LE HA­CEN MA­LA FA­MA

Ti­bu­rón Blan­co ha su­pe­ra­do eras gla­cia­res, me­teo­ri­tos y cam­bios; ac­tual­men­te en­fren­ta al hom­bre que po­dría lle­var­lo a la ex­tin­ción

Capital Michoacan - - PORTADA - Edi­tor y do­cu­men­ta­lis­ta: Ma­nuel Val­dez Que­za­da In­fo­gra­fía: Martín Vi­lla­nue­va Di­se­ña­dor: Do­ra­luz Ol­mos Ló­pez Fuen­tes: Co­nanmp / UNAM

El le­gen­da­rio gran ti­bu­rón blan­co es mu­cho más te­mi­ble en la imaginación que en la reali­dad.

Con más de 11 mi­llo­nes de años de pre­sen­cia en el pla­ne­ta, el ti­bu­rón con­ti­núa sur­can­do los ma­res tras ha­ber su­pe­ra­do eras gla­cia­res, me­teo­ri­tos y cam­bios pa­ra en­fren­tar hoy a uno de sus más gran­des enemi­gos y que es­tán por lle­var­lo al pe­li­gro de ex­tin­ción, el hom­bre.

Pa­re­cie­ra iró­ni­co que el otro­ra rey de los ma­res hoy se en­cuen­tre ame­na­za­do de­bi­do a un mie­do irra­cio­nal ge­ne­ra­do en el hom­bre, y que lo ha lle­va­do al bor­de de des­apa­re­cer si no se to­man ac­cio­nes pa­ra re­ver­tir su ca­za des­me­di­da.

Al­gu­nos lu­ga­res cla­ve, co­mo la Is­la de Gua­da­lu­pe, se han con­ver­ti­do en san­tua­rios que han ayu­da­do a ejemplares, co­mo el ti­bu­rón blan­co a te­ner un oa­sis en el que pue­da re­fu­giar­se sin te­mor a ser ca­za­do por mie­do o cap­tu­ra­do in­ci­den­tal­men­te por los cor­po­ra­ti­vos del mar.

Es aquí en don­de la la­bor de in­ves­ti­ga­do­res co­mo Ed­gar Mauricio Ho­yos Pa­di­lla, ha con­tri­bui­do a des­cu­brir que, le­jos de ser una ame­na­za in­ti­mi­dan­te, el ti­bu­rón blan­co re­sul­ta ser un miem­bro cla­ve en el equi­li­brio de la bio­di­ver­si­dad de los ma­res del mun­do.

No hay na­da más le­jano a la ima­gen de un ti­bu­rón blan­co que la pro­yec­ta­da por la pe­lí­cu­la de la dé­ca­da de los 70, y que lle­vó a mu­chos pes­ca­do­res y afi­cio­na­dos a las pla­yas a ata­car di­rec­ta­men­te al ti­bu­rón co­mo si fue­ra la más te­rri­ble ame­na­za de los ma­res.

Mu­chas es­pe­cies de ti­bu­rón han dis­mi­nui­do su po­bla­ción has­ta 90 por cien­to, y en el ca­so par­ti­cu­lar del ti­bu­rón blan­co se ha de­bi­do a que “to­dos lo con­si­de­ra un mons­truo”.

Sin em­bar­go, “cuan­do tu te das la opor­tu­ni­dad y vi­si­tas un lu­gar co­mo Is­la Gua­da­lu­pe, des­cu­bres que en reali­dad se tra­ta de un ani­mal ma­jes­tuo­so que es un de­pre­da­dor pre­fec­to que ayu­da al equi­li­brio de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos”, ase­gu­ró en en­tre­vis­ta.

