LA FAMILIA TOUS Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo

Pla­ti­ca­mos con la familia Tous apro­ve­chan­do su vi­si­ta a Mé­xi­co pa­ra la pre­sen­ta­ción de su co­lec­ción pri­ma­ve­ra­ve­rano 2016 lla­ma­da Dreams. Tam­bién ha­bla­mos con la hi­ja de la du­que­sa de Al­ba, quien lle­va 18 años co­la­bo­ran­do co­mo di­se­ña­do­ra pa­ra la pres­ti­gios

Caras (México) - - Personalidades - Por Jes­si­ca Luis­ce · Fo­tos Je­sús Mar­tí­nez/Li­lia­na Va­le­ra

“Nues­tra jo­ye­ría es pa­ra mu­je­res de es­pí­ri­tu jo­ven, sin im­por­tar su edad”.

Ro­sa Oriol Tous

La firma es­pa­ño­la que na­ció en 1920 –aun­que se es­ta­ble­ció for­mal­men­te has­ta 1970– fue fun­da­da por el se­ñor Sal­va­dor Tous y su es­po­sa Ro­sa Oriol Tous. Fa­mo­sa por su em­ble­má­ti­co osi­to y por te­ner una de las his­to­rias de éxi­to fa­mi­liar más co­no­ci­das en la in­dus­tria, la mar­ca pre­sen­tó su co­lec­ción Dreams e inau­gu­ró su tien­da en el Pa­la­cio de Hie­rro de Mo­liè­re. Nues­tra en­tre­vis­ta fue en el Ho­tel In­ter­Con­ti­nen­tal, en la lu­jo­sa sui­te Die­go Ri­ve­ra, don­de ha­bla­mos con los se­ño­res Tous y con su hi­ja Ro­sa acer­ca de sus nue­vas pie­zas, la ma­ne­ra en que mez­clan exi­to­sa­men­te ne­go­cios y vi­da fa­mi­liar y su con­cep­to so­bre la mu­jer me­xi­ca­na. Pla­ti­ca­mos tam­bién con Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, du­que­sa de Mon­to­ro, quien des­de 1997 es em­ba­ja­do­ra de la firma y ca­da año crea una co­lec­ción es­pe­cial.

FAMILIA TOUS

¿A quién se le ocu­rrió la te­má­ti­ca de la co­lec­ción Dreams?

Ro­sa Oriol Tous A mi hi­ja Mar­ta; ella lle­va tre­ce años ha­cien­do las co­lec­cio­nes pa­ra la mar­ca.

Ro­sa Tous El te­ma de los sue­ños lle­va­ba un tiem­po en nues­tras ca­be­zas y es­te año por fin se hi­zo y sal­drá en 2016.

Una pa­la­bra con la que describirían su nue­va co­lec­ción.

RT So­ña­do­ra.

Sal­va­dor Tous Fan­tás­ti­ca. Nues­tras co­lec­cio­nes siem­pre son fan­tás­ti­cas.

¿ Cuál es su pie­za fa­vo­ri­ta de la nue­va co­lec­ción?

ROT A mí me en­can­ta la lí­nea de la ara­ña; es di­fe­ren­te, di­ver­ti­da y sa­le de lo nor­mal.

RT Trans­por­ta a mo­men­tos le­ja­nos co­mo nues­tra ni­ñez.

Si tu­vie­ran que ele­gir a una em­ba­ja­do­ra de la mar­ca que ya ha­ya fa­lle­ci­do, ¿a quién ele­gi­rían y por qué?

RT Ten­dría que ser una mu­jer que res­pi­re nues­tros va­lo­res; que sea lu­cha­do­ra, fuer­te... Po­dría ser Cleo­pa­tra por ser una mu­jer re­vo­lu­cio­na­ria y fuer­te, o Gra­ce Kelly por su su­ti­le­za, cla­se y ele­gan­cia; in­clu­so Amy Wi­nehou­se por su trans­gre­sión. Hay mu­chas mu­je­res que po­drían re­pre­sen­tar­nos; la jo­ya te da per­so­na­li­dad pe­ro tú la com­ple­men­tas.

¿Cuá­les son los va­lo­res con­cre­tos de la mar­ca?

RT La ter­nu­ra, pues el oso es nues­tro ícono. ¿Quién no ha te­ni­do un oso de pe­lu­che de pe­que­ño? El osi­to te da se­gu­ri­dad y con­fort. In­clu­so es­te va­lor se re­fle­ja en nues­tras cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad que son las “Ten­der Sto­ries”. Tam­bién so­mos una mar­ca di­ver­ti­da.

