Luis Ba­rra­gán

500 gra­mos de las ce­ni­zas del ar­qui­tec­to Luis Ba­rra­gán (1902-1988) aca­ba­ron he­chos dia­man­te en una mues­tra que se ex­hi­be en el MUAC de la UNAM. ¿Quién reali­zó tal pro­vo­ca­ción? La ar­tis­ta Jill Ma­gid, en un in­ten­to de pe­ne­trar en el ce­lo­so res­guar­do de Fe­de

Caras (México) - - Contenido - Por Ga­brie­lla Mo­ra­les-Ca­sas

El re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to cu­yas ce­ni­zas fue­ron he­chas dia­man­te.

En CA­RAS nos pre­gun­ta­mos: ¿a al­guno de nues­tros lec­to­res le gus­ta­ría ser in­mor­ta­li­za­do co­mo una jo­ya? ¿Al­guien que­rría ser con­ver­ti­do en un sun­tuo­so dia­man­te? “No sé, pe­ro a Luis Ba­rra­gán, se­gu­ro que no le ha­bría gus­ta­do”. Eso di­ce, con­tun­den­te, el fi­ló­so­fo e in­ves­ti­ga­dor de la UNAM, el pro­fe­sor Raúl Tre­jo De­lar­bre, quien co­no­ció per­so­nal­men­te al ar­qui­tec­to y tra­ba­ja­ron jun­tos en al­gún pe­rio­do. “Él era muy cui­da­do­so y exi­gen­te con el uso de sus obras, re­cha­za­ba la mer­can­ti­li­za­ción bur­da de su tra­ba­jo y su apro­ve­cha­mien­to con tin­tes de es­pec­ta­cu­la­ri­dad”, afir­ma.

Tre­jo De­lar­bre no fue el úni­co en que­jar­se. La co­mu­ni­dad in­te­lec­tual es­tá es­pan­ta­da, pe­ro ¿por qué el úni­co ar­qui­tec­to me­xi­cano ga­na­dor del Pre­mio Pritz­ker en 1980 aca­bó en un so­li­ta­rio?

QUIÉN SE QUE­DÓ CON QUÉ

Se sa­be por dis­tin­tas pu­bli­ca­cio­nes, que el ar­qui­tec­to Luis Ba­rra­gán Mor­fín de­jó sus ob­je­tos per­so­na­les a su ami­go Ós­car Ig­na­cio Gon­zá­lez y a su ami­go de la in­fan­cia, Ig­na­cio Díaz Mo­ra­les; pe­ro no só­lo sus ob­je­tos per­so­na­les, tam­bién la en­co­mien­da de ele­gir una ins­ti­tu­ción ade­cua­da pa­ra su res­guar­do; así na­cie­ron la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra Ta­pa­tía (FAT) y la Ca­sa Luis Ba­rra­gán. El archivo pro­fe­sio­nal que­dó en ma­nos de Raúl Fe­rre­ra, so­cio del des­pa­cho de Ba­rra­gán, quien a su muer­te de­jó es­te ma­te­rial en ma­nos de su viu­da, Ro­sa­rio Uran­ga.

Uran­ga es el per­so­na­je cla­ve de to­do el ga­li­ma­tías en el que hoy de­ba­ti­mos. En un tex­to en Nexos pu­bli­ca­do en agos­to de 2016, el em­pre­sa­rio y co­lec­cio­nis­ta de ar­te, Cé­sar Cer­van­tes (due­ño de la Ca­sa Prie­to o Ca­sa Pe­dre­gal, de Luis Ba­rra­gán), di­ce que Uran­ga de­ci­dió ven­der el archivo, pri­me­ro, al Es­ta­do me­xi­cano, en 1993, y lue­go a par­ti­cu­la­res na­cio­na­les “al sen­tir­se ame­na­za­da y re­ba­sa­da, se­gu­ra­men­te”.

