LA FUER­ZA de los QUIN­ZA­ÑOS

En­ri­que y Re­gi­na, acom­pa­ña­dos por sus hi­jos Fer­nan­do y Die­go, nos abrie­ron las puer­tas de su ca­sa en ex­clu­si­va pa­ra pla­ti­car­nos so­bre el fuer­te cán­cer que su­frió su hi­jo ma­yor, San­tia­go, quien fue un ad­mi­ra­ble gue­rre­ro que lu­chó por su vi­da du­ran­te más de

Caras (México) - - Per­so­na­li­da­des - POR KAR­LA NAF­FAH FO­TOS FER­NAN­DA FUEN­TES

E nri­que, pa­dre de fa­mi­lia de cin­cuen­ta y seis años, se de­di­ca al de­sa­rro­llo de ne­go­cios. Re­gi­na, quien tie­ne la mis­ma edad de su ma­ri­do, se en­fo­ca en su ca­sa, fa­mi­lia e hi­jos en tiem­po com­ple­to. Am­bos, se en­cuen­tran tra­ba­jan­do jun­to con sus hi­jos: Die­go y Fer­nan­do, de ven­ti­cua­tro y vein­ti­nue­ve años, pa­ra sa­car ade­lan­te su no­ble cau­sa al­truis­ta.

¿Có­mo se des­cri­ben co­mo fa­mi­lia?

En­ri­que Siem­pre he­mos si­do una fa­mi­lia muy uni­da. Por lo ge­ne­ral, es­ta­mos to­dos jun­tos, y nos lle­va­mos muy bien. Te­ne­mos una muy bue­na re­la­ción.

Re­gi­na So­mos una fa­mi­lia mué­gano (ri­sas). Nos en­can­ta es­tar jun­tos. Así lo ha­cía­mos cuan­do San es­ta­ba fí­si­ca­men­te con no­so­tros. Aho­ra que ya no es­tá, tam­bién lo trae­mos pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo, pe­ro en nues­tros co­ra­zo­nes. Lo que amas siem­pre lo man­tie­nes, y nun­ca va a de­jar de ser así.

Die­go Con­si­de­ro que te­ne­mos una fa­mi­lia in­creí­ble. Con to­do el te­ma que vi­vi­mos du­ran­te 13 años de lu­cha, nos dio mu­cha fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te y es­tar siem­pre jun­tos.

Fer­nan­do En mi fa­mi­lia ha exis­ti­do una fuer­za di­fe­ren­te a cual­quier otra, ya que con la his­to­ria de mi her­mano ha ha­bi­do mu­chos cam­bios y ex­pe­rien­cias que han he­cho que mi fa­mi­lia se ha­ga más fuer­te y uni­da.

¿Có­mo fue la pri­me­ra vez que diag­nos­ti­ca­ron a San­tia­go?, ¿có­mo reac­cio­na­ron?

E To­do em­pe­zó cuan­do San­tia­go vi­vía en Pa­rís y le sa­lió una bo­la en el cue­llo. Lo ope­ra­ron en Mé­xi­co, y des­pués de tres diag­nós­ti­cos di­fe­ren­tes, to­ma­mos la de­ci­sión de ir­nos a Hous­ton, ya que le ha­bían en­con­tra­do un sar­co­ma de Ewing, que es un tu­mor ma­ligno de cé­lu­las re­don­das. Cuan­do lo ope­ra­ron de la cla­ví­cu­la, los doc­to­res no­ta­ron que, ade­más de lo ra­ro y agre­si­vo que era el tu­mor, era ex­tra­óseo. Ob­via­men­te fue una no­ti­cia muy fuer­te, co­mo si nos hu­bie­ran ti­ra­do una cu­be­ta de agua he­la­da en­ci­ma, pe­ro San­tia­go siem­pre lo acep­tó, nun­ca re­cla­mó na­da, y co­mo to­do un gue­rre­ro en pie de ba­ta­lla lu­chó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de su vi­da.

“San­tia­go fue un ejem­plo a se­guir, por­que siem­pre se le vio con áni­mos de ga­nar la ba­ta­lla con­tra el cán­cer y nun­ca se dio por ven­ci­do”.

