Ar­te & Cien­cia se vin­cu­lan en el FES­TI­VAL CER­VAN­TINO

Por pri­me­ra vez dos Pre­mios No­bel par­ti­ci­pa­rán en el Fes­ti­val Cer­van­tino. Ade­más, con ca­si 3,000 ar­tis­tas de 34 paí­ses que da­rán vi­da a 450 es­pec­tácu­los, es­ta edi­ción pro­me­te ser la más com­ple­ta y atrac­ti­va en lo que va del si­glo. Tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de

Caras (México) - - Cultura - POR AL­BER­TO OR­TE­GA GUR­ZA

To­do acer­ca del Cer­van­tino es una bue­na idea. El fa­mo­so nom­bre del Fes­ti­val de­ri­va del ape­lli­do de Mi­guel de Cervantes Saa­ve­dra, au­tor de Don Qui­jo­te de la Man­cha, la obra más cé­le­bre de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Por su nom­bre pa­re­cie­ra que se tra­ta de un fes­ti­val es­pe­cial­men­te li­ga­do a Es­pa­ña o a la li­te­ra­tu­ra, pe­ro no es así.

¿POR QUÉ FES­TI­VAL CER­VAN­TINO?

A me­dia­dos del si­glo XX, com­pa­ñías de tea­tro lo­ca­les pre­sen­ta­ban en las pla­zas de Gua­na­jua­to en­tre­me­ses de Cervantes, que son obras de tea­tro cor­tas crea­das con el pro­pó­si­to de di­ver­tir. El ci­clo se lla­ma­ba En­tre­me­ses de Mi­guel de Cervantes Saa­ve­dra.

Ha­bién­do­se con­ver­ti­do en una gran atrac­ción, en 1972 se ex­ten­dió a otras ver­tien­tes y con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de 14 ar­tis­tas de va­rias dis­ci­pli­nas y paí­ses. Una vez ins­ti­tui­do de es­ta ma­ne­ra fue re­bau­ti­za­do co­mo lo co­no­ce­mos hoy: Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cer­van­tino (FIC).

Des­de en­ton­ces se ha con­so­li­da­do co­mo el fes­ti­val ar­tís­ti­co- cul­tu­ral más des­ta­ca­do de La­ti­noa­mé­ri­ca y, al la­do de los fes­ti­va­les de Salz­bur­go, Bay­reuth y Man­ches­ter, en uno de los cua­tro más im­por­tan­tes del mun­do. Per­te­ne­ce a la Aso­cia­ción de Fes­ti­va­les Europeos y a la Aso­cia­ción Asiá­ti­ca de Fes­ti­va­les Tea­tra­les.

GRAN PRI­MI­CIA 2015

Tra­di­cio­nal­men­te el Cer­van­tino ha si­do un even­to de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te al ar­te, pe­ro es­te año se pro­gra­mó al­go iné­di­to y muy es­pe­cial pa­ra des­ta­car el víncu­lo na­tu­ral que exis­te en­tre el ar­te y la cien­cia.

Se­rán ni más ni me­nos que Geor­ge Fitz­ge­rald Smoot y Roald Hoff­mann, ga­na­do­res de los pre­mios No­bel de Fí­si­ca y Quí­mi­ca, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes se en­car­ga­rán de ayu­dar­nos a que los uni­ver­sos del ar­te y la cien­cia co­exis­tan her­ma­na­dos en nues­tras men­tes.

“La quí­mi­ca del ar­te y el ar­te de la quí­mi­ca”, la con­fe­ren­cia ma­gis­tral del doc­tor Hoff­mann en­tra­rá en nues­tro ce­re­bro co­mo un haz de luz, y, des­pués de la po­nen­cia del doc­tor Smoot, “Ma­pas del uni­ver­so. Su his­to­ria”, ja­más vol­ve­re­mos a mi­rar el cie­lo de la mis­ma ma­ne­ra.

Pa­ra Hoff­mann y Smoot el No­bel es úni­ca­men­te la pun­ta del ice­berg. Po­nien­do en jue­go su gran pro­fun­di­dad in­te­lec­tual, am­bos han de­di­ca­do su vi­da a des­ci­frar lo que hay de­trás o más allá de lo evi­den­te, de lo vi­si­ble. Rom­pie­ron pa­ra­dig­mas y sus apor­ta­cio­nes re­pre­sen- tan avan­ces cien­tí­fi­cos y cul­tu­ra­les de im­por­tan­cia ca­pi­tal.

PO­DE­MOS DOR­MIR TRAN­QUI­LOS

Se­gún Geor­ge Fitz­ge­rald Smoot, ni no­so­tros ni nues­tros hi­jos, nie­tos, bis­nie­tos o ta­ta­ra­nie­tos se­re­mos sor­pren­di­dos por el Apo­ca­lip­sis. El as­tro­fí­si­co cal­cu­la que el Uni­ver­so exis­te des­de ha­ce 14 mil mi­llo­nes de años y con­ti­nua­rá ex­pan­dién­do­se al me­nos du­ran­te otros 150 mil mi­llo­nes de años más.

Un sim­ple acon­te­ci­mien­to in­fan­til des­per­tó en él la cu­rio­si­dad cien­tí­fi­ca. A raíz de esa ex­pe­rien­cia, in­quie­tu­des ca­da vez ma­yo­res lo lle­va­ron a de­di­car­se a la in­ves­ti­ga­ción has­ta con­ver­tir­se en uno de los cien­tí­fi­cos más destacados de nues­tro tiem­po.