“Na­die: ni el Es­ta­do ni las di­ver­sas uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes o par­ti­cu­la­res se in­tere­sa­ron en com­prar­lo”, di­ce Cer­van­tes. Su com­pra­dor fue el ga­le­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se Max Pro­tetch, quien a su vez ven­dió lo que ya se lla­ma­ba el Archivo Luis Ba­rra­gán al mag­na­te sui­zo Rolf Fehl­baum, pro­pie­ta­rio de la fá­bri­ca Vi­tra y due­ño del mu­seo de ar­te que lle­va el nom­bre de esa em­pre­sa, ju­ra­do del Pre­mio Pritz­ker de ar­qui­tec­tu­ra du­ran­te mu­chos años y “uno de los prin­ci­pa­les co­no­ce­do­res, co­lec­cio­nis­tas y pro­mo­to­res de la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño en el mun­do”, afir­ma Cer­van­tes.

Fehl­baum se ca­só con la doc­to­ra en His­to­ria de la Ar­qui­tec­tu­ra, la ita­lia­na Fe­de­ri­ca Zan­co. Ali­ce Gre­gory, au­to­ra del tex­to “How Luis Ba­rra­gán Be­ca­me a Dia­mond”, de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta de cul­tu­ra The New Yor­ker, di­ce que el archivo se ven­dió por tres mi­llo­nes de dó­la­res en 1994 y se creó The Ba­rra­gan Foun­da­tion, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que Zan­co di­ri­ge des­de en­ton­ces.

Y aquí co­mien­za el dra­ma…

¿QUIÉN ES JILL MA­GID?

En 2013, la ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Jill Ma­gid, cu­ya obra se ca­rac­te­ri­za por “hu­ma­ni­zar las es­truc­tu­ras de po­der ins­ti­tu­cio­nal”, de acuer­do con Ali­ce Gre­gory, se in­tere­só por la obra de Ba­rra­gán y qui­so ac­ce­der a los ar­chi­vos, cu­ya pro­pie­dad in­te­lec­tual le per­te­ne­ce a The Ba­rra­gan Foun­da­tion.

El pro­ble­ma, di­ce Jill Ma­gid, en di­ver­sas en­tre­vis­tas “es que Fe­de­ri­ca Zan­co cree que es due­ña de to­do lo que exis­ta de Luis Ba­rra­gán y ame­na­za a las agen­cias fo­to­grá­fi­cas que cuen­tan con otro ma­te­rial, alu­dien­do que co­mo ella es due­ña de to­do, en­ton­ces tam­bién lo es de las re­pre­sen­ta­cio­nes de to­da la obra y la ima­gen del ar­qui­tec­to”, se­gún di­jo a Gre­gory en The New Yor­ker.

Ma­gid di­ce que sus abo­ga­dos neo­yor­qui­nos y bri­tá­ni­cos le di­je­ron que es­to era “bull­ying”, ya que en­vió una car­ta a la agen­cia fo­to­grá­fi­ca Mag­num, que po­see fo­tos de Ba­rra­gán, di­cien­do lo ci­ta­do, ade­más de ha­ber­se ne­ga­do a co­la­bo­rar con ella en la ex­po­si­ción que Ma­gid pre­pa­ra­ba so­bre la obra de Ba­rra­gán en su ga­le­ría me­xi­ca­na, La­bor, ubi­ca­da en San Mi­guel Cha­pul­te­pec.

Con­tes­ta­ta­ria co­mo es su obra, Jill mon­tó una ex­hi­bi­ción lla­ma­da The Wo­man in Som­bre­ro, en la que mos­tra­ba la ten­sa co­rres­pon­den­cia en­tre ella y Zan­co, “quien cam­bió su ac­ti­tud des­pués del in­te­rés que los me­dios in­ter­na­cio­na­les mos­tra­ron en la ex­hi­bi­ción”. En 2013, Ma­gid de­ci­dió con­fron­tar a Zan­co con la idea de en­viar­le un ani­llo de com­pro­mi­so con las ce­ni­zas de Luis Ba­rra­gán.