ST La ho­nes­ti­dad es de los va­lo­res más im­por­tan­tes. Hay que com­pro­me­ter­se a en­tre­gar exac­ta­men­te lo que pro­me­te­mos. Por es­ta ra­zón nun­ca uti­li­za­mos pie­dras sin­té­ti­cas, siem­pre son ge­nui­nas por­que que­re­mos evi­tar que un de­pen­dien­te des­pis­ta­do le ven­da a una clien­te una pie­dra ama­ri­lla y le di­ga que es un ci­trino cuan­do es otra co­sa.

ROT La in­no­va­ción es otro de nues­tros va­lo­res, pues ma­ne­ja­mos dis­tin­tos ma­te­ria­les y los mol­dea­mos a nues­tro gus­to pa­ra lo­grar pie­zas úni­cas y di­fe­ren­tes.

Ro­sa Tous, ¿có­mo fue pa­ra ti cre­cer co­mo par­te de es­te im­pe­rio?

RT

Mis her­ma­nas y yo vi­ví­mos la jo­ye­ría co­mo al­go muy nor­mal pues­to que era el tra­ba­jo de nues­tros pa­dres. No le dá­ba­mos ni más ni me­nos im­por­tan­cia, pe­ro cuan­do de­ci­di­mos in­cor­po­rar­nos al ne­go­cio fa­mi­liar fue por de­ci­sión pro­pia. Yo es­tu­dié Ge­mo­lo­gía, Al­ba y Lau­ra es­tu­dia­ron Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, y Mar­ta, Ta­ller de Jo­ye­ría. Nues­tras ca­rre­ras nos han ser­vi­do mu­chí­si­mo en el ne­go­cio.

¿Cuál es la fun­ción es­pe­cí­fi­ca de ca­da quién?

RT Mis pa­dres son los fun­da­do­res. Tous na­ció en 1920 con mis abue­los pe­ro en reali­dad la com­pa­ñía na­ció en los 70.

ST Mi fun­ción bá­si­ca aho­ra es fas­ti­diar (ri­sas). Es cam­biar lo que no es­tá bien, de acuer­do con mi cri­te­rio.

ROT Mar­ta lle­va tre­ce años en la par­te crea­ti­va y de pro­duc­ción. Yo me

de­di­co a ha­cer pie­zas es­pe­cia­les y se­gui­ré has­ta re­ti­rar­me.

RT Es­ta­mos crean­do lo que se lla­ma Ro­sa Oriol Ate­lier Tous que se ha­ce ca­da año y só­lo tien­das se­lec­cio­na­das en el mun­do la ven­den. Son series cor­tas y en oca­sio­nes con pie­zas úni­cas. Al­ba, mi her­ma­na ma­yor, es pre­si­den­te de la com­pa­ñía y yo asu­mí la vi­ce­pre­si­den­cia cor­po­ra­ti­va. Lau­ra lle­va la em­pre­sa del gru­po que lle­va accesorios low cost.

¿Con­si­de­ran que en Mé­xi­co hay buen mer­ca­do de con­su­mo de moda?

RT Sí, por su­pues­to que lo hay. No­so­tros lle­ga­mos a Mé­xi­co en 2001 y des­de en­ton­ces he­mos vis­to una gran evo­lu­ción en el país.

ROT En aquel en­ton­ces ha­bía po­cas mar­cas ex­tran­je­ras. Fue to­do un re­to pe­ro aho­ra aca­ba­mos de abrir una tien­da en El Pa­la­cio de los Pa­la­cios en Mo­liè­re.

ST De he­cho, la pri­me­ra tien­da que abri­mos en Mé­xi­co fue en El Pa­la­cio de Hie­rro. Cuan­do lle­ga­mos era el fi­nal de la épo­ca pro­tec­cio­nis­ta, ha­bía aran­ce­les muy fuer­tes y ca­si nin­gu­na mar­ca in­ter­na­cio­nal se me­tía al mer­ca­do.

¿Qué opi­nan de la mu­jer me­xi­ca­na? ¿Qué la ca­rac­te­ri­za?

ROT Que le gus­ta arre­glar­se, ma­qui­llar­se, la moda y las jo­yas, por su­pues­to.

RT A la mu­jer me­xi­ca­na le gus­ta lu­cir y no le aver­güen­za ser ella mis­ma ni lo que los de­más pue­dan pen­sar. Es una mu­jer de per­so­na­li­dad fuer­te, sa­le con lo que se sien­te có­mo­da.

¿Cuál es la par­te de su tra­ba­jo que más le gus­ta a ca­da uno?

ROT La mía es cuan­do me sien­to a ver las ge­mas y pue­do ju­gar y vi­sua­li­zar qué pie­za pue­do crear con ellas. Me gus­ta bus­car pa­re­jas, ver si se pue­de ha­cer un co­llar o unos pen­dien­tes. Las ge­mas me ins­pi­ran y me re­la­jan mu­cho.