Una no­che, du­ran­te un via­je ca­rre­te­ro fa­mi­liar por el Es­ta­do de Ala­ba­ma, Geor­ge ob­ser­vó a tra­vés de la ven­ta­na del co­che que mien­tras las ca­sas, ár­bo­les y puen­tes que­da­ban atrás en se­gun­dos, la Lu­na los per­se­guía per­sis­ten­te­men­te.

In­tri­ga­do, le pre­gun­tó a sus pa­dres por qué los es­ta­ba si­guien­do. Ellos le ex­pli­ca­ron que la Lu­na es tan gran­de y es­tá tan le­jos que aun­que ma­ne­ja­ran mu­chos ki­ló­me­tros, el án­gu­lo en el que po­dían ver­la se­guía sien­do prác­ti­ca­men­te el mis­mo. Era cues­tión de la re­la­ción en­tre la ma­sa, la dis­tan­cia y la velocidad.

Ad­mi­ra­do, el lú­ci­do ni­ñi­to com­pren­dió que los mis­te­rios del mun­do pue­den ser en­ten­di­dos me­dian­te una sim­ple eva­lua­ción ra­cio­nal.

LOS GENIOS SA­LEN DE LA OS­CU­RI­DAD

Las vi­das de los gran­des ce­re­bros de la cien­cia y la tec­no­lo­gía so­lían trans­cu­rrir prác­ti­ca­men­te en el ano­ni­ma­to, pe­ro en años re­cien­tes se han con­ver­ti­do en per­so­na­jes po­pu­la­res. Ste­ve Jobs, de Ap­ple, Larry Pa­ge y Ser­gey Brin, de Goo­gle, Mark Zu­ker­berg, de Fa­ce­book, o el as­tro­fí­si­co Geor­ge Smoot son al­gu­nos bue­nos ejem­plos.

Des­pués de re­ci­bir el No­bel, Smoot apa­re­ció en un ca­pí­tu­lo de la fa­mo­sa se­rie The Big Bang Theory, in­ter­pre­tán­do­se a sí mis­mo (es­tá dis­po­ni­ble en You­Tu­be).

Ac­to­res y pro­duc­to­res es­ta­ban so­bre­co­gi­dos por la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar y con­vi­vir con un ge­nio as­tro­fí­si­co de la vi­da real. De he­cho fue pre­ci­sa­men­te él quien en­con­tró las evi­den­cias de la es­truc­tu­ra del uni­ver­so tem­prano, mis­mas que, a su vez, co­rro­bo­ran la teo­ría del Big Bang.

CÓ­MO LO­GRÓ EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DEL SI­GLO

Smoot tra­ba­jó sin des­can­so du­ran­te más de 30 años. Sa­bía cuál era el ca­mino a se­guir pa­ra

lle­var su in­ves­ti­ga­ción a buen puer­to, pe­ro en­tre su reali­dad y su me­ta ha­bía un gran obs­tácu­lo: se re­que­ría de un pre­su­pues­to mul­ti­mi­llo­na­rio.

Sin des­alen­tar­se per­sis­tió has­ta con­ven­cer a la NASA de que se alia­ra con él. El apo­yo que re­ci­bió fue la pues­ta en ór­bi­ta del sa­té­li­te CO­BE.

El cien­tí­fi­co li­de­ró el pro­yec­to en el que se in­vo­lu­cra­ron cer­ca de mil sa­bios du­ran­te 19 años. Su pro­di­gio­sa ca­pa­ci­dad y ex­tra­or­di­na­ria dis­ci­pli­na fue­ron fac­to­res cla­ve pa­ra al­can­zar la me­ta más gran­de de su ca­rre­ra: to­mar una ima­gen del em­brión del Uni­ver­so cuan­do és­te te­nía ape­nas una edad de 300 mil años – prác­ti­ca­men­te na­da a la luz de la di­men­sión cos­mo­ló­gi­ca.

El cé­le­bre fí­si­co Step­hen Haw­king afir­ma que “Smoot reali­zó el des­cu­bri­mien­to más gran­de del si­glo XX y po­si­ble­men­te el más tras­cen­den­tal de to­dos los tiem­pos”. Los me­dios ca­li­fi­ca­ron el hallazgo co­mo “La es­cri­tu­ra de Dios” o “el Gé­ne­sis”, mien­tras que Smoot lo com­pa­ró con “ver a Dios”.

30 MI­NU­TOS = UN MI­LLÓN DE DÓ­LA­RES

Geor­ge Smoot hi­zo pa­ten­te la pu­re­za de su amor por la cien­cia cuan­do do­nó a obras de be­ne­fi­cen­cia la to­ta­li­dad del di­ne­ro que re­ci­bió por el Pre­mio No­bel.

Se di­ce que lo que das de buen co­ra­zón se te de­vuel­ve con cre­ces. Aun­que qui­zá eso no apli­que en to­dos los ca­sos, a Smoot sí le pa­só. En 2009 par­ti­ci­pó en un con­cur­so te­le­vi­si­vo de co­no­ci­mien­tos lla­ma­do Are You Smar­ter Than a 5th Gra­der? ( ¿Eres más lis­to que un alumno de quin­to año?).

Res­pon­dien­do pre­gun­tas de cul­tu­ra ge­ne­ral sin equi­vo­car­se se con­vir­tió en el pri­mer con­cur­san­te hom­bre en ga­nar­se el pre­mio má­xi­mo de un mi­llón de dó­la­res.

