejer­cen el ac­to de go­bierno, y por con­se­cuen­cia tie­nen mu­cho tiem­po pa­ra ma­du­rar y ger­mi­nar, aun­que en oca­sio­nes la ma­du­ra­ción y mez­cla de to­dos los componentes im­plo­sio­na en el mo­men­to me­nos ade­cua­do, y ter­mi­na por con­ver­tir en pro­ta­go­nis­tas a quie­nes han es­ta­do ahí de for­ma per­sis­ten­te pa­ra re­co­ger las mi­ga­jas del po­der.

Eso ex­pli­ca la se­rie de hom­bres y mu­je­res que tan­to han cri­ti­ca­do los especialistas por su ca­ren­cia de pre­pa­ra­ción, co­no­ci­mien­to, ex­pe­rien­cia, pro­fe­sio­na­lis­mo, y por la mu­cha ig­no­ran­cia que manifiestan cuan­do de in­ten­tar ex­pre­sar ra­zo­na­mien­tos pro­fun­dos se tra­ta. Pe­ro tam­bién hay que se­ña­lar son va­lio­sos por la atrac­ción que guar­dan en cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción, por­que de lo que se tra­ta es de que con­cen­tren esa par­te de la aten­ción po­pu­lar que se re­quie­re pa­ra la es­tra­te­gia de po­si­cio­na­mien­to so­cial.

Per­so­na­jes co­mo Nés­to­ra Sal­ga­do, Na­po­león Gó­mez Urrutia o Ser­gio Ma­yer, se con­vier­ten en pie­zas úti­les al con­cen­trar la aten­ción por su ru­di­men­ta­ria pre­pa­ra­ción, pe­ro qui­tan el fo­co a lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, pe­ro so­bre to­do a eso que rea­li­zan los en­car­ga­dos de la ope­ra­ción po­lí­ti­ca en te­rri­to­rios de­fi­ni­dos, es­tra­tos so­cia­les de­ter­mi­na­dos, y círcu­los de po­der ol­vi­da­dos y ale­ja­dos. Así de sim­ple ha si­do el diseño de la es­tra­te­gia de po­si­cio­na­mien­to, y el re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta.

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es des­de ha­ce mu­cho tiem­po el lí­der de un mo­vimien­to so­cial, pe­ro ha te­ni­do la vir­tud de ro­dear­se de quie­nes lo obe­de­cen cie­ga­men­te. El ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co des­ple­ga­do por mu­chos años rin­dió sus fru­tos, pe­ro aho­ra es el tiem­po de los es­co­gi­dos, esos que fue­ron se­lec­cio­na­dos pa­ra ha­cer go­bierno, aun­que en otros tiem­pos ha­yan si­do la­dro­nes ale­ja­dos del país. To­do tie­ne una fi­na­li­dad, y los que aho­ra se en­car­gan de la prin­ci­pal ba­ta­lla en el Con­gre­so pa­ra so­me­ter a los otros po­de­res, pa­sa­ran a se­gun­do plano cuan­do de to­mar de­ci­sio­nes de es­ta­do se tra­te. Así de sim­ple la ecua­ción del pa­pel de ca­da cual en es­te mo­vimien­to de­no­mi­na­do Mo­re­na, por­que el per­so­na­je prin­ci­pal se­gui­rá sien­do apa­bu­llan­te, desafian­te y ex­clu­yen­te. De eso po­de­mos te­ner to­da la se­gu­ri­dad. Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.