EL LA­DO me­xi­cano de la HAU­TE HOR­LO­GE­RIE

El mun­do de la alta re­lo­je­ría ha pues­to sus ojos en Mé­xi­co, crean­do edi­cio­nes es­pe­cia­les úni­cas pa­ra los co­lec­cio­nis­tas me­xi­ca­nos, que no es­ca­ti­man en una pie­za ex­tra­or­di­na­ria de pre­ci­sión.

Caras (México) - - Bonvivant - Por María Ter­ce­ro

M uchas per­so­nas pue­den creer que la alta re­lo­je­ría en el mun­do es una tra­di­ción es­tá­ti­ca, pe­ro es­tán muy equi­vo­ca­dos: se si­gue mo­vien­do y aun­que ha te­ni­do fa­ses de es­tan­ca­mien­to, en la ac­tua­li­dad el mer­ca­do glo­bal ha lo­gra­do un al­to va­lor y ha au­men­ta­do la com­pe­ten­cia en el sec­tor, lo cual es un fac­tor positivo que im­pul­sa a las mar­cas a se­guir in­no­van­do. Nues­tro país jue­ga un rol sor­pren­den­te­men­te im­por­tan­te en es­te de­sa­rro­llo, ya que aquí re­si­den al­gu­nos de los co­lec­cio­nis­tas de alta re­lo­je­ría más im­por­tan­tes del mun­do. Por eso, no es de ex­tra­ñar­se que ca­da vez más, las ca­sas re­lo­je­ras pon­gan su mi­ra­da en Mé­xi­co pa­ra ex­pan­dir sus mar­cas abrien­do bou­ti­ques, lan­zan­do co­lec­cio­nes ex­clu­si­vas e in­clu­so desa­rro­llan­do edi­cio­nes li­mi­ta­das úni­cas con mo­ti­vos me­xi­ca­nos o que só­lo es­tán dis­po­ni­bles en nues­tro mer­ca­do. “Los co­lec­cio­nis­tas me­xi­ca­nos son muy de­man­dan­tes en tér­mi­nos de per­so­na­li­za­ción y ca­li­dad”, co­men­tó Ste­fano Macaluso, di­rec­tor de Pro­duc­to y due­ño de Gi­rard-Pe­rre­gaux. Por otro la­do, Ma­nuel Emch, CEO de Ro­main Je­ro­me, nos di­jo: “Te­ne­mos mu­chas edi­cio­nes li­mi­ta­das ins­pi­ra­das en Mé­xi­co. Es un país con mu­chos ele­men­tos cul­tu­ra­les, es­té­ti­cos y ar­tís­ti­cos que son una fuen­te de ins­pi­ra­ción. Co­mo mer­ca­do es tam­bién muy im­por­tan­te por­que ade­más de ser nues­tra puer­ta a La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá den­tro de nues­tro top cin­co en con­su­mo”.

Sin du­da, el mun­do de la re­lo­je­ría es com­pli­ca­do ya que el re­to prin­ci­pal pa­ra los re­lo­je­ros de ta­lla mun­dial es en­con­trar un ba­lan­ce en­tre lo tra­di­cio­nal, que le da la iden­ti­dad a ca­da mai­son re­lo­je­ra, y la tec­no­lo­gía de van­guar­dia. De­ben idear pro­pues­tas nue­vas y re­fres­can­tes mien­tras se guar­da una lí­nea con mu­cho con­te­ni­do de his­to­ria y tra­di­ción, y es­te es un con­cep­to que los me­xi­ca­nos sa­ben apre­ciar muy bien; pue­den gas­tar has­ta 2 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­tos de re­lo­je­ría. Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en uno de los mer­ca­dos con ma­yor im­por­tan­cia y cre­ci­mien­to pa­ra la in­dus­tria de re­lo­jes ex­clu­si­vos, de­bi­do a que el me­xi­cano no te­me a la in­no­va­ción y busca una iden­ti­dad úni­ca, gus­ta de re­lo­jes de alta ca­li­dad, di­se­ño, in­no­va­ción y so­bre to­do ex­clu­si­vi­dad.

“Mé­xi­co es el lí­der en nues­tro mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano, tan­to que des­de el año pa­sa­do de­ci­di­mos ope­rar di­rec­ta­men­te aquí pa­ra con­ser­var el pres­ti­gio de la mar­ca y te­ner una me­jor ofer­ta. Es­to no lo ha­ce­mos en to­dos la­dos, só­lo en los mer­ca­dos que de­mues­tran el po­ten­cial”, con­clu­yó el di­rec­tor de Bvlga­ri Wat­ches, Gui­do Te­rre­ni.

A con­ti­nua­ción, pre­sen­ta­mos va­rios ejem­pla­res ela­bo­ra­dos por al­gu­nas de las ca­sas re­lo­je­ras de más pres­ti­gio, quie­nes se ins­pi­ra­ron en Mé­xi­co pa­ra crear pie­zas úni­cas, por su­pues­to de pro­duc­ción li­mi­ta­da y que se pre­sen­ta­ron en la no­ve­na edi­ción del Sa­lón de Alta Re­lo­je­ría, en oc­tu­bre pa­sa­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.