Re­gi­na

R San­tia­go fue un ejem­plo a se­guir por­que siem­pre se le vio con áni­mos de ga­nar la ba­ta­lla con­tra el cán­cer, y nun­ca se dio por ven­ci­do. Sus ga­nas de vi­vir su­pe­raron cual­quier ad­ver­si­dad, do­lor, ma­les­tar y tra­ta­mien­to.

F Yo es­ta­ba es­tu­dian­do un año fue­ra en Nue­va Or­leans. Re­cuer­do que me ha­bla­ron mis pa­pás pa­ra avi­sar­me que San­tia­go iba rum­bo a Mé­xi­co a che­car­se una bo­li­ta que le ha­bía sa­li­do en el cue­llo. En cuan­to les con­fir­ma­ron que te­nía cán­cer, vol­ví a re­ci­bir una lla­ma­da di­cien­do que las co­sas no es­ta­ban muy bien, y que de­bía re­gre­sar­me a Mé­xi­co en ese mo­men­to. Me acuer­do que al lle­gar a mi ca­sa me die­ron la no­ti­cia, y es­ta­ba gran par­te de mi fa­mi­lia ahí pa­ra ex­pli­car­me lo de­li­ca­do del te­ma. En ese mo­men­to yo te­nía ca­tor­ce años, por lo que no asi­mi­la­ba al cien por cien­to la gra­ve­dad del te­ma. Pos­te­rior­men­te, con­for­me fui cre­cien­do, co­men­cé a asi­mi­lar, de ma­ne­ra más ma­du­ra, es­ta si­tua­ción con la cual fui lu­chan­do día a día y se vol­vió par­te de mi vi­da.

D Pa­ra mí fue real­men­te una no­ti­cia im­pac­tan­te, ya que nun­ca te es­pe­ras al­go así de fuer­te en tu vi­da. Lo que sí te pue­do de­cir es que nos uni­mos de­ma­sia­do y siem­pre con­fia­mos en lo que Dios di­je­ra. En esas cir­cuns­tan­cias no que­da más que te­ner mu­cha fe. Eso es al­go que le apren­dí a mi her­mano San­tia­go, él siem­pre es­ta­ba con un fuer­te po­si­ti­vis­mo y pen­san­do en de­rro­tar su en­fer­me­dad.

¿Cuán­tas ve­ces y en qué lu­ga­res se le diag­nos­ti­có cán­cer a San?

F Lo diag­nos­ti­ca­ron al­re­de­dor de nue­ve ve­ces, y fue­ron en: la cla­ví­cu­la, clei­do­mas­toi­deo, co­lum­pio del es­ter­nón y es­ter­nón (dos ve­ces), co­lum­na ver­te­bral (dos ve­ces), me­tás­ta­sis en el pul­món, y tu­mor en la zo­na del co­ra­zón.

Sa­be­mos que gran par­te de sus tra­ta­mien­tos los lle­vó a ca­bo en Hous­ton. ¿O lo lle­va­ron a al­gún otro lu­gar a tra­tar­se ade­más de és­te?

R Vi­vi­mos en Mé­xi­co y en Hous­ton por tem­po­ra­das, en el úl­ti­mo lle­va­mos aca­bo la ma­yor par­te de sus tra­ta­mien­tos. Tam­bién es­tu­vi­mos en lu­ga­res co­mo la In­dia, Má­la­ga, Bra­sil, Bos­ton, en­tre otros. Siem­pre es­tá­ba­mos bus­can­do to­do ti­po de tra­ta­mien­tos y re­me­dios pa­ra su cu­ra.

Cuan­do San te­nía que ir­se a otro país o lu­gar a rea­li­zar­se al­gún tra­ta­mien­to, ¿to­da la fa­mi­lia iba con él?

E Sí. Siem­pre jun­tos, to­ma­dos de la mano co­mo fa­mi­lia y equi­po. Cla­ro, tam­bién de la mano de Dios.

