Jen­ni­fer Con­nelly La musa de Ghes­quiè­re

La gua­pa ac­triz pro­ta­go­ni­za la más re­cien­te cam­pa­ña de la fir­ma fran­ce­sa Louis Vuit­ton. La co­lec­ción que lu­ce en los anun­cios fue di­se­ña­da por su gran ami­go de ha­ce más de una dé­ca­da, Ni­co­las Ghes­quiè­re, di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca. En es­ta en­tre­vis­ta e

Caras (México) - - Personalidades - POR STE­FA­NIA GAR­CÍA TUMINO FO­TOS PAO­LO RO­VER­SI PA­RA LOUIS VUIT­TON

El 12 de di­ciem­bre de 1970, la lo­ca­li­dad de Cats­kill, en Nue­va York, vio na­cer una estrella. Jen­ni­fer Lynn Con­nelly es la hi­ja úni­ca de un co­mer­cian­te tex­til y una ven­de­do­ra de an­ti­güe­da­des. En sus ve­nas co­rre san­gre ir­lan­de­sa, po­la­ca, ru­sa y no­rue­ga; tal vez la exó­ti­ca com­bi­na­ción de ge­nes es lo que le dio una be­lle­za tan úni­ca y par­ti­cu­lar, que des­de pe­que­ña lla­mó la aten­ción. Cuan­do te­nía tan só­lo diez años, unos ami­gos de sus pa­dres les di­je­ron que se­ría bue­na idea que Jen­ni­fer mo­de­la­ra, y la ins­cri­bie­ron en una agen­cia de mo­de­los in­fan­ti­les. Es­te se­ría só­lo el prin­ci­pio de una exi­to­sa ca­rre­ra en el mun­do de la mo­da y el es­pec­tácu­lo. Ini­ció par­ti­ci­pan­do en co­mer­cia­les y anun­cios pu­bli­ci­ta­rios, y su gran ta­len­to y be­lle­za in­na­ta la lle­va­ron a in­cur­sio­nar pron­to en las pa­sa­re­las, edi­to­ria­les y por­ta­das de re­vis­tas.

BIG SCREEN

Pron­to, su na­tu­ra­li­dad y fa­ci­li­dad pa­ra desen­vol­ver­se fren­te a las cá­ma­ras la hi­cie­ron in­vo­lu­crar­se en el me­dio del es­pec­tácu­lo con pe­que­ñas apa­ri­cio­nes en se­ries y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, y en 1984, con 14 años de edad, tu­vo su de­but en el ci­ne con la pe­lí­cu­la Éra­se una vez en Amé­ri­ca. Así co­men­zó a te­ner pa­pe­les im­por­tan­tes en la pan­ta­lla gran­de y con­si­guió su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en la cin­ta Laby­rinth, ba­jo la di­rec­ción de Jim Hen­son.

En el fil­me Re­quiem for a Dream (2000), di­ri­gi­do por Da­rren Aro­nofsky, Con­nelly le da vi­da a Ma­rion, una jo­ven que se pier­de en el mun­do de las dro­gas. Es­te es uno de los per­so­na­jes más icó­ni­cos y em­ble­má­ti­cos que ha in­ter­pre­ta­do, y gra­cias a él sal­tó a las li­gas ma­yo­res de la fa­ma.

THE AWARDS

El año si­guien­te, la ac­triz en­car­nó a Ali­cia Lar­dé en A Beau­ti­ful Mind, una his­to­ria ba­sa­da en el li­bro ho­mó­ni­mo de la au­to­ra Syl­via Na­sar. Es­ta pe­lí­cu­la mar­ca­ría su vi­da en mu­chos sen­ti­dos; el pa­pel le va­lió el Os­car a me­jor ac­triz de re­par­to así co­mo el Glo­bo de Oro y pre­mio Bafta en la mis­ma ca­te­go­ría, y la cin­ta fue galardonada tam­bién con el Os­car a me­jor pe­lí­cu­la. Du­ran­te la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de pre­mios, la ac­triz lu­ció un ves­ti­do de Ba­len­cia­ga di­se­ña­do por Ni­co­las Ghes­quiè­re. A par­tir de en­ton­ces, sur­gió una en­tra­ña­ble amis­tad en­tre am­bos que se man­tie­ne vi­gen­te has­ta la fe­cha. En oca­sio­nes se les pue­de ver jun­tos en al­gu­nas al­fom­bras ro­jas y even­tos, y ella tie­ne una gran afi­ción por sus di­se­ños y los lu­ce ca­da vez que pue­de. Ade­más, du­ran­te el ro­da­je del lar­go­me­tra­je, Jen­ni­fer co­no­ció a Paul Bet­tany, quien años des­pués se con­ver­ti­ría en su es­po­so.