Bro­mis­ta, de san­gre li­ge­ra y rá­pi­do pa­ra ha­blar, nues­tro en­tre­vis­ta­do tie­ne un doc­to­ra­do en fí­si­ca por el MIT, da cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y es au­tor del bes­tse­ller Wrin­kles in time.

GEOR­GE FITZ­GE­RALD SMOOT

¿Los cien­tí­fi­cos lle­van una vi­da ári­da de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción, siem­pre vien­do el mi­cros­co­pio o el te­les­co­pio, des­ve­lán­do­se y sal­tán­do­se co­mi­das?

No, no. Tam­bién nos da­mos tiem­po pa­ra des­can­sar, re­la­jar­nos y has­ta pa­ra di­ver­tir­nos.

¿Cuá­les son sus in­tere­ses per­so­na­les?

Me en­can­ta via­jar pa­ra co­no­cer nue­vos lu­ga­res y cul­tu­ras; dis­fru­to mu­cho la lec­tu­ra y me gus­tan la car­pin­te­ría y la jar­di­ne­ría.

¿Cuál es el ma­yor obs­tácu­lo que ha te­ni­do que su­pe­rar en su ca­rre­ra?

En pri­mer lu­gar yo, y en se­gun­do la bu­ro­cra­cia.

Us­ted ha di­cho que ga­nar un Pre­mio No­bel es al­go que cam­bia la vi­da. ¿De qué ma­ne­ra cam­bió la su­ya?

Ga­nar el Pre­mio No­bel es co­mo te­ner un tra­ba­jo adi­cio­nal al que ya tie­nes. De­bes asis­tir a even­tos, dar en­tre­vis­tas (co­mo és­ta), apo­yar cau­sas y es­fuer­zos y con­ver­tir­te en un mo­de­lo a se­guir. Se espera que ac­túes de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y com­pa­rez­cas a las in­vi­ta­cio­nes por­que es­tás en la lis­ta de ho­nor. To­dos los días te pi­den al­go dis­tin­to, des­de que des un au­tó­gra­fo o re­ci­bas a al­guien, has­ta que te in­vo­lu­cres en cam­pa­ñas po­lí­ti­cas o par­ti­ci­pes en cum­bres cien­tí­fi­cas –que por cier­to ab­sor­ben de­ma­sia­do tiem­po e im­pi­den que te de­di­ques a otras co­sas en las que ten­drías un ma­yor im­pac­to co­mo Pre­mio No­bel.

Cuan­do lo anun­cia­ron co­mo can­di­da­to al Pre­mio No­bel y pos­te­rior­men­te co­mo ga­na­dor, ¿lo sin­tió co­mo al­go ló­gi­co y nor­mal o se sor­pren­dió?

El anun­cio oficial me sor­pren­dió mu­chí­si­mo.

¿Cuál ha si­do el día más emo­cio­nan­te de su vi­da?

Cuan­do na­cí. Es­ta­ba tan asom­bra­do que por una año y me­dio me que­dé sin pa­la­bras (ri­sas).

¿En qué mo­men­to se dio cuen­ta de su vo­ca­ción cien­tí­fi­ca?

De ni­ño, una no­che ob­ser­va­do la Lu­na me in­va­dió la cu­rio­si­dad. Más tar­de me in­tere­sé en mu­chas po­si­bles ca­rre­ras, to­das de cor­te cien­tí­fi­co. Lle­ga­do el mo­men­to de es­tu­diar el doc­to­ra­do ya cum­plía con los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra in­gre­sar a ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca, bio­lo­gía, economía e in­ge­nie­ría.

¿Qué hi­zo pa­ra de­ci­dir?

Va­lo­ré las ca­rac­te­rís­ti­cas de las que más me in­tere­sa­ban.

Las ma­te­má­ti­cas que, se­gún Galileo son el len­gua­je de la na­tu­ra­le­za, eran una bue­na al­ter­na­ti­va por­que no ten­dría que apren­der­me na­da de me­mo­ria; úni­ca­men­te ne­ce­si­ta­ba ca­pa­ci­dad de abs­trac­ción y el en­tre­na­mien­to de las des­tre­zas im­por­tan­tes. Pe­ro pa­ra mi gus­to, por sí mis­mas son muy se­cas.

La bio­lo­gía es­tu­dia las co­sas vi­vas y es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la quí­mi­ca y la me­di­ci­na. Exi­ge la me­mo­ri­za­ción de lar­gas pis­tas y ca­de­nas, in­ves­ti­ga­ción de cam­po y mi­nu­cio­sa ob­ser­va­ción. Sen­tí que po­día ser frus­tran­te.

¿En qué sen­ti­do?

Es­ta­mos muy le­jos de po­der de­ter­mi­nar cuán­tas es­pe­cies vi­vas exis­ten. An­tes de que lo­gre­mos acer­car­nos, mu­chas de ellas ya van a ha­ber­se ex­tin­gui­do.

¿Por qué op­tó por la fí­si­ca?

Por­que es la rei­na de las cien­cias y me pa­re­ció que era el ca­mino ideal po­der com­pren­der los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la na­tu­ra­le­za.

¿Pa­ra us­ted qué es la cien­cia?

Es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de au­to­des­cu­bri­mien­to y pros­pe­ri­dad.

En Mé­xi­co ne­ce­si­ta­mos me­jo­rar el en­fo­que en la cien­cia. ¿Qué le su­gie­re a los pa­dres en Mé­xi­co pa­ra que ayu­den a sus hi­jos a des­cu­brir su vo­ca­ción cien­tí­fi­ca y la apo­yen?