¿Fue di­fí­cil pa­ra us­te­des co­mo fa­mi­lia vi­vir en dis­tin­tos lu­ga­res por tem­po­ra­das?

F El te­ma de cam­biar de un país a otro era muy des­gas­tan­te, ya que era de­jar nues­tras vi­das en pau­sa; te­nía­mos es­trés, trá­mi­te de pa­pe­les que ha­cer, preo­cu­pa­cio­nes, y mu­chos ner­vios, pe­ro to­do eso no im­por­ta­ba en ese mo­men­to, por­que nues­tra prio­ri­dad era la sa­lud de San­tia­go.

¿Có­mo lo des­cri­bi­rían?

E Co­mo un gran ser hu­mano, hi­jo y her­mano; una per­so­na in­can­sa­ble, y muy exi­to­sa; un ad­mi­ra­ble gue­rre­ro, lu­cha­dor y ejem­plo a se­guir.

F Lo des­cri­bi­ría co­mo la per­so­na más fuer­te que he co­no­ci­do en mi vi­da. Muy di­rec­to y, so­bre to­do, per­sis­ten­te en lo que se pro­po­nía. Tam­bién, era su­ma­men­te es­plén­di­do con las per­so­nas que lo ro­dea­ban, o con la gen­te que lo ne­ce­si­ta­ba. Gua­po co­mo él so­lo, ¡por eso to­das las mu­je­res que­rían an­dar con él! (ri­sas). En seis sen­ci­llas pa­la­bras: el me­jor ser hu­mano que exis­te.

D Era un gran her­mano y ami­go. Siem­pre fue de ha­cer re­la­cio­nes por to­dos la­dos y en to­do el mun­do. Ad­mi­ra­ble en to­dos los as­pec­tos, siem­pre preo­cu­pán­do­se por su fa­mi­lia, ami­gos y so­cios; ex­tre­ma­da­men­te fuer­te, y con una ac­ti­tud que po­cas per­so­nas pue­den o po­de­mos lle­gar a te­ner.

¿Qué per­so­na­li­dad te­nía San­tia­go?

E Era un hom­bre de ca­rác­ter bien de­fi­ni­do, fuer­te, va­lien­te y sin mie­do a mo­rir. Siem­pre lo veías con mu­chas ga­nas de sa­lir ade­lan­te, con la me­jor ac­ti­tud y muy po­si­ti­vo.

R Siem­pre con una son­ri­sa ha­cia la vi­da y muy ami­gue­ro. Dis­fru­ta­ba ver por to­dos los de­más y ayu­dar a to­do el mun­do.

F Te­nía un ca­rác­ter bas­tan­te fuer­te, pe­ro a la vez era una per­so­na con un co­ra­zón enor­me, por­que a pe­sar de que a ve­ces se enoja­ba, co­mo cual­quier hu­mano, siem­pre veía por el bien de su fa­mi­lia y gen­te que lo ro­dea­ba. Tam­bién era muy bro­mis­ta y te­nía hu­mor ne­gro, pues se la pa­sa­ba to­do el día mo­les­tán­do­nos a to­dos con sus car­ca­ja­das.

D San era una per­so­na de ca­rác­ter muy fuer­te, pe­ro a la vez te­nía un gran co­ra­zón. Real­men­te era una gran per­so­na y, sin du­da, un gran her­mano. Lí­der en to­dos los ám­bi­tos. Yo creo que eso lo lle­vó a lo­grar to­dos los ob­je­ti­vos y me­tas en la vi­da.

¿Qué es lo que más re­cuer­dan de él?

EyR Las ga­nas de vi­vir, y dis­fru­tar to­do al cien por cien­to. San­tia­go vi­vía el hoy y ca­da mi­nu­to de su vi­da muy in­ten­sa­men­te.