BLOCK­BUS­TERS

Otras cin­tas en las que ha par­ti­ci­pa­do la ac­triz son Blood Dia­mond (2006), al la­do de Leo­nar­do DiCa­prio; Little Chil­dren (2006), con Ka­te Wins­let, He’s Just Not That In­to You (2009), con Drew Barrymore y Scar­lett Johans­son, y una de las más re­cien­tes, Noah (2014), jun­to a Rus­sell Cro­we y Em­ma Wat­son.

En 2014, la ga­na­do­ra al Os­car es­te­la­ri­zó Shel­ter, un fil­me di­ri­gi­do por Paul Bet­tany, su es­po­so, que abar­ca la te­má­ti­ca de las per­so­nas sin ho­gar en Es­ta­dos Uni­dos, y el mis­mo año pro­ta­go­ni­zó Aloft, en don­de in­ter­pre­ta a una ma­dre que se re­en­cuen­tra con el hi­jo al que aban­do­nó 20 años an­tes. De am­bas pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, la ac­triz nos ha­bla más ade­lan­te en en­tre­vis­ta.

WI­FE & MOM

En cuan­to a su vi­da per­so­nal, Jen­ni­fer acos­tum­bra ser bas­tan­te her­mé­ti­ca, sin em­bar­go, ha com­par­ti­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes lo fe­liz que la ha­ce ser ma­dre y có­mo es­te pro­ce­so cam­bió su vi­da pa­ra bien. Kai Du­gan, su pri­mer hi­jo, na­ció en 1997 y su pa­dre es el pro­duc­tor de te­le­vi­sión Da­vid Du­gan.

En 2003 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Paul Bet­tany y tu­vo dos hi­jos más con él: Ste­llan, de do­ce años, y An­ges, de cua­tro.

GHESQUIÈRES MU­SE

Sus enig­má­ti­cos ojos ver­des, es­pec­ta­cu­lar be­lle­za e in­se­pa­ra­ble amis­tad con el di­rec­tor crea­ti­vo de Louis Vuit­ton, Ni­co­las Ghes­quiè­re, fue­ron los ele­men­tos per­fec­tos que en com­bi­na­ción la lle­va­ron a ser la ima­gen de la fir­ma en es­ta tem­po­ra­da oto­ño in­vierno 2015. La cam­pa­ña fue fo­to­gra­fia­da por el re­co­no­ci­do Jür­gen Te­ller, y en ella la ac­triz lu­ce im­pe­ca­ble ves­ti­da en las pie­zas más em­ble­má­ti­cas de la co­lec­ción.

Sin du­da, Con­nelly es­tá más vi­gen­te que nun­ca y se en­cuen­tra en uno de sus me­jo­res mo­men­tos tan­to pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal­men­te.

Ni­co­las Ghes­quiè­re y tú son muy ami­gos; ¿có­mo co­men­zó su amis­tad?

Co­no­cí a Ni­co­las ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 12 años, cuan­do di­se­ñó el ves­ti­do que lle­vé a los pre­mios de la Aca­de­mia de 2002. Ese fue el prin­ci­pio de una amis­tad muy es­pe­cial.

¿Qué tie­nen en co­mún que los hi­zo co­nec­tar tan­to?

Com­par­ti­mos in­tere­ses si­mi­la­res en tér­mi­nos de cul­tu­ra y creo que nues­tras sen­si­bi­li­da­des es­tán bien ali­nea­das.

¿Se reúnen fre­cuen­te­men­te? ¿Qué ha­cen cuan­do es­tán jun­tos?

Sí. Cuan­do nos ve­mos, nor­mal­men­te co­me­mos jun­tos y pla­ti­ca­mos du­ran­te ho­ras y ho­ras.

¿Sue­les uti­li­zar ro­pa di­se­ña­da por él?

Pue­do de­cir con se­gu­ri­dad que he uti­li­za­do más crea­cio­nes su­yas que de cual­quier otro di­se­ña­dor a tra­vés de los años. A me­nu­do me im­pac­ta la for­ma en que sus ves­ti­dos ex­plo­ran la opo­si­ción – en con­cep­to, for­ma y tex­tu­ra– y al mis­mo tiem­po des­can­san en un equi­li­brio per­fec­to. Pien­so que es­to pue­de atri­buir­se en par­te a su in­fa­li­ble sen­ti­do de la pro­por­ción.

