LA NA­VI­DAD DE LOS WIND­SOR

Ne­ce­si­tan más de 10 out­fits pa­ra tres días de fes­te­jos, se ob­se­quian re­ga­los sen­ci­llos y dis­fru­tan de una ex­qui­si­ta ce­na he­cha por el chef real. Así pa­san es­tas fe­chas los miem­bros de la Familia Real in­gle­sa.

Caras (México) - - Realiza - Por Eri­ka Roa

T odo co­mien­za unos días an­tes de No­che­bue­na con la lle­ga­da en tren de la rei­na Isa­bel II y su es­po­so, Felipe de Edim­bur­go, a Nor­folk don­de es­tá ubi­ca­do el cas­ti­llo de San­dring­ham, lu­gar don­de la so­be­ra­na pa­sa es­tas fe­chas en familia.

Des­de el fa­mo­so in­cen­dio que con­su­mió el cas­ti­llo de Wind­sor en 1992, la so­be­ra­na eli­gió San­dring­ham pa­ra pa­sar la Na­vi­dad y lle­ga ahí a me­dia­dos de di­ciem­bre y per­ma­ne­ce has­ta el mes de fe­bre­ro.

Una vez que Su Ma­jes­tad arri­ba, po­co a po­co tam­bién lo ha­ce el res­to de la Familia Real. Pri­me­ro lle­gan los de menor ran­go co­mo son los hi­jos de la de­sa­pa­re­ci­da prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta

que por cier­to son sus so­bri­nos fa­vo­ri­tos y a quie­nes es­tá muy uni­da, el Viz­con­de Da­vid y Lady Sa­rah Arms­trong-Jo­nes. El pri­me­ro asis­te con su es­po­sa Se­re­na y sus dos hi­jos Char­les y Mar­ga­ret, mien­tras que Lady Sa­rah lle­ga con su es­po­so Da­vid Chat­to y sus dos hi­jos Sa­muel y Art­hur.

Des­pués lle­ga la prin­ce­sa Ana con su es­po­so Ti­mothy Lau­ren­ce así co­mo los dos hi­jos de és­ta, Pe­ter y Za­ra Phi­llips. El pri­me­ro acom­pa­ña­do de su es­po­sa la ca­na­dien­se Au­tum Kelly y sus dos pe­que­ñas hi­jas Sa­van­nah e Is­la. Za­ra con su es­po­so Mi­ke Tin­dall y la pe­que­ña Mia.

El 23 de di­ciem­bre an­tes de las 9 de la ma­ña­na los de­más miem­bros de­ben de ha­ber lle­ga­do co­mo son el prín­ci­pe Car­los con Ca­mi­lla, el prín­ci­pe An­drés con sus dos hi­jas Eu­ge­nia y Bea­triz, el prín­ci­pe Eduar­do con Sop­hie y sus dos pe­que­ños Lui­sa y Ja­co­bo ade­más del prín­ci­pe Harry y los Du­ques de Cam­brid­ge con Geor­ge y es­te año de­bu­ta­rá la prin­ce­sa Char­lot­te.

Ya con ca­sa lle­na co­mien­zan los fes­te­jos que ini­cian ese mis­mo día a las 4 de la tar­de en el Sa­lón Blan­co don­de se sir­ve el té Earl Grey que es una mez­cla de té ne­gro aro­ma­ti­za­do con acei­te de ber­ga­mo­ta acom­pa­ña­dos por los tí­pi­cos em­pa­re­da­dos de sal­món ahu­ma­do con que­so cre­ma y pe­pino. La pri­me­ra que prue­ba su té es la rei­na e in­me­dia­ta­men­te lo ha­cen los de­más.