F Creo que es muy pron­to pa­ra de­cir­te qué re­cuer­do de él. Más bien se­ría: “¿qué no re­cuer­do de él?”. Ten­go en mi me­mo­ria su for­ma tan ele­gan­te de ves­tir, sus con­se­jos so­bre qué ca­mi­nos to­mar en mi vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Tam­bién, al fi­nal de su eta­pa, acos­tum­bra­ba pin­tar unos cua­dros in­creí­bles. Ca­da que pa­so por la sa­la de mi ca­sa y veo sus cua­dros, me vie­ne a la men­te cuan­do él es­ta­ba en su te­rra­za dan­do de bro­cha­zos y aven­tan­do pin­tu­ra pa­ra ha­cer­los. Ha­blan­do ma­te­rial­men­te, lo que más me re­cuer­da a San es la lo­ción que siem­pre usó: Ne­ro­li Por­to­fino, de Tom Ford. ¡Qué di­fí­cil pre­gun­ta!, pues es­toy en una eta­pa en la que to­do me re­cuer­da a mi her­mano.

D Siem­pre es­ta­ba con un po­si­ti­vis­mo inigua­la­ble y con una son­ri­sa enor­me. Fue un gue­rre­ro, siem­pre pen­san­do en qué iba a ha­cer pa­ra sa­lir ade­lan­te de los mo­men­tos di­fí­ci­les por los que es­ta­ba pa­san­do. Era muy tra­ba­ja­dor y un gran em­pre­sa­rio. Con to­do es­to, te pue­do de­cir que San­tia­go mar­có mi vi­da.

¿Qué anéc­do­ta chis­to­sa re­cuer­dan con él?

R Un día ar­mó un gran via­je de va­ca­cio­nes a Mia­mi a una ca­sa que ren­ta­mos. En las fo­tos se veía es­pec­ta­cu­lar. Te­nía ci­ne, dos al­ber­cas, ser­vi­cio de me­se­ros, etc. En fin, cuan­do va­mos lle­gan­do, ya to­do pa­ga­do, nos di­mos cuen­ta de que ha­bía si­do un frau­de. La ca­sa sí exis­tía, pe­ro no es­ta­ba en ren­ta. ¡La ca­sa es­ta­ba ocu­pa­da por sus pro­pie­ta­rios! (ri­sas). Des­pués de la gran sor­pre­sa, co­rri­mos a bus­car un ho­tel pa­ra hos­pe­dar­nos.

F San siem­pre fue su­ma­men­te chis­to­so. Te­nía un ex­ce­len­te sen­ti­do del hu­mor. Aho­ri­ta se me vino a la men­te un re­cuer­do so­bre có­mo le en­can­ta­ba mar­car por te­lé­fono a ha­cer bro­mas. Me acuer­do que se ha­cía pa­sar por otra per­so­na e in­ven­ta­ba his­to­rias di­ver­ti­dí­si­mas (ri­sas). A la que más se traía en frie­ga era a mi abue­la, por­que siem­pre caía en sus bro­mas. D Yo ve­nía lle­gan­do de Ma­drid pa­ra ir­lo a ver, por­que aca­ba­ba de sa­lir de una de sus úl­ti­mas ope­ra­cio­nes, y jus­to me lle­gó un men­sa­je al chat de mis ami­gos con un vi­deo muy chis­to­so, en­ton­ces le mar­qué a San pa­ra sa­lu­dar­lo y apro­ve­ché pa­ra man­dar­le el vi­deo. Es­tan­do los dos en la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, em­pe­za­mos a ata­car­nos de la ri­sa. En ver­dad, nun­ca ha­bía vis­to a mi her­mano rién­do­se de esa for­ma. Me de­cía: “es­tás lo­co, vas a ha­cer que se me abra la he­ri­da de la ope­ra­ción”. Ese mo­men­to me en­can­tó, por­que la fe­li­ci­dad es to­do en la vi­da, y so­bre to­do pa­ra pa­cien­tes que tie­nen es­te ti­po de en­fer­me­da­des di­fí­ci­les.

¿A qué doc­tor, fa­mi­liar o ami­go que ha­ya es­ta­do a su la­do en es­te ca­mino re­cuer­dan con es­pe­cial ca­ri­ño?