¿Có­mo ha im­pac­ta­do él en tu es­ti­lo ac­tual? ¿Te ha da­do al­gún tip de mo­da?

Su tra­ba­jo ha pro­fun­di­za­do mi apre­cia­ción por el di­se­ño. No creo que yo pen­sa­ra mu­cho en la mo­da has­ta que me to­pé con su tra­ba­jo. Y pien­so que la ro­pa es su pro­pia for­ma de dar un con­se­jo: si me sien­to per­ple­ja al ver el con­te­ni­do de mi cló­set, to­mo al­go que él ha he­cho.

Ya has si­do em­ba­ja­do­ra del tra­ba­jo de Ni­co­las Ghes­quiè­re. ¿Pue­des con­tar­nos acer­ca de la pri­me­ra vez que tu­vis­te ese pa­pel? Y aho­ra, cin­co años des­pués, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti re­pre­sen­tar es­te pa­pel de nue­va cuen­ta?

Se sien­te co­mo al­go que evo­lu­cio­nó de for­ma muy na­tu­ral. He gra­vi­ta­do ha­cia sus di­se­ños des­de la pri­me­ra vez que los vi, ha­ce más de una dé­ca­da,

“La ma­ne­ra de ves­tir di­ce mu­cho acer­ca de no­so­tros, in­clu­so an­tes de que hablemos”.

así que fue la ex­ten­sión de una re­la­ción que exis­tió du­ran­te años an­tes de ese pun­to. Es par­ti­cu­lar­men­te es­pe­cial es­tar con él aho­ra que co­mien­za su so­cie­dad con Vuit­ton. Pien­so que es un mo­men­to muy emo­cio­nan­te. El nom­bre Vuit­ton es si­nó­ni­mo de aven­tu­ra, y Ni­co­las es un ex­plo­ra­dor; pien­so que jun­tos lle­ga­rán le­jos.

¿Ves al­gu­na par­te de ti en las crea­cio­nes de Ni­co­las Ghes­quiè­re? Se ha di­cho que tu be­lle­za es mortal, ro­mán­ti­ca, os­cu­ra. Tú mis­ma has di­cho que tie­nes una co­ne­xión es­pe­cial con la com­ple­ji­dad y la os­cu­ri­dad...

Yo no des­cri­bi­ría su es­ti­lo co­mo os­cu­ro, pe­ro po­dría de­cir que sus di­se­ños acep­tan con­tra­dic­cio­nes. Son

“Pue­do de­cir con se­gu­ri­dad que he uti­li­za­do más crea­cio­nes su­yas que de cual­quier otro di­se­ña­dor a

tra­vés de los años”.

atre­vi­dos y al mis­mo tiem­po mo­de­ra­dos, crea­ti­vos pe­ro pre­ci­sos, mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos. Me sien­to co­mo en ca­sa en ellos.

¿Crees que la for­ma en que ves­ti­mos nos re­pre­sen­ta a no­so­tros mis­mos?

La ma­ne­ra de ves­tir di­ce mu­cho acer­ca de no­so­tros, in­clu­so an­tes de que hablemos.

¿Qué has apren­di­do acer­ca de ti mis­ma y so­bre tu re­la­ción con la ro­pa, que no su­pie­ras cuan­do eras más jo­ven?

A los 44, sien­to que es im­pe­ra­ti­vo que yo sea ca­paz de ca­mi­nar una dis­tan­cia ma­yor que del ta­xi a la me­sa del res­tau­ran­te. Quie­ro ser ca­paz de ca­mi­nar de for­ma có­mo­da en mis za­pa­tos. Li­te­ral­men­te. ¡Por eso amo los za­pa­tos de la co­lec­ción de pri­ma­ve­ra de Louis Vuit­ton!

¿Có­mo te sien­tes con la idea de ser em­ba­ja­do­ra de Louis Vuit­ton?

Es­toy fe­liz de ser em­ba­ja­do­ra de Louis Vuit­ton. Es un ho­nor ca­mi­nar por la al­fom­bra ro­ja pa­ra ce­le­brar a al­guien a quien ad­mi­ras.

Tu­vis­te el pa­pel de ma­dre en Aloft, el cual es un tan­to emo­ti­vo. ¿El per­so­na­je ha­ce eco en ti?