Aho­ra, lo que Jill Ma­gid afir­ma es que Fe­de­ri­ca Zan­co re­ci­bió co­mo re­ga­lo de com­pro­mi­so por par­te de Fehl­baum el archivo, de ahí la iro­nía de la sor­ti­ja co­mo un true­que por la obra del ar­qui­tec­to me­xi­cano. “Mi in­ten­ción era cam­biár­se­lo, pa­ra que la obra re­gre­sa­ra a Mé­xi­co y es­tu­vie­ra a dis­po­si­ción de to­dos los es­tu­dio­sos que que­re­mos acer­car­nos a Ba­rra­gán”.

LA TE­LE­NO­VE­LA…

Ma­gid la vi­si­tó en Birs­fel­den, Ba­si­lea, Sui­za, y le en­tre­gó el ani­llo, con una bo­te­lla de cham­pa­ña y una car­ta, se­gún re­co­ge The New Yor­ker. En es­ta mi­si­va, ci­ta­da en un bo­le­tín ofi­cial de Di­fu­sión Cul­tu­ral UNAM, Ma­gid di­ce a Zan­co: “No pon­go en du­da el com­pro­mi­so que has mos­tra­do ha­cia el archivo. No lle­go si­quie­ra a vis­lum­brar la enor­me y de­di­ca­da la­bor con que lo has or­ga­ni­za­do y pre­ser­va­do. Eso es ex­tra­or­di­na­rio y lo agra­dez­co. Pe­ro tam­bién te has con­ver­ti­do en su obs­tácu­lo. Tú y só­lo tú de­ci­des quién tie­ne ac­ce­so a la obra de Ba­rra­gán y quién no”.

Zan­co ne­gó es­ta “te­le­no­ve­la crea­da en la men­te de Jill”. A la pro­pia Ali­ce Gre­gory le di­jo que “no tie­ne ca­so re­gre­sar el archivo: ¿a quién?, ¿pa­ra qué?, ¿a un sis­te­ma bu­ro­crá­ti­co co­mo lo es el Go­bierno de Mé­xi­co? ¿Lo re­gre­so pa­ra que el archivo se aba­ra­te y mer­can­ti­li­ce co­mo se ha aba­ra­ta­do la ima­gen y obra de Fri­da Kah­lo, pa­ra que cual­quier re­vis­ta de mo­da pu­bli­que las fo­tos del archivo pa­ra de­cir ‘es­te es el co­lor de tem­po­ra­da, el ro­sa Ba­rra­gán’?. No”.

Co­rría el año 2014 cuan­do Ma­gid lo­gró re­unir en una ce­na a My­riam Va­chez, la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de Ja­lis­co y Hu­go Ba­rra­gán, uno de los so­bri­nos de Luis Ba­rra­gán, en­tre otros per­so­na­jes de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, ba­jo el ar­gu­men­to de que Jill ayu­da­ría a re­gre­sar el archivo a los me­xi­ca­nos. Lo lo­gró. En sep­tiem­bre de 2015, Ma­gid re­ci­bió 525 gra­mos de las ce­ni­zas de Ba­rra­gán –y es­tu­vo pre­sen­te en la ex­hu­ma­ción de la ur­na en la Ro­ton­da de los Ja­lis­cien­ses Ilus­tres– pa­ra en­viar­las a una em­pre­sa sui­za que se es­pe­cia­li­za en con­ver­tir res­tos en jo­yas.

En sep­tiem­bre de 2016, ba­jo el aus­pi­cio de San Fran­cis­co Ins­ti­tu­te, pre­sen­tó “The Pro­po­sal”, el dia­man­te mon­ta­do en un ani­llo de oro. To­da es­ta his­to­ria se su­po, pre­ci­sa­men­te, por el ar­tícu­lo de Ali­ce Gre­gory pre­vio al ope­ning, en agos­to. Es­te ar­tícu­lo fue cap­ta­do por el es­cri­tor me­xi­cano Juan Vi­llo­ro, quien co­men­zó a cues­tio­nar el pro­ce­der de Ma­gid en su co­lum­na se­ma­nal en el dia­rio Re­for­ma, co­mo “una aven­tu­ra de ar­te y ne­cro­fi­lia” que aten­ta­ba con­tra las creen­cias del pro­pio Ba­rra­gán, “pro­fu­so ca­tó­li­co que odia­ba los or­na­men­tos”.