Lo más ur­gen­te en Mé­xi­co es me­jo­rar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra que to­dos los ni­ños y jó­ve­nes re­ci­ban una educación bue­na y am­plia. Aque­llos jó­ve­nes que quie­ran con­ver­tir­se en cien­tí­fi­cos o in­ge­nie­ros van a ne­ce­si­tar te­ner mo­de­los a se­guir que les mues­tren que son bue­nas ca­rre­ras que con­du­cen a una vi­da gra­ti­fi­can­te, y que ellos se­rán res­pe­ta­dos por la so­cie­dad.

¿Es us­ted una per­so­na re­li­gio­sa?

¡Dios mío! ¿Otra vez esa pre­gun­ta? (ri­sas).

¿Con­si­de­ra que exis­te una con­tra­dic­ción en­tre la fe y la cien­cia?

No, no hay con­tra­dic­ción por­que la cien­cia exis­te pa­ra com­pren­der el mun­do. Si la fe es in­com­pa­ti­ble con el mun­do tie­ne más pro­ble­mas que la cien­cia.

¿Qué es el Uni­ver­so y cuán­to más va a du­rar?

El Uni­ver­so es to­do y va a du­rar más tiem­po del que ya ha exis­ti­do.

¿Qué for­ma tie­ne?

Su for­ma se acer­ca mu­cho a la geo­me­tría pla­na –la geo­me­tría de Eu­cli­des.

¿Va a per­ma­ne­cer así?

Po­si­ble­men­te, a no ser que en el fu­tu­ro la ener­gía os­cu­ra que cau­sa la ace­le­ra­ción de la ex­pan­sión uni­ver­sal mu­te a al­go dis­tin­to.

Re­fi­rién­do­nos a al­go más fa­mi­liar, ¿qué edad tie­ne nues­tro Sis­te­ma So­lar y cuán­tos años de vi­da le que­dan?

En mil mi­llo­nes de años el Sol va a em­pe­zar a ca­len­tar­se y en cua­tro mil mi­llo­nes de años se trans­for­ma­rá en una estrella gi­gan­te ro­ja. Des­pués, en unos cin­co mil mi­llo­nes de años, cuan­do se ha­ya ago­ta­do su com­bus­ti­ble nu­clear em­pe­za­rá a co­lap­sar­se has­ta con­ver­tir­se en una estrella enana blan­ca. Cuan­do eso su­ce­da los se­res hu­ma­nos ten­drán que ir a al­gu­na otra par­te a bus­car la ener­gía.

Ex­plí­que­nos cuál fue el prin­ci­pal lo­gro que lo ayu­dó a ga­nar el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca.

Li­de­ré el equi­po que to­mó una ima­gen del em­brión del Uni­ver­so.

¿Qué le acon­se­ja a las per­so­nas pa­ra que pue­dan lle­gar a ser “más lis­tas que un alumno de quin­to año”?

Les acon­se­jo que re­ci­ban una bue­na educación y con­ti­núen apren­dien­do du­ran­te to­da la vi­da. Ade­más de ser gra­ti­fi­can­te, apren­der es fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var las ha­bi­li­da­des men­ta­les, la vi­ta­li­dad y ga­nar­se la vi­da; así co­mo pa­ra te­ner la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar del mun­do y la cul­tu­ra.

El 17 de oc­tu­bre en el Fes­ti­val Cer­van­tino va a dar una con­fe­ren­cia. ¿Qué pue­de es­pe­rar el pú­bli­co?

Es­pe­ro ha­blar del ma­peo de la crea­ción del Uni­ver­so y de su his­to­ria. ROALD HOFF­MANN: UNA VI­DA INCREÍBLE Na­ció en 1937 en una fa­mi­lia ju­día en Zloc­zow, Po­lo­nia, po­co an­tes de que es­ta­lla­ra la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Sus pa­dres lo bau­ti­za­ron en ho­nor al ex­plo­ra­dor no­rue­go Roald Amund­sen, quien fue el pri­me­ro en lle­gar al Po­lo Sur.

Tras la invasión ale­ma­na a Po­lo­nia, los Hoff­mann fue­ron re­mi­ti­dos a un cam­po de con­cen­tra­ción. Mi­la­gro­sa­men­te su pa­dre pu­do so­bor­nar a al­gu­nos guar­dias pa­ra que ayu­da­ran a su fa­mi­lia a huir de ahí.

To­dos lo­gra­ron es­ca­par del pa­vo­ro­so lu­gar, pe­ro co­mo el pa­dre era in­ge­nie­ro y le era de gran uti­li­dad a los na­zis pa­ra ex­pan­dir las ins­ta­la­cio­nes, fue obli­ga­do a per­ma­ne­cer.

Una vez fue­ra del cam­po, los miem­bros de la fa­mi­lia con­ti­nua­ban en pe­li­gro de ser re­cap­tu­ra­dos, por lo que tu­vie­ron que per­ma­ne­cer es­con­di­dos en el des­ván de un co­le­gio. Even­tual­men­te el pa­dre fue tor­tu­ra­do y eje­cu­ta­do por los ale­ma­nes.

Du­ran­te 18 me­ses la vi­da de Roald trans­cu­rrió en un es­pa­cio de 16 me­tros cua­dra­dos, en­tre cua­tro pa­re­des.