Mi per­so­na­je, Na­na, fue muy di­fe­ren­te a to­dos los que he in­ter­pre­ta­do y muy di­fe­ren­te a mí, par­ti­cu­lar­men­te co­mo ma­dre. Me des­per­tó cu­rio­si­dad y en­con­tré muy in­tere­san­te el po­der in­ter­pre­tar­la.

Tra­ba­jas­te con la di­rec­to­ra Clau­dia Llo­sa en Aloft. ¿Có­mo fue es­ta ex­pe­rien­cia?

Ca­da di­rec­tor tra­ba­ja de for­ma dis­tin­ta. Pien­so que Clau­dia tie­ne mu­cho ta­len­to y me gus­tó mu­cho tra­ba­jar con ella. Es va­lien­te, com­pro­me­ti­da y au­tén­ti­ca y res­pon­do an­te su es­té­ti­ca. Pien­so que sus pe­lí­cu­las son her­mo­sas.

¿Có­mo te sien­tes de ser re­ve­la­da co­mo la ca­ra de la nue­va cam­pa­ña de Louis Vuit­ton?

Es­toy muy or­gu­llo­sa de ha­ber si­do ele­gi­da co­mo la ima­gen de tan pres­ti­gio­sa ca­sa. Pa­ra mí, Louis Vuit­ton es si­nó­ni­mo de aven­tu­ra y Ni­co­las es un ex­plo­ra­dor. Es­toy se­gu­ra de que lle­ga­rán le­jos jun­tos y es­toy fe­liz de acom­pa­ñar­los.

En la re­cien­te pe­lí­cu­la que rea­li­zas­te, Shel­ter, tra­ba­jas­te con tu es­po­so Paul Bet­tany. ¿Có­mo te sien­tes al ser di­ri­gi­da por tu otra mi­tad?

Tra­ba­jar en ese am­bien­te de in­ti­mi­dad y con­fian­za fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria, es­pe­cial­men­te en una pe­lí­cu­la de es­ta na­tu­ra­le­za.

Shel­ter tra­ta so­bre las per­so­nas sin ho­gar. ¿Por qué te in­tere­só es­ta his­to­ria?

El año pa­sa­do, ca­da no­che, más de 60,000 per­so­nas dur­mie­ron en al­gún al­ber­gue de la ciu­dad de Nue­va York. Pien­so que va­le la pe­na con­si­de­rar la for­ma en que, en una ciu­dad con tal ri­que­za, tan­tos de sus ciu­da­da­nos no tie­nen ho­gar, y es­pe­ro que a tra­vés de ha­cer con­cien­cia en es­te te­ma, las co­sas pue­den cam­biar. Pe­ro la pe­lí­cu­la no es úni­ca­men­te acer­ca de las per­so­nas sin ho­gar, tam­bién se tra­ta de dos per­so­nas que tras­cen­die­ron el pre­jui­cio a tra­vés del amor.

Per­der 25 li­bras pa­ra es­ta pe­lí­cu­la fue un mo­vi­mien­to au­daz. ¿Qué tan ne­ce­sa­rio era?

Fue una elec­ción pa­ra mi per­so­na­je, quien al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la se en­con­tra­ba con­su­mi­do por su pro­pio su­fri­mien­to.

¿Exis­te al­gún gé­ne­ro de ci­ne que te gus­ta­ría pro­bar en el fu­tu­ro?

Me gus­tan mu­chos ti­pos de pe­lí­cu­las y siem­pre es­toy in­tere­sa­da en te­ner ex­pe­rien­cias nue­vas y re­ta­do­ras.

¿Có­mo des­cri­bi­rías tu es­ti­lo de mo­da per­so­nal?

Si es­toy pa­ra­da fren­te a mi cló­set pre­gun­tán­do­me qué po­ner­me, só­lo to­mo una de las pie­zas de Ni­co­las y sé de in­me­dia­to que es­ta­rá bien. Siem­pre me sien­to có­mo­da en la ro­pa que él di­se­ña.

Ni­co­las Ghes­quiè­re y Jen­ni­fer Con­nelly com­par­ten una só­li­da amis­tad.

Se ca­só con el tam­bién ac­tor

Paul Bet­tany en 2003.

Su pri­mer hi­jo, Kai Du­gan, tam­bién de­rro­cha es­ti­lo al ves­tir.

En 2015, du­ran­te

la ex­hi­bi­ción de Louis Vuit­ton The

Se­ries 2, en L.A.

Du­ran­te la ga­la del MET 2015, en N.Y. En abril de 2014, en la pre­mie­re de

Noah, en Pa­rís.

En el To­ron­to In­ter­na­tio­nal Film Fes­ti­val, en 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.