GUS­TA­VO REN­TE­RÍA

Capital Queretaro - - PORTADA -

Una nue­va era de cam­bios

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor cap­tó en sus múl­ti­ples re­co­rri­dos por el país que es lo que nos enoja­ba y ale­ja­ba de los po­lí­ti­cos -sin im­por­tar co­lor e ideo­lo­gía­los con­vir­tió en pro­me­sas de cam­pa­ña y en sus pri­me­ros días de go­bierno, dio el gol­pe ma­gis­tral.

Le di­jo adiós a Los Pi­nos, y con ello se des­pi­dió de la pa­ra­fer­na­lia del po­der. Con­vir­tió nues­tra Ciu­dad Prohi­bi­da en un mo­nu­men­to al abu­so, don­de cual­quier me­xi­cano pue­de fo­to­gra­fiar­se fre­ne al ja­cuz­zi, al­cao­ba, ci­ne y gim­na­sio ex pre­si­den­cial.

¿Qué ha­rán en­ton­ces los go­ber­na­do­res con sus ma­jes­tuo­sas ca­sas de Go­bierno, esas pro­pie­da­des fas­tuo­sas de una man­za­na en las ca­pi­ta­les de sus res­pec­ti­vos es­ta­dos, ro­dea­das de gua­ru­ras mal en­ca­ra­dos? En sin­to­nía con la cuar­ta trans­for­ma­ción, de­be­rían en­ten­der que ya es ho­ra de ir­se a su ca­sa.

Le di­jo adiós a la flo­ti­lla pre­si­den­cial -des­de el TP-01, has­ta de­ce­nas de sub­ur­bans blin­da­das ne­gras- pa­ra via­jar en un mo­des­to volks wa­gen, con el cris­tal aba­jo, y for­mar­se en en las co­las del ae­ro­puer­to, y su­bir­se a su Ae­ro­mar, Vi­va Ae­ro­bus, Ae­ro­mé­xi­co Con­nect o su vue­lo en Vo­la­ris.

¿Aca­so no en­ten­die­ron los 29 man­da­ta­rios es­ta­ta­les, que an­tier con­vir­tie­ron el ae­ro­puer­to de To­lu­ca en un es­ta­cio­na­mien­to fi­fí, con mo­ti­vo de la reunión de la Co­na­go? Otros más lle­ga­ron en sus he­li­cóp­te­ros con asien­tos de piel, con bo­te­lli­tas de agua y dul­ces in­clui­dos pa­ra dis­fru­tar el pa­seo. Bien por Jo­sé Ig­na­cio Pe­ral­ta que via­ja en avión de li­nea.

Le di­jo adiós a los suel­dos y pres­ta­cio­nes:

Na­die po­drá ga­nar más de 104 mil pe­sos. To­dos so­mos tes­ti­gos del me­teó­ri­co cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de quien co­bró en al­gún go­bierno. Pri­me­ro el au­to, des­pués el de­par­ta­men­to o ca­sa nue­va y has­ta ca­sa de des­can­so en la pla­ya o en el ex­tran­je­ro.

¿Vie­nen las de­man­das y am­pa­ros ma­si­vos, pe­ro aca­so al­guien po­drá de­te­ner la aus­te­ri­dad pre­si­den­cial? Es más, los ex pre­si­den­tes ya no go­zan de su pen­sión vi­ta­li­cia.

Le di­jo adiós a la opa­ci­dad y la ba­rre­ra con la pren­sa.

¿Aca­so exis­te un pre­si­den­te en el pla­ne­ta que se reúna en pleno si­glo XXI a la mis­ma ho­ra, to­dos los días?

¿Qué al­cal­de acep­ta­ría una ma­ña­ne­ra, o que go­ber­na­dor se­rá el va­lien­te que le co­pie?

Ha­brá tras­piés, se equi­vo­ca­rá en la con­ju­ga­ción de un ver­bo, o tro­pe­za­rá fren­te a las cá­ma­ras, pe­ro de­be­mos fes­te­jar que ha­brá una con­ver­sa­ción fran­ca, aun­que ha­ble len­to, res­pon­da lo que le de la ga­na, y eva­da los cues­tio­na­mien­tos. Pe­ro fes­te­ja­mos es­te nue­vo ejer­ci­cio.

Gran­des cam­bios fe­de­ra­les y res­pues­tas por res­pon­der de los al­cal­des y go­ber­na­do­res. Por lo pron­to Mo­re­na ya tie­ne el po­der y ya fir­ma en la che­que­ra, aho­ra que cum­plan.

Aho­ra que trans­for­men al país y que ven­ga muy pron­to la se­gu­ri­dad, pa­san­do por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, sino ha­brá que­da­do to­do en una es­ce­ni­fi­ca­ción.

Por lo pron­to, un buen co­mien­zo.

Gus­ta­vo Ren­te­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.