Apro­ve­chan­do los li­bros de tex­to que es­ta­ban al­ma­ce­na­dos en aquel des­ván es­co­lar, su ma­dre, una maes­tra de pro­fe­sión, se de­di­có a dar­le cla­ses a su hi­jo de cin­co años to­dos los días. Pri­me­ro le en­se­ñó a leer y es­cri­bir, y des­pués ma­te­má­ti­cas, cien­cias na­tu­ra­les, his­to­ria y geo­gra­fía del mun­do. Gra­cias a la ap­ti­tud do­cen­te de la ma­dre y al ce­re­bro pri­vi­le­gia­do del hi­jo, és­te sa­lió del cau­ti­ve­rio a los sie­te años con los co­no­ci­mien­tos de un alumno de se­cun­da­ria.

A los 12 años Roald emi­gró con su ma­dre a Es­ta­dos Uni­dos.

Una vez ahí se de­di­có a es­tu­diar pa­ra ob­te­ner be­cas en los me­jo­res co­le­gios y uni­ver­si­da­des. Años des­pués se ti­tu­ló co­mo quí­mi­co en el Co­lum­bia Co­lle­ge de Nue­va York, y en 1960, mien­tras es­tu­dia­ba la maes­tría de Fí­si­ca en Har­vard, se ca­só. Dos años des­pués se re­ci­bió co­mo doc­tor en Quí­mi­ca. En ese tiem­po em­pe­zó a desa­rro­llar la teo­ría or­bi­tal de mo­lé­cu­las po­lié­dri­cas, tra­ba­jo que dé­ca­das más tar­de lo ha­ría acree­dor al No­bel de Quí­mi­ca.

GE­NIO RE­NA­CEN­TIS­TA

Leo­nar­do da Vin­ci, un cien­tí­fi­co, pin­tor, in­ven­tor y es­cri­tor fue el ge­nio re­na­cen­tis­ta por ex­ce­len­cia. Aun­que Roald Hoff­mann apa­re­ció en el mun­do 500 años des­pués, es­tá he­cho en ese mis­mo mol­de. Es­te cien­tí­fi­co, poe­ta, es­cri­tor, pro­fe­sor, dramaturgo y fi­ló­so­fo dis­fru­ta de la vi­da ex­pan­dien­do las fron­te­ras de su men­te y desa­rro­llan­do al má­xi­mo sus múl­ti­ples ta­len­tos.

“Les acon­se­jo que re­ci­ban una bue­na educación y con­ti­núen apren­dien­do du­ran­te to­da la vi­da. Ade­más de ser gra­ti­fi­can­te, apren­der es fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var las ha­bi­li­da­des men­ta­les, la vi­ta­li­dad y pa­ra ga­nar­se la vi­da; así co­mo pa­ra te­ner la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar del mun­do y la cul­tu­ra”.

Geor­ge Fitz­ge­rald Smoot

Ade­más del No­bel ha re­ci­bi­do de­ce­nas de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos en Ru­sia, Ja­pón, Suecia, In­dia, Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na, Fran­cia, Is­rael, Gre­cia, Es­pa­ña e In­gla­te­rra, in­clu­yen­do la Na­tio­nal Me­dal of Scien­ce en Es­ta­dos Uni­dos. Es miem­bro de la Ame­ri­can Phi­lo­sop­hi­cal So­ciety, la Ame­ri­can Che­mi­cal So­ciety y la Ame­ri­can Phy­si­cal So­ciety.

Du­ran­te más de 40 años fue ca­te­drá­ti­co de teo­ría quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, or­ga­ni­za y con­du­ce la se­rie de TV The World of Che­mistry. Ca­da mes rea­li­za un ori­gi­nal even­to lla­ma­do En­ter­tai­ning Scien­ce en el Cor­ne­lia Street Cafe de Green­wish Vi­lla­ge, en el que, me­dian­te mú­si­ca, tea­tro, ma­gia o de­ba­tes so­bre te­mas po­lé­mi­cos en­la­za al ar­te y la cien­cia de ma­ne­ra di­ver­ti­da.

Con ese mis­mo pro­pó­si­to ha pu­bli­ca­do li­bros de poe­sía en los que, em­plean­do su inago­ta­ble vo­ca­bu­la­rio y pro­fu­sa cul­tu­ra com­bi­na be­lle­za li­te­ra­ria con sig­ni­fi­ca­do me­ta­fí­si­co y hu­ma­nís­ti­co y una que otra fra­se de can­cio­nes de Queen o The Beatles. Es au­tor de obras de tea­tro, ha­bla seis idio­mas y su vi­da per­so­nal gi­ra al­re­de­dor de su es­po­sa Eva y sus hi­jos In­grid y Hi­llel.

Con­tar con el doc­tor Roald Hoff­mann co­mo in­vi­ta­do del Fes­ti­val Cer­van­tino se­rá un lu­jo pa­ra Mé­xi­co. Quie­nes ten­ga­mos el pri­vi­le­gio de pre­sen­ciar su po­nen­cia y co­no­cer­lo en per­so­na vi­vi­re­mos 90 mi­nu­tos inol­vi­da­bles.

EN­TRE­VIS­TA Us­ted es poe­ta, cien­tí­fi­co, fi­ló­so­fo y dramaturgo. ¿Cuál de sus ca­pa­ci­da­des lo apa­sio­na más?

Soy esas co­sas por­que to­das me apa­sio­nan. No pue­do ima­gi­nar la vi­da sin re­fle­xión o emo­ción, por lo tan­to la fi­lo­so­fía y la poe­sía son par­te de mi vi­da. Pe­ro creo que mi ma­yor pa­sión es por la cien­cia.