Vi­llo­ro, el ar­qui­tec­to Fran­cis­co Gon­zá­lez Cor­tá­zar, Ele­na Po­nia­tows­ka, el ar­tis­ta Fran­cis­co To­le­do, el ana­lis­ta po­lí­ti­co Je­sús Sil­va Her­zog Már­quez, el ar­qui­tec­to An­drés Ca­si­llas y otros des­ta­ca­dos per­so­na­jes del ar­te me­xi­cano, mos­tra­ron su preo­cu­pa­ción de que el cé­le­bre pro­yec­tis­ta me­xi­cano es­tu­vie­ra re­du­ci­do a una ba­na­li­dad.

LA UNAM, ¿AM­PLIO CRI­TE­RIO U OPORTUNISMO?

Lo que no sa­bían, es que un año des­pués lle­ga­ría al Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo (MUAC), de la UNAM, en una ex­po­si­ción lla­ma­da Una car­ta siem­pre lle­ga a su des­tino.

Los Ar­chi­vos Ba­rra­gán, que in­clu­ye 38 pie­zas y “The Pro­po­sal”. Fue inau­gu­ra­da el 27 de abril de 2017. El cu­ra­dor de la obra, Cuauh­té­moc Me­di­na –jun­to con Ale­jan­dra La­bas­ti­da–, de­fen­dió que la in­ten­ción no es mos­trar el dia­man­te, sino con­tar có­mo Jill in­ten­tó re­cu­pe­rar el archivo. Me­di­na di­jo: “Es­ta ex­po­si­ción bus­ca abrir el de­ba­te, no ge­ne­rar con­flic­to pú­bli­co; si po­de­mos acu­sar de al­go a Ma­gid, es de ha­cer una obra que nos afec­ta (emo­cio­nal­men­te)”.

Di­ce a pro­pó­si­to de ello Tre­jo De­lar­bre: “Las fron­te­ras en­tre el ar­te y la su­per­che­ría han lle­ga­do a ser de­ma­sia­do frá­gi­les, pe­ro aun así, el va­lor es­té­ti­co de esa obra de Ma­gid, así co­mo su ori­gen, ha­ce dis­cu­ti­ble su ex­hi­bi­ción en un mu­seo que se sos­tie­ne con re­cur­sos pú­bli­cos”.

Tam­bién arre­me­tie­ron con­tra el MUAC Em­ma, Luz Lo­re­na y Eu­la­lia Ba­rra­gán, so­bri­nas del re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to, quie­nes en­via­ron una car­ta a Cuauh­té­moc Me­di­na di­cien­do que Hu­go Ba­rra­gán no era el úni­co he­re­de­ro le­gí­ti­mo y que ellas nun­ca fue­ron con­sul­ta­das pa­ra la ex­hu­ma­ción, que la re­prue­ban y la­men­tan que él ha­ya ava­la­do se­me­jan­te co­sa y de­ja­do de la­do al res­to de la fa­mi­lia: “A no­so­tras nos pa­re­ce ama­ri­llis­mo que una ‘ar­tis­ta’ quie­ra sal­tar a la fa­ma a tra­vés de pro­fa­nar una tum­ba y que us­ted se apro­ve­che de es­to pa­ra lle­nar su mu­seo”, se­gún re­pro­du­jo Pro­ce­so .