El ti­bu­rón blan­co, di­jo, sue­le na­dar en to­das las áreas ma­ri­nas ubi­ca­das en­tre los 60 grados nor­te y 60 grados sur, pe­ro los me­jo­res si­tios pa­ra ver­los son Ca­li­for­nia,

Es­ta­dos Uni­dos; en Su­dá­fri­ca, Nue­va Ze­lan­da, Ja­pón y en Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, de­bi­do a la ma­la fa­ma que guar­dan es­tos ani­ma­les, una gran par­te de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas cer­ca­nas a zo­nas tu­rís­ti­cas o de pes­ca han lle­va­do al ti­bu­rón a dis­mi­nuir su po­bla­ción, co­mo en Su­dá­fri­ca, don­de 80 por cien­to de los ti­bu­ro­nes que pes­can son cap­tu­ra­dos con re­des que pro­te­gen a los ba­ñis­tas.

A ello se su­ma un mer­ca­do ne­gro, en­ca­be­za­do por Chi­na y en el que só­lo se in­tere­san por las ale­tas de ti­bu­rón, pa­ra so­pa, ya que se le atri­bu­yen po­de­res cu­ra­ti­vos y má­gi­cos, así co­mo por la pes­ca de­por­ti­va des­me­di­da y só­lo pa­ra sa­tis­fa­cer el ego hu­mano.

Es así que en el mer­ca­do po­de­mos en­con­trar que el con­jun­to de ale­tas dor­sal y dos pec­to­ra­les de ti­bu­rón es­tán co­ti­za­das en mil dó­la­res, mien­tas que una den­ta­du­ra en­te­ra has­ta en 50 mil dó­la­res, mien­tras que el res­to del ti­bu­rón es desecha­do.

Ex­pli­có que se ha de­tec­ta­do que su po­bla­ción en el Pa­cí­fi­co no­res­te es muy ba­ja, con al­re­de­dor de 350 in­di­vi­duos, lo que re­pre­sen­ta un al­to ries­go de ex­tin­ción en esa zo­na.

Lo an­te­rior se de­be a que uno de sus prin­ci­pa­les enemi­gos es la pes­ca in­ci­den­tal, ya que el ti­bu­rón blan­co so­lo al­can­zan la ma­du­res en­tre los 8 y 10 años, en el ca­so de los ma­chos y en­tre 12 y 14 años en las hem­bras, tiem­po en el que mu­chos son cap­tu­ra­dos en re­des de pes­ca.

Es­to en su con­jun­to ha lle­va­do a que la po­bla­ción ge­ne­ral de ti­bu­rón blan­co ha­ya dis­mi­nui­do has­ta en 20 por cien­to en los úl­ti­mos cin­co años, lo que ha­ce pen­sar que en un cor­to lap­so po­dría­mos so­lo en­con­trar ti­bu­rón en re­ser­vas co­mo Is­la Gua­da­lu­pe.

Ve­ró­ni­ca Morales So­te­ro, guar­da­par­que del Is­la Gua­da­lu­pe por par­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das (Co­nanp) des­ta­có que es­te re­cin­to es don­de guar­dan des­can­so dis­tin­tas es­pe­cies que son en­dé­mi­cas y úni­ca­men­te exis­ten en esta par­te del mun­do.

Tam­bién es­tá el ti­bu­rón blan­co, quien en­ca­be­za la lis­ta y de los cua­les se ha­ce un se­gui­mien­to y mo­ni­to­reo pa­ra ver ha­cia don­de se des­pla­zan, qué co­men, dón­de des­can­san y par­ti­cu­lar­men­te dón­de es que sue­len ser pes­ca­dos.

En ese sentido, el bió­lo­go marino des­car­tó el mi­to so­bre la na­tu­ra­le­za de­pre­da­do­ra del ti­bu­rón pa­ra con la es­pe­cie hu­ma­na, ya que en reali­dad a los ti­bu­ro­nes no les gus­ta la car­ne hu­ma­na por ser de­ma­sia­do ma­gra, mien­tras que su ali­men­to fa­vo­ri­to son los lo­bos y leo­nes ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.