E De­fi­ni­ti­va­men­te hu­bo va­rios án­ge­les en nues­tras vi­das. Uno de ellos, sin lu­gar a du­da, es el doc­tor Ale­jan­dro Pre­ti, quien fue una pie­za muy im­por­tan­te en to­do el tra­ta­mien­to, y no so­la­men­te co­mo mé­di­co, sino co­mo ami­go, co­mo con­se­je­ro, co­mo to­do. No pue­den fal­tar den­tro de las per­so­nas es­pe­cia­les la no­via de San, Ma­ría Ame­lia Agui­lar. Ella ca­mi­nó con él en las bue­nas y en las ma­las.

R Qué de­cir y có­mo no dar un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to a las her­ma­nas Est­her y Sil­via Gon­zá­lez, con quie­nes siem­pre con­ta­mos día y no­che en Mé­xi­co y Hous­ton. Y así po­dría­mos se­guir mu­cho tiem­po. Hu­bo gran­des per­so­nas que­ri­das que siem­pre es­tu­vie­ron ahí. Los lle­va­re­mos en nues­tro co­ra­zón, sin du­da al­gu­na, sin su apo­yo na­da hu­bie­ra si­do igual.

F Du­ran­te los 13 años del tra­ta­mien­to de San, hu­bo mu­cha gen­te in­vo­lu­cra­da en la mi­sión de sa­car­lo ade­lan­te, con la cual nos en­ca­ri­ña­mos mu­chí­si­mo. Ca­da una de esas per­so­nas, que nun­ca ol­vi­da­ré, tie­nen un gran lu­gar en mi co­ra­zón. Agra­dez­co de to­do co­ra­zón el apo­yo de Al­fon­so por es­tar con­mi­go en es­te di­fí­cil pro­ce­so.

D Una de las per­so­nas más es­pe­cia­les e im­por­tan­tes en mi vi­da es Na­ta­lia, mi no­via, ya que siem­pre es­tu­vo pa­ra mí en to­do mo­men­to apo­yán­do­me y dan­do lo me­jor pa­ra que yo es­tu­vie­ra bien. Mil gra­cias por ser co­mo eres. Por otro la­do, tam­bién con­si­de­ro es­pe­cial­men­te a Sil­via y a Est­her,

que son las dos per­so­nas que nos ayu­dan en ca­sa y que son co­mo par­te de nues­tra fa­mi­lia, ya que siem­pre es­tu­vie­ron al pie del ca­ñón, pe­ga­das tan­to a no­so­tros co­mo a San.

¿Cuál es el úl­ti­mo re­cuer­do que tie­nen de él?

E La paz y el amor que trans­mi­tía. R El en­tu­sias­mo an­te to­da es­ta gran ad­ver­si­dad y sus ga­nas por vi­vir.

FyD Diez días an­tes de que fa­lle­cie­ra le or­ga­ni­za­mos una co­mi­da el 6 de di­ciem­bre en Hous­ton, a la cual vi­nie­ron sus ami­gos de Mé­xi­co. Él es­ta­ba más fe­liz que nun­ca de po­der ce­le­brar sus 31 años con la gen­te que ama­ba.

¿Qué fra­se es la que más re­cuer­dan de San­ti­go?

E “Pa­pi, te amo”. R “Mi queen, te amo”. F “Vi­vir en gra­ti­tud es vi­vir”. D “Es una gri­pa más pa­ra mí y va­mos a sa­lir ade­lan­te”.

En­ri­que y Re­gi­na, co­mo ma­tri­mo­nio y ca­be­za de la fa­mi­lia, ¿qué hi­cie­ron pa­ra se­guir ade­lan­te y con­ti­nuar sien­do los ex­ce­len­tes pa­dres que son hoy en día?

E Aquí lo pri­me­ro es no re­pro­char na­da, ni a na­die. No pue­des pen­sar que es un cas­ti­go o una mal­di­ción. Tam­po­co po­de­mos pen­sar que es por al­go, sino de­be­mos de en­ten­der que es pa­ra al­go. Siem­pre co­mo pa­re­ja es in­dis­pen­sa­ble el apo­yo hom­bro a hom­bro, to­ma­dos de la mano y sa­lien­do ade­lan­te con mu­cho amor y fuer­za.