¿Qué opi­na del prin­ci­pio de la psi­co­lo­gía, que su­gie­re que las ex­pe­rien­cias de la in­fan­cia de­fi­nen gran par­te de lo que la per­so­na lle­ga a ser en la edad adul­ta en tér­mi­nos de ca­rác­ter y per­so­na­li­dad?

Pien­so que las vi­ven­cias tem­pra­nas in­flu­yen, pe­ro tam­bién la ge­né­ti­ca.

¿Có­mo re­la­cio­na es­to con su pro­pia vi­da?

So­bre los ho­rro­res de la gue­rra di­ría que los ni­ños, en su inocen­cia, tie­nen una ca­pa­ci­dad in­men­sa pa­ra adap­tar­se a las con­di­cio­nes más ad­ver­sas, al gra­do de po­der di­ver­tir­se ju­gan­do en una ca­sa de­vas­ta­da por bom­bar­deos o su­pe­rar la pér­di­da de sus se­res más que­ri­dos.

¿Lo­gró su­pe­rar los trau­mas pro­vo­ca­dos por las du­ras cir­cuns­tan­cias que vi­vió du­ran­te su in­fan­cia en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial?

No sé có­mo, pe­ro me vol­ví una per­so­na po­si­ti­va. Po­si­ble­men­te se de­be a que, du­ran­te la vio­len­cia des­pia­da­da de la per­se­cu­ción ju­día yo es­ta­ba pro­te­gi­do por un ca­pu­llo de amor cons­trui­do por mi ma­má y mis tíos que es­ta­ban es­con­di­dos con­mi­go.

Pla­tí­que­nos lo que su ma­dre sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted…

Mi ma­má me sal­vó y guió a nues­tra fa­mi­lia en los tiem­pos más os­cu­ros. Era una mu­jer pe­que­ña pe­ro de gran for­ta­le­za. La amé con to­da mi al­ma.

¿Cuál es el va­lor que la cien­cia pue­de ofre­cer­le a la so­cie­dad?

Ve a re­co­rrer un ce­men­te­rio del si­glo 19 y fí­ja­te cuán­tas tum­bas hay de ni­ños que mu­rie­ron en sus pri­me­ros años y de mu­je­res que fa­lle­cie­ron en el par­to. Si las com­pa­ras con las que hay en un ce­men­te­rio de la ac­tua­li­dad, ten­drás tu res­pues­ta.

Sin re­le­gar sus de­más ocu­pa­cio­nes dio cla­ses por más de cua­ren­ta años. ¿Qué dis­fru­tó más de ese tra­ba­jo?

Pa­ra mí era má­gi­co po­der ha­blar­les al mis­mo tiem­po a alum­nos que se es­ta­ban que­dan­do dor­mi­dos, a otros que lo com­pren­dían to­do y a los que en­ten­dían muy po­co. Pe­ro lo más ma­ra­vi­llo­so era la ca­pa­ci­dad de to­car la vi­da de ca­da uno de ellos.

Com­pár­ta­nos al­gu­na anéc­do­ta me­mo­ra­ble de sus tiem­pos co­mo pro­fe­sor…

Cier­to día hi­ce una de­mos­tra­ción que con­sis­tía en ha­cer es­ta­llar glo­bos lle­nos de hi­dró­geno. Cuan­do re­ven­ta­ron, los pe­rros de dos es­tu­dian­tes (en ese en­ton­ces se les per­mi­tía lle­var pe­rros) des­per­ta­ron y em­pe­za­ron a dar vuel­tas la­dran­do co­mo lo­cos. To­dos en la cla­se se mo­rían de ri­sa.

¿Qué tie­nen en co­mún la cien­cia, la fi­lo­so­fía y el ar­te?

Los tres son tan in­na­tu­ra­les co­mo ar­te­fac­tos

por­que no se dan en la na­tu­ra­le­za sino en la men­te del hom­bre (las es­cul­tu­ras no cre­cen en los ár­bo­les). Tie­nen in­ten­si­dad, efi­cien­cia en los plan­tea­mien­tos y tra­tan de cons­truir puen­tes pa­ra co­mu­ni­car­se con la gen­te. Ade­más tie­nen ideas co­mu­nes so­bre los con­cep­tos de be­lle­za y ele­gan­cia.

Ex­plí­que­nos en los tér­mi­nos más sen­ci­llos po­si­bles en qué con­sis­te su gran tra­ba­jo so­bre la “Con­ser­va­ción de la si­me­tría or­bi­tal”, gra­cias al cual ga­nó el Pre­mio No­bel de Quí­mi­ca…

Los quí­mi­cos ha­ce­mos co­sas. Y las ha­ce­mos cons­tru­yen­do mo­lé­cu­las que van des­de las más sim­ples has­ta las más com­ple­jas. Pro­por­cio­na­mos un con­jun­to de di­rec­tri­ces, re­glas, ba­sa­das en la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca so­bre cuan­do cier­tas reac­cio­nes se dan fá­cil­men­te y cuan­do es im­pro­ba­ble que pro­ce­dan.

¿De qué ma­ne­ra es­tán afec­tan­do las vi­das de los jó­ve­nes las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les de co­mu­ni­ca­ción?

¡Qué mo­men­to de cam­bio! Oja­lá las nue­vas tec­no­lo­gías in­cen­ti­va­ran a la gen­te al re­co­gi­mien­to y la re­fle­xión en lu­gar de frag­men­tar su tiem­po en pe­da­ci­tos.

¿Tie­ne al­gu­na me­ta pen­dien­te?