Isa­bel II ani­ma a los miem­bros más pe­que­ños a que le den los úl­ti­mos to­ques al ár­bol de Na­vi­dad de 6 me­tros de al­to que es cor­ta­do de los jar­di­nes del cas­ti­llo, con los an­ti­guos an­ge­li­tos de cristal que per­te­ne­cie­ron a la rei­na Vic­to­ria. Felipe de Edim­bur­go es el en­car­ga­do de co­lo­car con mu­cho

cui­da­do la estrella de oro en la par­te su­pe­rior. La rei­na sien­te una gran fas­ci­na­ción por los ar­bo­les na­tu­ra­les y ha­ce co­lo­car uno en ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes del cas­ti­llo.

Una vez ador­na­do el ár­bol prin­ci­pal se les re­par­te a ca­da miem­bro de la familia una agen­da mi­nu­to a mi­nu­to de la tar­de del 23, 24 y 25 de di­ciem­bre.

In­me­dia­ta­men­te Isa­bel II y su familia se di­ri­gen al Sa­lón Ro­jo don­de pre­via­men­te la ser­vi­dum­bre co­lo­ca va­rias me­sas ti­po ca­ba­lle­te cu­bier­tas de lino don­de se co­lo­can los re­ga­los que ca­da miem­bro va a dar a to­dos. ¿Pe­ro qué se le re­ga­la a un Wind­sor? La res­pues­ta es mu­cho más sen­ci­lla de lo que pa­re­ce. A la Rei­na no le gus­tan los re­ga­los os­ten­to­sos y ve muy mal que al­gún miem­bro de su familia gas­te fuer­tes can­ti­da­des de di­ne­ro en ello. Mien­tras más ba­ra­tos me­jor, los miem­bros más jó­ve­nes por ejem­plo sue­len dar­se re­ga­los de bro­ma.

Dia­na se dio cuen­ta muy rá­pi­do de que a los Wind­sor mien­tras más ba­ra­to me­jor, pues en su pri­me­ra Na­vi­dad la prin­ce­sa le re­ga­ló un cos­to­so sué­ter de ca­che­mi­ra a su cu­ña­da Ana mien­tras ella le re­ga­ló un aro­ma­ti­zan­te de ba­ño. Un día Harry le re­ga­ló a su abue­la Isa­bel II una go­rra de ba­ño que te­nía ins­cri­to “Ain’t li­fe a bitch”; por su par­te, Wi­lliam le re­ga­ló a su abue­lo Felipe un ja­bón en for­ma de bo­ta. A la Rei­na le en­can­tan los re­ga­los sen­ci­llos; en una oca­sión al­guien le re­ga­ló un de­lan­tal pa­ra la co­ci­na y ella fe­liz di­jo “Es jus­to lo que que­ría”, o tam­bién otro año re­ci­bió una ca­ce­ro­la con la que que­dó fas­ci­na­da.

En su pri­me­ra Na­vi­dad, Cat­he­ri­ne Midd­le­ton, por ejem­plo, dio ta­rros

de mer­me­la­da de fre­sa he­cha en ca­sa, otro año dio de ci­rue­la y en la úl­ti­ma re­ga­ló a to­dos mar­cos de fo­tos.

En me­dio de la en­tre­ga de los re­ga­los se em­pie­zan a ser­vir mar­ti­nis y si­dra. Una vez que se dan los pre­sen­tes to­dos van a sus ha­bi­ta­cio­nes pa­ra cam­biar­se por un out­fit de eti­que­ta. Los hom­bres de smo­king y las mu­je­res de largo con sus jo­yas más im­pre­sio­nan­tes, tam­bién lle­van tia­ra.

A la ce­na de Na­vi­dad no asis­ten los ni­ños que pa­ra esa ho­ra ya de­ben de es­tar dor­mi­dos.

El re­loj mar­ca las 8 de la no­che y ab­so­lu­ta­men­te to­dos de­ben pre­sen­tar­se en el co­me­dor prin­ci­pal del cas­ti­llo pa­ra un ban­que­te de tres tiem­pos cu­yo pla­to prin­ci­pal es­tá ela­bo­ra­do con cor­de­ro, eso sí, a la luz de las ve­las.