An­te las crí­ti­cas, Jor­ge Vol­pi, di­rec­tor de Di­fu­sión Cul­tu­ral UNAM, ha de­fen­di­do su pos­tu­ra de mos­trar ar­te y de­ba­te, al pro­po­ner, por ejem­plo, me­sas de aná­li­sis so­bre el te­ma. Du­ran­te la me­sa ju­rí­di­ca or­ga­ni­za­da por el pro­pio MUAC, los es­pe­cia­lis­tas An­ge­li­na Cue Bo­la­ños, di­rec­to­ra de Cue & Ase­so­res; Luis C. Sch­midt, so­cio de Oli­va­res y Com­pa­ñía; Jor­ge Rin­gen­bach, ca­te­drá­ti­co de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UNAM, e In­grid Bre­na y Ses­ma, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM, con­clu­ye­ron que la obra “The Pro­po­sal” (o sea, el ani­llo) es le­gal aun­que re­sul­te in­mo­ral, “y es­tá su­je­ta a ser pro­te­gi­da co­mo obra in­te­lec­tual”, di­jo Cue.

Por su par­te, Bre­na co­men­tó que la sus­trac­ción de las ce­ni­zas no fue ile­gal, pe­ro sí irre­gu­lar “por­que no re­sul­ta­ban su­fi­cien­tes las au­to­ri­za­cio­nes de los ci­ta­dos fa­mi­lia­res, de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les ni de las sa­ni­ta­rias. Fal­tó el ele­men­to pri­mor­dial: un de­cre­to que re­vo­ca­ra al de­cre­to pre­vio”, ya que los res­tos del

ar­qui­tec­to es­ta­ban por or­den ofi­cial en la Ro­ton­da de los Ja­lis­cien­ses Ilus­tres. El per­mi­so otor­ga­do a Ma­gid lo gi­ró el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ayun­ta­mien­to de Gua­da­la­ja­ra, J. Je­sús Lo­me­lí Ro­sas, en ma­yo de 2015.

EL ARCHIVO, ¿SECUESTRADO?

De la ex­hu­ma­ción que ha in­dig­na­do a mu­cha gen­te, ya no hay mar­cha atrás; pe­ro vol­vien­do al mó­vil del asun­to, el tra­ta­mien­to del archivo pro­fe­sio­nal por par­te de The Ba­rra­gan Foun­da­tion, lo que Ma­gid pu­so so­bre la me­sa fue que si Fe­de­ri­ca Zan­co ce­die­ra el archivo, lo abrie­ra y per­mi­tie­ra su li­bre con­sul­ta, “en­ton­ces na­da de es­to hu­bie­ra pa­sa­do”. Con­ver­tir a Ba­rra­gán en ani­llo de com­pro­mi­so fue su for­ma crea­ti­va de de­nun­ciar el se­cues­tro del archivo e “in­ten­tar re­cu­pe­rar­lo pa­ra Mé­xi­co”. Ese es el meo­llo del asun­to.

Pe­ro no to­dos coin­ci­den. Sa­le a la de­fen­sa de Zan­co, de nue­vo, Cé­sar Cer­van­tes, al de­cir que el archivo “es­tá en bue­nas ma­nos, en con­di­cio­nes

fí­si­cas in­me­jo­ra­bles, de equi­po hu­mano, e ins­ta­la­cio­nes. Lle­va mu­chos años de cla­si­fi­ca­ción, cer­ti­fi­ca­ción, lim­pie­za, res­tau­ra­ción y fi­ja­ción de mi­les de do­cu­men­tos pa­ra po­der­los ca­ta­lo­gar, es­ca­near y com­par­tir vir­tual y fí­si­ca­men­te cuan­do el ca­so lo ame­ri­te; pe­ro con las li­mi­ta­cio­nes nor­ma­les de una obra en pro­ce­so”.