Sí. Ter­mi­nar dos gran­des tra­ba­jos so­bre car­bono en una nue­va con­fi­gu­ra­ción – en po­lié­dri­cos lla­ma­dos cla­tra­tos y en po­lí­me­ros uni­di­men­sio­na­les de C-H for­ma­dos a par­tir de ben­ceno.

¿Cuál es su fór­mu­la de la fe­li­ci­dad?

Tra­to de ser el me­jor ser hu­mano que pue­da ser.

Por fa­vor com­pár­ta­nos al­guno de los poe­mas cor­tos que ha es­cri­to...

HEIGHT/ The man / who said / when you’re on top / of a moun­tain / you can’t see it / was a mi­ner

El 18 de oc­tu­bre, en el Fes­ti­val Cer­van­tino, va a dar la con­fe­ren­cia “La quí­mi­ca del ar­te y el ar­te de la quí­mi­ca”. ¿Pue­de ade­lan­tar­nos al­go de lo que com­par­ti­rá con los asis­ten­tes?

Les voy a ha­blar so­bre la quí­mi­ca que hay en el ar­te, co­mo su­ce­de con la fo­to­gra­fía o los pig­men­tos que uti­li­zan los pin­to­res. Les voy a ha­blar del ar­te que hay en la quí­mi­ca – có­mo ha­ce­mos elec­cio­nes ar­tís­ti­cas en las mo­lé­cu­las que ex­trae­mos o la ma­ne­ra co­mo apren­de­mos acer­ca del mun­do in­te­rior. Y en­ton­ces in­ten­ta­ré, só­lo in­ten­ta­ré, lo más di­fí­cil de to­do: des­cri­bir el te­rreno es­pi­ri­tual que com­par­ten.

“Oja­lá las nue­vas tec­no­lo­gías in­cen­ti­va­ran a la gen­te al re­co­gi­mien­to y la re­fle­xión en lu­gar de frag­men­tar su tiem­po en pe­da­ci­tos”. Roald Hoff­mann

EL CER­VAN­TINO OFRE­CE UNA EDI­CIÓN SIN PRE­CE­DEN­TE

Con­ver­sa­mos con la di­rec­to­ra de pro­gra­ma­ción del Fes­ti­val, Mar­ce­la Díez Mar­tí­nez Fran­co, quien nos ex­pli­có as­pec­tos esen­cia­les del Cer­van­tino y las ra­zo­nes que lo dis­tin­guen co­mo uno de los Fes­ti­va­les ar­tís­ti­co- cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del mun­do. Tam­bién nos ha­bló de to­do lo que hay de­trás de es­ta edi­ción que, a juz­gar por la ca­li­dad de los es­pec­tácu­los y la di­ver­si­dad de las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas, pro­me­te ser una de las me­jo­res de su his­to­ria.

PÚ­BLI­CO DE TO­DO EL MUN­DO

Ca­da año asis­te al Fes­ti­val un pro­me­dio de 500 mil es­pec­ta­do­res, pro­ve­nien­tes de to­das par­tes de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na y otros paí­ses.

Tan­to la in­fra­es­truc­tu­ra de la ciu­dad de Gua­na­jua­to co­mo los es­pa­cios es­cé­ni­cos que se uti­li­zan per­mi­ten al­ber­gar ese nú­me­ro de pú­bli­co, no más. La va­ria­ción en­tre un año y otro es mí­ni­ma. La de­rra­ma eco­nó­mi­ca fluc­túa en­tre los 450 y 500 mi­llo­nes de pe­sos.

ROM­PE­CA­BE­ZAS

Díez Mar­tí­nez afir­ma que pro­gra­mar el Cer­van­tino es co­mo ar­mar un rom­pe­ca­be­zas.

A lo lar­go del año los or­ga­ni­za­do­res rea­li­zan una in­ten­sa la­bor de scou­ting. An­te to­do eva­lúan la ca­li­dad de los es­pec­tácu­los y su tra­yec­to­ria in­ter­na­cio­nal. De la to­ta­li­dad de los nú­me­ros ar­tís­ti­cos va­lo­ra­dos, eli­gen a los que pien­san que más le gus­ta­rán al pú­bli­co. Lue­go se con­si­de­ran as­pec­tos co­mo cos­tos –no es lo mis­mo traer a un so­lis­ta de Ca­li­for­nia que a una com­pa­ñía de dan­za des­de Aus­tra­lia–, po­si­bi­li­da­des téc­ni­cas, hos­pe­da­je, o que se cuen­te con el es­pa­cio ade­cua­do pa­ra pre­sen­tar­los, en­tre otras par­ti­cu­la­ri­da­des.

Pro­gra­mar es una la­bor per­ma­nen­te don­de ca­da pro­pues­ta atra­vie­sa por el pro­ce­so de se­lec­ción.

Así se con­for­ma el fes­ti­val que año con año atrae y fas­ci­na a cien­tos de mi­les de aman­tes del ar­te y la cul­tu­ra que lle­gan a la ciu­dad de Gua­na­jua­to con la es­pe­ran­za de dis­fru­tar de al­gu­nos de los me­jo­res even­tos del pla­ne­ta.

MÁ­XI­MO LO­GRO DE 2015

Pa­ra quie­nes dan vi­da al Cer­van­tino, el má­xi­mo lo­gro de es­ta edi­ción es la obra trá­gi­ca Faus­to, de Johann Wolf­gang von Goet­he, di­ri­gi­da por To­maž Pan­dur.