RT Tra­tar con gen­te y ha­blar so­bre la mar­ca. Mi tra­ba­jo ca­da vez tra­ta más so­bre re­la­cio­nes pú­bli­cas y eso me da la opor­tu­ni­dad de co­no­cer gen­te muy in­tere­san­te. A mí eso me en­can­ta y te das cuen­ta de que el mun­do no es tan gran­de co­mo pa­re­ce.

ST Bus­car co­sas que se pue­den me­jo­rar, pues siem­pre hay.

¿Cuál es su idea de un do­min­go per­fec­to?

ROT Mi do­min­go per­fec­to se­ría le­van­tar­me tar­de, leer el pe­rió­di­co, que mis hi­jas co­man con no­so­tros, mi­rar una pe­lí­cu­la, leer un po­co y ce­nar en familia.

RT Es­tar en ca­sa con mis hi­jos, mi pe­rro, co­mer con mis pa­dres o con ami­gos... Me gus­ta te­ner gen­te en ca­sa. Dis­fru­to mo­men­tos de paz en don­de no hay na­die. En oto­ño pren­der la chi­me­nea, es­tar en pi­ja­ma to­do el día y co­ci­nar. Es­tar en familia y dis­fru­tar de mo­men­tos de tran­qui­li­dad te da ener­gía pa­ra con­ti­nuar el res­to de la se­ma­na.

ST Con­cuer­do con mi es­po­sa. Que­dar­me en ca­sa, leer el pe­rió­di­co y pa­sear al pe­rro. Si vie­ne gen­te a co­mer a ca­sa, fan­tás­ti­co. Te­ne­mos una ca­sa de cam­po con un es­pa­cio muy bo­ni­to pa­ra an­dar, lo cual te ayu­da a pen­sar y a la vez te re­la­ja. De pron­to tam­bién dis­fru­to una bue­na pe­lí­cu­la.

EU­GE­NIA MAR­TÍ­NEZ DE IRU­JO

Ade­más de su la­bor co­mo ma­dre de una hi­ja de 16 años, la du­que­sa de Mon­to­ro co­la­bo­ra asi­dua­men­te con la Fundación Pe­que­ño De­seo, cum­ple con sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les y se da tiem­po de desa­rro­llar su fa­ce­ta crea­ti­va con la mar­ca Tous, crean­do una co­lec­ción es­pe­cial ca­da año.

¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo?

Es bohe­mio y un po­co hip­pie. Me gus­ta lo sim­ple y ves­tir có­mo­da. En cuan­to a jo­ye­ría pre­fie­ro las pie­zas pe­que­ñas y mez­clar ma­te­ria­les co­mo el cue­ro con cuer­das de co­lo­res y con pie­dras se­mi­pre­cio­sas pa­ra fu­sio­nar dos es­ti­los opues­tos que se com­ple­men­ten.

“A la mu­jer me­xi­ca­na no le aver­güen­za ser ella mis­ma”.

Ro­sa Tous

¿Cuál es tu accesorio fa­vo­ri­to?

Las pul­se­ras y los col­gan­tes.

¿Qué te atra­jo de la mar­ca pa­ra unir­te a ella ha­ce tan­tos años?

Ellos me con­tac­ta­ron y nos fui­mos a co­mer un ve­rano en Mar­be­lla. Ro­sa me di­jo que no que­ría que fue­ra al­go tem­po­ral, sino que tu­vie­ra un fu­tu­ro. Ya en abril cum­plo 18 años con ellos.

¿Có­mo es tra­ba­jar de la mano de la familia Tous?

Ha si­do una re­la­ción muy lar­ga, de mu­cha leal­tad por am­bas par­tes y mu­cha con­fian­za. Des­pués de tan­tos años ellos ya son co­mo par­te de mi familia. He­mos cre­ci­do prác­ti­ca­men­te jun­tos y pa­ra mí ha si­do una eta­pa muy im­por­tan­te. Los ad­mi­ro pro­fun­da­men­te co­mo per­so­nas y co­mo em­pre­sa­rios por lo que han lo­gra­do. Son tra­ba­ja­do­res, se­rios y me sien­to muy a gus­to con ellos.

¿De qué for­ma in­flu­yó tu ma­dre en tu es­ti­lo y gus­to por la moda?

A mi ma­dre le en­can­ta­ban los co­lo­res vi­vos y los es­tam­pa­dos. Yo, por mi par­te, siem­pre me he ves­ti­do más so­bria y re­la­ja­da. A mí me en­can­ta el ne­gro pe­ro a ella le es­pan­ta­ba, ja­más la ibas a ver vis­tien­do al­go de ese co­lor. Siem­pre lle­va­ba al­go ale­gre o con un pa­trón flo­ral.