“Quien ac­ce­de es a gus­to de Zan­co”, di­ce por su par­te Loui­se Nöe­lle, aca­dé­mi­ca del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Es­té­ti­cas de la UNAM, au­to­ra del li­bro Luis Ba­rra­gán: bús­que­da y

crea­ti­vi­dad, quien fue re­cha­za­da “en re­pe­ti­das oca­sio­nes”. Es­to lo di­jo du­ran­te otra de las me­sas de de­ba­te or­ga­ni­za­das por el MUAC, a pro­pó­si­to de la mues­tra de Ma­gid. Lo mis­mo pien­sa Juan Pa­lo­mar, ini­cia­dor de la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra Ta­pa­tía, se­gún re­co­gió Ali­ce Gre­gory en The New Yor

ker, mien­tras que el ar­qui­tec­to Gon­zá­lez Cor­tá­zar con­si­de­ra que Zan­co res­guar­da el archivo, “con ab­so­lu­ta ta­ca­ñe­ría”, se­gún es­cri­bió en Pro­ce­so.

En la úni­ca en­tre­vis­ta que Fe­de­ri­ca Zan­co ha con­ce­di­do en Mé­xi­co, al dia­rio Re­for­ma en abril de es­te año,

la his­to­ria­do­ra ita­lia­na acla­ra que ella só­lo es di­rec­to­ra de The Ba­rra­gan Foun­da­tion y no de­ci­de a pla­cer quién pue­de uti­li­zar el archivo: “Nun­ca fui ni soy due­ña del Archivo de Ba­rra­gán –reite­ra que no le fue do­na­do co­mo re­ga­lo de com­pro­mi­so– y tam­po­co per­te­ne­ce a Vi­tra. El archivo no es­tá secuestrado. Es­tá sien­do tra­ba­ja­do con la fi­na­li­dad de pro­du­cir va­rias cla­ves de ac­ce­so pa­ra in­ves­ti­ga­cio­nes fu­tu­ras”, y no a su co­mer­cia­li­za­ción, “que es lo que mu­chas per­so­nas so­li­ci­tan”.

Si es­to es cier­to, en­ton­ces sal­ta la pre­gun­ta: si un par­ti­cu­lar me­xi­cano, o una fun­da­ción de las mu­chas que exis­ten hoy en el país, tu­vie­ra el in­te­rés y el di­ne­ro pa­ra re­pa­triar el archivo pro­fe­sio­nal de Ba­rra­gán, ¿po­dría ad­qui­rir­lo? No. Por­que “no es­tá en ven­ta”, di­jo Zan­co al dia­rio ca­pi­ta­lino.

Re­co­no­ció que en al­gún mo­men­to la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra Ta­pa­tía (FAT) mos­tró vi­sos de com­pra, sin ofer­tas o ne­go­cia­cio­nes pun­tua­les, pe­ro la res­pues­ta de The Ba­rra­gan Foun­da­tion fue que no es­ta­ba dis­po­ni­ble a la ven­ta, só­lo a la con­sul­ta “y nun­ca se ha ne­ga­do la con­sul­ta a na­die”. El mo­ti­vo es que “es­tá sien­do tra­ba­ja­do pa­ra un ca­tá­lo­go”, pe­ro tam­po­co es­pe­ci­fi­ca cuán­to tiem­po lle­va­rá ter­mi­nar­lo; por cier­to, el archivo con­sis­te en to­dos los ren­ders, di­bu­jos, grá­fi­cas y cálcu­los que Ba­rra­gán hi­zo du­ran­te to­da su ca­rre­ra.

En Mé­xi­co, el ma­te­rial que se tie­ne per­te­ne­ce a la Fun­da­ción Ba­rra­gán, que di­ri­ge Ca­ta­li­na Cor­cue­ra, di­rec­to­ra a su vez de la Ca­sa Luis Ba­rra­gán en la co­lo­nia San Mi­guel Cha­pul­te­pec, ca­ta­lo­ga­da co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO. En ella, se res­guar­dan, ade­más de mo­bi­lia­rio, or­na­men­tos y ob­je­tos per­so­na­les del ar­qui­tec­to, una bi­blio­te­ca de 2 mil 170 li­bros, fo­to­gra­fías rea­li­za­das por él y re­tra­tos con per­so­na­jes de al­ta im­por­tan­cia his­tó­ri­ca pa­ra Mé­xi­co, co­mo Fri­da Kah­lo, Die­go Ri­ve­ra, Chu­cho Re­yes, el Dr. Atl, y Ma­tías Göe­ritz, por men­cio­nar a al­gu­nos. Es de­cir, en Mé­xi­co se tie­ne el archivo emo­cio­nal, no el in­te­lec­tual.