Des­pués de la ce­na las mu­je­res se van a un sa­lón don­de les sir­ven el ca­fé mien­tras que los hom­bres van a otro pa­ra de­gus­tar una am­plia ba­rra de los más ex­clu­si­vos li­co­res y vi­nos pre­via­men­te ele­gi­dos por el es­po­so de la Rei­na. Al ter­mi­nar él mis­mo los ca­li­fi­ca es­cri­bien­do con una plu­ma en la bo­te­lla “bueno”, “muy bueno”… pa­ra que la ser­vi­dum­bre lo con­si­de­re.

Lue­go de un par de ho­ras de char­la se da por con­clui­da la ce­na de Na­vi­dad, a Isa­bel II no le gus­ta des­ve­lar­se.

Mi­sa y día de ca­za

El 25 de di­ciem­bre a las 11 de la ma­ña­na, to­da la familia a ex­cep­ción nue­va­men­te de los más pe­que­ños, asis­ten a la mi­sa de ac­ción de gra­cias en la igle­sia de San­ta María Mag­da­le­na que se en­cuen­tra muy cer­ca de San­dring­ham. Al­gu­nos miem­bros ha­cen el re­co­rri­do a pie mien­tras que otros co­mo la Rei­na, lo ha­cen en ca­rro.

Lu­ga­re­ños se agol­pan a las afue­ras del tem­plo pa­ra po­der sa­lu­dar a la Familia Real y ofre­cen a las mu­je­res sen­dos ra­mos de flores o re­ga­los.

A su re­gre­so al cas­ti­llo to­dos tie­nen que cam­biar­se de atuen­do rá­pi­da­men­te pues da ini­cio el al­muer­zo de na­vi­dad a las 13:15 pm en pun­to, el chef real pre­pa­ra pa­vo acom­pa­ña­do de ve­ge­ta­les y nu­me­ro­sos pla­tos de car­nes frías.

Pos­te­rior­men­te to­dos se reúnen a las 15 ho­ras en un sa­lón pa­ra ver el men­sa­je de Na­vi­dad de la rei­na Isa­bel II en una im­pre­sio­nan­te pan­ta­lla pla­na de la mar­ca Sam­sung, se­gún re­por­ta el Daily Mail. El úni­co miem­bro que a ve­ces sue­le re­ti­rar­se es la pro­pia so­be­ra­na que gra­ba su dis­cur­so na­vi­de­ño con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción.

Por la tar­de to­dos se po­nen más có­mo­dos y cam­bian de out­fit pa­ra sa­lir a ca­mi­nar por los jar­di­nes de San­dring­ham con los pe­rros de la rei­na o pa­ra an­dar en ca­ba­llo.

A los más pe­que­ños se les lle­va en pe­que­ños co­che­ci­tos em­pu­ja­dos por sus pa­dres o en po­nis.

Ya en­tra­da la no­che los ni­ños van a dor­mir mien­tras los más gran­des se cam­bian por ro­pa coc­tel pa­ra una ce­na me­nos for­mal; pos­te­rior­men­te se pro­yec­tan pe­lí­cu­las y se di­vier­ten con al­gu­nos jue­gos de me­sa que los Wind­sor dis­fru­tan mu­cho.

Ca­be men­cio­nar que los adul­tos lle­gan a uti­li­zar has­ta diez cam­bios de ro­pa pa­ra tres días; só­lo el 24 de di­ciem­bre se cam­bian cin­co ve­ces. En la pri­me­ra Na­vi­dad de Cat­he­ri­ne és­ta es­ta­ba muy ago­bia­da por­que de­bía ele­gir cer­ca de una de­ce­na de out­fits pa­ra só­lo tres días que iba a es­tar con los Wind­sor, sien­do que en la ca­sa de sus pa­dres ape­nas se cam­bia­ban la pi­ja­ma.

El día 26, día de San Es­te­ban to­da la familia co­mien­za des­de muy tem­prano con un desa­yuno. Ho­ras des­pués el es­po­so de la Rei­na, Felipe de Edim­bur­go, di­ri­ge una se­sión de ca­za de fai­sán.