R Cuan­do es­tés pa­san­do por un mal mo­men­to de­be­mos de pen­sar en que nues­tra pa­re­ja, al igual que no­so­tros, tam­bién ne­ce­si­ta de un apa­pa­cho, amor y apo­yo. Hay que po­ner mu­cha aten­ción en nues­tra fa­mi­lia y en nues­tra pa­re­ja cuan­do es­ta­mos pa­san­do por un mal mo­men­to, por­que a ca­da uno le pe­ga de di­fe­ren­te ma­ne­ra. El amor lo pue­de to­do, lo da to­do y no es­pe­ra na­da a cam­bio.

¿Cuál fue la lec­ción de vi­da que les de­jó es­ta do­lo­ro­sa si­tua­ción?

R Que an­te na­da y an­te to­do, por muy ma­lo o du­ro que sea, siem­pre hay que dar lo me­jor de ti. Nun­ca de­rro­tar­te y te­ner la ac­ti­tud po­si­ti­va en to­do mo­men­to.

F To­dos nos po­de­mos ir en cual­quier mo­men­to, y ca­da per­so­na vie­ne al mun­do pa­ra cum­plir con una mi­sión es­pe­cial. En va­rias oca­sio­nes, San nos co­men­ta­ba que él nos vino a en­se­ñar una lec­ción de for­ta­le­za, va­len­tía y per­sis­ten­cia de vi­da.

D Siem­pre pen­sar po­si­ti­vo y tra­ba­jar muy du­ro por cum­plir to­dos nues­tros ob­je­ti­vos.

¿Có­mo fue co­men­za­ron el pro­yec­to de la fun­da­ción?

F Tras ha­ber vi­vi­do por tan­tos años con es­ta en­fer­me­dad, y al ver la can­ti­dad de per­so­nas que la pa­de­cen y los cos­tos tan ele­va­dos de los tra­ta­mien­tos y me­di­ca­men­tos, de­ci­di­mos ha­cer al­go pa­ra ayu­dar y apo­yar en al­go a los ni­ños y ni­ñas me­xi­ca­nos. Po­ner un gra­ni­to de are­na co­mo fa­mi­lia. Ade­más, San siem­pre ayu­da­ba a la gen­te, y ha­bla­ba de po­ner una fun­da­ción pa­ra apo­yar a ni­ños.

¿Cuán­to tiem­po lle­van tra­ba­jan­do en ella?

F Apro­xi­ma­da­men­te, unos ocho me­ses.

¿Có­mo va a tra­ba­jar la fun­da­ción?, ¿qué se ha­rá pa­ra re­cau­dar fon­dos?

E La re­cau­da­ción se ha­rá por di­fe­ren­tes mé­to­dos al­truis­tas co­mo even­tos, subas­tas, re­co­lec­cio­nes clá­si­cas, ba­za­res, alian­zas es­tra­té­gi­cas con di­fe­ren­tes mar­cas, cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y, por su­pues­to, ¡la ayu­da de to­dos us­te­des! La idea es que mu­chas per­so­nas nos ayu­den po­nien­do un gra­ni­to de are­na.

¿A quié­nes o a qué ins­ti­tu­ción se van a ir los fon­dos re­cau­da­dos?

F A ni­ños y ni­ñas con cán­cer, y a di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes o fun­da­cio­nes.

“San­tia­go ya es­tá en un lu­gar mu­cho me­jor, y sa­be­mos que al­gún día nos

va­mos a re­en­con­trar”.

En­ri­que

Nues­tro pro­yec­to es una A.C. de se­gun­do pi­so, y lo que que­re­mos es su­mar. Jun­tos es más.

¿Es­ta fun­da­ción va a apo­yar úni­ca­men­te a ni­ños, o tam­bién a adul­tos?

D A ni­ños y ni­ñas de 0 a 18 años.

¿Al­guien más apar­te de us­te­des es­tá in­vo­lu­cra­do en es­te pro­yec­to?