La Ca­sa Prie­to o Ca­sa Pe­dre­gal tam­bién fun­cio­na co­mo ins­ta­la­ción vi­va, pe­ro no es­tá abier­ta al pú­bli­co y sus ob­je­tos son pro­pie­dad pri­va­da. Cla­ro que te­ne­mos en la ca­lle Las To­rres de Sa­té­li­te, el pe­que­ño la­gar­to del Pe­dre­gal (ubi­ca­do en Ave­ni­da de las Fuen­tes), per­te­ne­cien­te a un edi­fi­cio par­ti­cu­lar –y hay que de­cir­lo, muy des­cui­da­do–, in­clu­so una pe­que­ña ca­sa blan­ca en Ave­ni­da Mé­xi­co, en la co­lo­nia Con­de­sa –po­co co­no­ci­da y en cons­tan­te ren­ta–, el pro­yec­to ur­bano ori­gi­nal Las Ar­bo­le­das, o las pri­me­ras ca­sas del ar­qui­tec­to en su na­tal Gua­da­la­ja­ra, ade­más de la men­cio­na­da Ca­sa Luis Ba­rra­gán.

En ese te­nor, la pro­pues­ta de Ma­gid pa­re­ce­ría he­roi­ca… ex­cep­to por­que su for­ma fue, a de­cir de la co­mu­ni­dad in­te­lec­tual, de mal gus­to, in­mo­ral y an­ti­éti­ca; de pa­so, la crí­ti­ca se ex­ten­dió a Di­fu­sión Cul­tu­ral UNAM por “opor­tu­nis­ta y mer­can­ti­li­za­do­ra del ar­te”.

He­roi­co tam­bién, po­dría con­si­de­rar­se el apa­sio­na­do res­guar­do de Fe­de­ri­ca Zan­co so­bre el archivo; tan­to, que no to­do el mun­do lo pue­de ver.

Lo úni­co se­gu­ro es que al fi­nal, Fe­de­ri­ca Zan­co sí tie­ne razón en al­go: que la fi­gu­ra de Luis Ba­rra­gán se ha con­ver­ti­do en una te­le­no­ve­la.

Loui­se Nöe­lle, in­ves­ti­ga­do­ra de la UNAM, afir­ma que le fue ne­ga­do el ac­ce­so al archivo Ba­rra­gán, pro­pie­dad de Fe­de­ri­ca Zan­co, “quien se sien­te due­ña del per­so­na­je y del te­ma, y pre­ten­de de­man­dar a cual­quie­ra que es­cri­ba o pu­bli­que so­bre el ar­qui­tec­to”.

La Ca­sa Luis Ba­rra­gán, ubi­ca­da en Ge­ne­ral Fran­cis­co Ra­mí­rez 12-14, en la co­lo­nia San Mi­guel Cha­pul­te­pec, fue cons­trui­da en 1984 co­mo ho­gar par­ti­cu­lar del ar­qui­tec­to. Es pro­pie­dad del Go­bierno del Es­ta­do de Ja­lis­co y de la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra...

El li­bro La ca­sa de Luis Ba­rra­gán: un va­lor uni­ver­sal, fue pu­bli­ca­do en 2011 por Edi­to­rial RM, en con­jun­to con Fun­da­ción Ban­co­mer y la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra Ta­pa­tía Luis Ba­rra­gán, pa­ra di­fun­dir la re­si­den­cia del ar­qui­tec­to. Es uno de los li­bros más...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.