A la ho­ra del al­muer­zo las mu­je­res de la familia se les unen pa­ra una co­mi­da pic­nic en una de las ca­ba­ñas cer­ca­nas al cas­ti­llo.

Con es­te al­muer­zo se dan por fi­na­li­za­dos los fes­te­jos de Na­vi­dad de la Familia Real, y ca­da miem­bro par­te a des­ti­nos di­fe­ren­tes pa­ra pa­sar con ami­gos u otros fa­mi­lia­res el año nue­vo.

Pa­sar una Na­vi­dad con los Wind­sor es to­do un pri­vi­le­gio del que muy po­cos go­zan, y aun­que son días muy fa­mi­lia­res de con­vi­ven­cia, no sig­ni­fi­ca que son días de des­can­so. Isa­bel II le da gran im­por­tan­cia a las cos­tum­bres de sus an­te­pa­sa­dos, ella cree que nun­ca se de­be sub­es­ti­mar la tra­di­ción y se afe­rra a ella co­mo po­cas per­so­nas, exi­gien­do que to­da su familia y em­plea­dos se so­me­tan a ella, les gus­te o no.

1. La rei­na Isa­bel II y su es­po­so Felipe de Edim­bur­go son los pri­me­ros en lle­gar a San­dring­ham. A la so­be­ra­na le en­can­tan los ár­bo­les de Na­vi­dad y ade­más del prin­ci­pal que se en­cuen­tra en uno de sus sa­lo­nes, man­da co­lo­car uno en ca­da ha­bi­ta­ción co­mo el co­me­dor, la bi­blio­te­ca y has­ta en las ha­bi­ta­cio­nes de sus in­vi­ta­dos.2. Aun­que el cas­ti­llo de San­dring­ham pa­re­ce gran­de, en Na­vi­dad cuan­do la Familia Real se reúne al com­ple­to, ape­nas y ca­ben. En to­tal asis­ten cer­ca de 30 miem­bros, más el per­so­nal de ser­vi­cio de ca­da uno co­mo asis­ten­tes y na­nas.21

1. Isa­bel II y su es­po­so lle­gan a Nor­folk a me­dia­dos de di­ciem­bre y se re­ti­ran has­ta fe­bre­ro. Su ma­jes­tad si­gue tra­ba­jan­do a dia­rio e in­clu­so re­ci­be vi­si­tas de go­bierno co­mo el Pri­mer Mi­nis­tro.2. Lady Sara, la se­gun­da hi­ja de la di­fun­ta prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, her­ma­na de la Rei­na, asis­te con su es­po­so e hi­jos.2. Da­vid Arms­tron­gJo­nes, el otro hi­jo de Mar­ga­ri­ta, tam­bién va con su familia.4. An­drés lle­ga acom­pa­ña­do de sus hi­jas Bea­triz y Eu­ge­nia.5. Isa­bel II usa los mis­mos ador­nos que en su día man­dó a ha­cer la rei­na Vic­to­ria (1837-1901).1234

5

131. Ca­na­pés he­chos en la co­ci­na real, mos­tra­dos en el Twit­ter ofi­cialde la Ca­sa Real. 2. Cat­he­ri­ne le ha re­ga­la­do a los Wind­sor mer­me­la­das he­chas en ca­sa; fue­ron un éxi­to.3. La es­pec­ta­cu­lar me­sa de Na­vi­dad en el co­me­dor del Cas­ti­llo de San­dring­ham. El du­que de Edim­bur­go ocu­pa la ca­be­ce­ra y no la Rei­na,ya que se tra­ta de un even­to fa­mi­liar pri­va­do.4. La ma­ña­na del 25 de di­ciem­bre asis­ten alser­vi­cio re­li­gio­so en la igle­sia de San­ta María Mag­da­le­na, a só­lo do­cemi­nu­tos del Cas­ti­llo.

4

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.