F Va a ha­ber gen­te in­vo­lu­cra­da que sa­be­mos que quie­ren apo­yar­nos, pe­ro por el mo­men­to mi fa­mi­lia y gen­te muy cer­ca­na a no­so­tros.

¿Has­ta dón­de les gus­ta­ría lle­gar con la fun­da­ción a cor­to y a lar­go pla­zo?

F A cor­to pla­zo, dar­nos a co­no­cer co­mo una gran fun­da­ción, y a lar­go pla­zo, ser la fun­da­ción #1 de cán­cer in­fan­til en Mé­xi­co y el mun­do.

¿Qué con­se­jo le da­rían a una fa­mi­lia que es­té pa­san­do por la mis­ma si­tua­ción ?

Ey R To­mar­se de la mano to­da la fa­mi­lia, unir­se y apo­yar­se, de­jan­do to­do en ma­nos de Dios. Por muy du­ra que se vea la tor­men­ta de­ben de te­ner fe y mu­cho, pe­ro mu­cho amor. Co­mo di­ce el di­cho: “pa­ra atrás ni pa­ra to­mar vue­lo”.

Us­te­des son una fa­mi­lia ejem­plo a se­guir. ¿Có­mo con­si­de­ran que han lo­gra­do sa­lir ade­lan­te?

E Sa­be­mos que San­tia­go ya es­tá en un lu­gar mu­cho me­jor, y que al­gún día nos va­mos a re­en­con­trar.

R Ade­más, te­ne­mos muy cla­ro que San siem­pre es­ta­rá en nues­tras vi­das. Es­ta­rá en nues­tros co­ra­zo­nes por siem­pre y pa­ra siem­pre.

F Sa­bien­do que la vi­da hay que dis­fru­tar­la y que hay que dis­fru­tar a nues­tros se­res que­ri­dos ca­da día co­mo si fue­ra el úl­ti­mo. Amar, reír y dis­fru­tar ca­da mi­nu­to.

D Con mu­cho amor y mu­cha unión fa­mi­liar; sa­bien­do que San lu­chó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de su vi­da.

¿Qué creen que San­tia­go hu­bie­ra di­cho si pu­die­ra ver el gran tra­ba­jo que es­tán rea­li­zan­do con es­te pro­yec­to al­truis­ta?

R Es­ta­ría muy or­gu­llo­so y fe­liz de sa­ber que es­ta­mos apo­yan­do a per­so­nas que es­tán vi­vien­do lo que a no­so­tros co­mo fa­mi­lia nos to­có vi­vir. Sa­be­mos que des­de allá arri­ba es­tá muy con­ten­to con es­te pro­yec­to.

Die­go y Fer­nan­do con Re­gi­na y En­ri­que Quin­za­ños.

Fer­nan­do, el “sand­wich” de los hi­jos de los Quin­za­ños; el ma­yor

era San­tia­go. Los pa­pás de San­tia­go:

En­ri­que y Re­gi­na.

Re­gi­na, Fer­nan­do y

Die­go Quin­za­ños.

Die­go, el hi­jo me­nor de la fa­mi­lia Quin­za­ños.

3

6

2 1. La fa­mi­lia Quin­za­ños ce­le­bran­do el cum­plea­ños nú­me­ro 31 de San­tia­go en Hous­ton. 2. Fer­nan­do, Re­gi­na y San­tia­go du­ran­te su es­tan­cia en la In­dia, lu­gar en el que tam­bién se lle­vó a ca­bo un tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer. 3. Re­gi­na, la ma­má de San­tia­go, siem­pre acom­pa­ñó a su hi­jo al pie del ca­ñón du­ran­te su en­fer­me­dad. 4. En­ri­que, San­tia­go y Re­gi­na en­fren­ta­ron la si­tua­ción con la me­jor ac­ti­tud y mu­cho po­si­ti­vis­mo. 5. San­tia­go dis­fru­ta­ba pin­tar cua­dros mien­tras se en­con­tra­ba en el hos­pi­tal. 6. Los tres her­ma­nos te­nían una re­la­ción muy uni­da. Ellos go­za­ban mu­cho el tiem­po que com­par­tían en fa­mi­lia.

5

4

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.