La pres­ti­gio­sa com­pa­ñía Pan­dur Thea­ters que vie­ne des­de Es­lo­ve­nia es muy gran­de y tie­ne com­ple­jos re­que­ri­mien­tos téc­ni­cos. A los or­ga­ni­za­do­res del Cer­van­tino les lle­vó dos lar­gos años de tra­ba­jo po­der ma­te­ria­li­zar su in­clu­sión en el pro­gra­ma.

Di­cho sea de pa­so, Faus­to es la obra más fa­mo­sa del es­cri­tor y dramaturgo ale­mán.

Co­mo un Mo­zart com­po­nien­do su Ré­quiem, Goet­he con­clu­yó la crea­ción de Faus­to es­tan­do en el um­bral de la muer­te.

UN EVEN­TO ÚNI­CO

El Cer­van­tino se dis­tin­gue por ser un fes­ti­val mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que ofre­ce es­pec­tácu­los y ac­ti­vi­da­des pa­ra to­das las eda­des. Se rea­li­za anual­men­te a lo lar­go de 19 días que no coin­ci­den con el pe­río­do va­ca­cio­nal, y su se­de, la ciu­dad de Gua­na­jua­to, es una de las más her­mo­sas, an­ti­guas, pin­to­res­cas y le­gen­da­rias de nues­tro país.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ciu­dad ha­cen po­si­ble que la ma­yo­ría de los even­tos se pre­sen­ten en una zo­na ca­mi­na­ble. El pú­bli­co se com­pe­ne­tra en el am­bien­te al pun­to de lle­gar a sen­tir­se co­mo par­te del Fes­ti­val.

Com­bi­na­dos, es­tos in­gre­dien­tes que son la ra­zón del éxi­to del Cer­van­tino, dan luz a una ex­pe­rien­cia im­bo­rra­ble.

ANÉC­DO­TA

El año pa­sa­do, en la ex­pla­na­da de la Al­hón­di­ga de Gra­na­di­tas, el con­cier­to de Go­ran Bre­go­vic trans­cu­rrió de prin­ci­pio a fin ba­jo una llu­via to­rren­cial, pe­ro sor­pren­den­te­men­te el pú­bli­co no se mo­vió de su lu­gar.

Emo­cio­na­do has­ta las lá­gri­mas, el icó­ni­co mú­si­co y com­po­si­tor bal­cá­ni­co be­só efu­si­va­men­te a Mar­ce­la Díez Fran­co di­cién­do­le que nun­ca an­tes ha­bía vis­to al­go así, que era la pri­me­ra vez que se pre­sen­ta­ba an­te un pú­bli­co tan en­tre­ga­do.

LA ERA DE JOR­GE VOL­PI

Apo­ya­do por un equi­po de ex­per­tos de la es­fe­ra de la cul­tu­ra y las ar­tes, ha­ce tres años el es­cri­tor Jor­ge Vol­pi in­gre­só co­mo di­rec­tor del FIC. Al­gu­nas de sus me­tas eran me­jo­rar la or­ga­ni­za­ción y la di­fu­sión, pe­ro ha lo­gra­do mu­cho más. Su exi­to­sa con­vo­ca­to­ria in­ter­na­cio­nal po­ten­ció in­te­gral­men­te la ca­li­dad del Fes­ti­val. És­ta, la ter­ce­ra edi­ción ba­jo su di­rec­ción ofre­ce un re­per­to­rio ex­tra­or­di­na­rio.

QUÉ IN­CLU­YE EL PRO­GRA­MA

Mu­si­cal­men­te: Ópe­ra, mú­si­ca vo­cal, or­ques­tal, pa­ra en­sam­bles, de cá­ma­ra y so­lis­tas; jazz y mú­si­cas del mun­do. En dan­za: Ba­llet clá­si­co y fol­cló­ri­co, dan­za con­tem­po­rá­nea y hip hop.

El me­nú brin­da ade­más una ecléc­ti­ca va­rie­dad de ar­tes vi­sua­les, ci­ne, con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les y ta­lle­res.

Co­mo in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, Pe­rú, Chile, Co­lom­bia y el Es­ta­do de Mo­re­los apor­ta­rán una mag­ní­fi­ca se­lec­ción de even­tos.

Gua­na­jua­to fue de­cla­ra­da por la UNES­CO co­mo Pa­tri­mo­nio

Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad y Ca­pi­tal Cer­van­ti­na de Amé­ri­ca.

1

3

2 1. Geor­ge Smoot do­nó a a la ca­ri­dad la to­ta­li­dad del di­ne­ro que re­ci­bió por el Pre­mio No­bel. 2. Da cla­ses en la Uni­ver­sad de Ca­li­for­nia y es au­tor del bes­tse­ller Wrin­kles in Time. 3. En 2009 ga­nó un con­cur­so de co­no­ci­mien­tos y se lle­vó el pre­mio má­xi­mo; un mi­llón de dó­la­res.

1

2 1. El doc­tor Roald Hoff­mann es un in­vi­ta­do es­pe­cial del Fes­ti­val Cer­van­tino. Con­tar con su pre­sen­cia se­rá un lu­jo pa­ra Mé­xi­co. 2. Ade­más del No­bel, el doc­tor ha si­do ga­lar­do­na­do con de­ce­nas de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

EL FIC se ha ce­le­bra­do en la

ca­pi­tal del es­ta­do de Gua­na­jua­to des­de 1972, con

una pe­rio­di­ci­dad anual.

La fa­mo­sa y con­tro­ver­ti­da obra Faus­to, de To­maž Pan­dur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.