¿Di­se­ña­rías al­gu­na pie­za en ho­nor a tu ma­dre?

Lo con­si­de­ré y es­tu­ve a pun­to de po­ner­le su nom­bre a la co­lec­ción que sa­le en fe­bre­ro de 2016, pe­ro cam­bié de opi­nión por­que sen­tí que no se iba a en­ten­der da­do que era un apo­do con el que mi abue­lo la lla­ma­ba. Era al­go muy per­so­nal. Sin em­bar­go, el sím­bo­lo que pre­do­mi­na es la me­dia lu­na, que de al­gu­na ma­ne­ra es mi firma y pen­sé en mi ma­dre cuan­do la in­cor­po­ré a la co­lec­ción.

¿Có­mo fue cre­cer en una de las fa­mi­lias más pro­mi­nen­tes de Es­pa­ña?

Mi ma­dre me edu­có pa­ra ser una per­so­na sen­ci­lla. Siem­pre qui­se lle­var una vi­da nor­mal pa­ra al­guien de mi edad, co­mún y co­rrien­te. So­mos gen­te muy hu­mil­de y eso mis­mo in­ten­to in­cul­car­le a mi hi­ja tam­bién.

¿Qué le­ga­do te de­jó tu ma­dre en cues­tión de es­ti­lo?

Me de­jó ese as­pec­to li­bre y de­sen­fa­da­do que la ca­rac­te­ri­za­ba y a la vez me in­cul­có el sen­tir­me có­mo­da con­mi­go mis­ma.

Tú que eres una ciu­da­da­na del mun­do y que via­jas fre­cuen­te­men­te, ¿qué ele­men­tos son los que siem­pre lle­vas con­ti­go?

Soy muy ma­niá­ti­ca y suelo em­pa­car con mu­cha an­ti­ci­pa­ción. No me gus­ta via­jar con ma­le­tas gran­des, en­ton­ces siem­pre in­ten­to lle­var exac­ta­men­te lo que ne­ce­si­to pa­ra ca­da día. Lo que nun­ca pue­de fal­tar es el ne­ce­ser y el car­ga­dor del ce­lu­lar. Tam­po­co pue­de fal­tar un sué­ter, pues soy muy frio­len­ta.

¿Cuá­les son tus ciu­da­des del mun­do fa­vo­ri­tas?

Lon­dres me en­can­ta, es una gran ciu­dad. En Mé­xi­co he es­ta­do un par de ve­ces y lo en­cuen­tro apa­sio­nan­te; la gen­te es muy di­ver­ti­da, muy ale­gre y te tra­tan de ma­ra­vi­lla. Tu­lum, Aca­pul­co y Oa­xa­ca me pa­re­cen ma­ra­vi­llo­sos.

¿Quié­nes son tus di­se­ña­do­res pre­fe­ri­dos?

Me en­can­tan las pro­pues­tas de Te­re­sa Hel­big. Tam­bién me gus­tan mu­cho Cor­ta­na y Lo­ren­zo Ca­pri­le, to­dos di­se­ña­do­res es­pa­ño­les. Me gus­tan las pren­das de Man­go, son su­per­prác­ti­cas y có­mo­das.

¿Cuá­les son tus pla­ti­llos fa­vo­ri­tos?

El arroz, al igual que a mi ma­dre. Lo co­mo de to­das las for­mas: blan­co, en pae­lla, con man­te­qui­lla, con ajo, arroz con le­che, con so­ya... Úl­ti­ma­men­te me ha da­do por la qui­noa, me fas­ci­na. El pan to­ma­te con ja­món, un pla­ti­llo muy es­pa­ñol, es otro de mis pla­ce­res.

Has lle­va­do una vi­da muy com­ple­ta y ple­na, pe­ro ¿hay al­go que te fal­te por ha­cer?

Afor­tu­na­da­men­te ya he he­cho bas­tan­te: ya me ca­sé, tu­ve una hi­ja, me se­pa­ré… (ri­sas). Pe­ro creo que ir a la In­dia; es al­go que he que­ri­do ha­cer des­de ha­ce años pe­ro se me com­pli­ca por la agen­da la­bo­ral. Por otro la­do me en­can­ta­ría apren­der a tocar un ins­tru­men­to. Me gus­ta vi­vir el mo­men­to y po­co a po­co van sur­gien­do pla­nes.

“Mi ma­dre me edu­có pa­ra ser una per­so­na sen­ci­lla. Siem­pre qui­se lle­var una vi­da nor­mal pa­ra al­guien

de mi edad, co­mún y co­rrien­te”.

Eu­ge­nia Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.