PRO­YEC­TO AR­QUI­TEC­TO. El nue­vo ae­ro­puer­to de Nor­man Fos­ter y Fer­nan­do Ro­me­ro en la ciu­dad.

¿Por qué es­te ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co es per­fec­to pa­ra abor­dar el gran pro­yec­to de la ter­mi­nal aé­rea de la ciu­dad de Mé­xi­co?

Casa Viva (México) - - Content - POR JUAN MA­NUEL GÓMEZ

Asus 79 años, el ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co Sir Nor­man Fos­ter con­ti­núa pi­lo­tean­do su avión pri­va­do y man­tie­ne el 85 por cien­to de las ac­cio­nes de Fos­ter & Part­ners, em­pre­sa cons­truc­to­ra que se ha en­car­ga­do de va­rios pro­yec­tos icó­ni­cos del si­glo XX, como la cú­pu­la de cris­tal del par­la­men­to ale­mán (1992-1999), el ras­ca­cie­los de 47 pi­sos que al­ber­ga el ban­co de Hon­gKong y Shanghái (1979-1986), el puen­te del Mi­le­nio so­bre el río Tá­me­sis (1998-2002) y la red del me­tro de Bil­bao (1995). Sin con­tar, por su­pues­to, los ae­ro­puer­tos, los cua­les for­man par­te de su pa­sión por vo­lar.

En el ae­ro­puer­to de Stans­ted, que con­clu­yó en 1991, des­pués de 10 años de cons­truc­ción, se ve­ri­fi­can las ca­rac­te­rís­ti­cas de una ob­se­sión por vol­ver a los vie­jos tiem­pos, cuan­do abor­dar un avión era sen­ci­llo e im­pli­ca­ba un con­tac­to fí­si­co, sen­so­rial con las ae­ro­na­ves. Las an­ti­guas pis­tas, si­tua­das con­tra el viento pa­ra fa­vo­re­cer el ate­rri­za­je, eran flan­quea­das por las ca­rre­te­ras en las que cir­cu­la­ban los au­tos; des­de que se apro­xi­ma­ban, el pa­sa­je­ro po­día mi­rar los avio­nes, es­cu­char­los, oler­los, y ja­más los per­día de vis­ta, una vez den­tro del edi­fi­cio ter­mi­nal, has­ta el mo­men­to del abor­da­je. Stans­ted es­tá he­cho en un so­lo ni­vel, no tie­ne vericuetos; los pa­sa­je­ros avan­zan cla­ra y flui­da­men­te has­ta el si­tio en el que fac­tu­ran su equi­pa­je. De ahí via­jan en trans­por­tes has­ta sus avio­nes, los cua­les siem­pre es­tán a la vis­ta, mien­tras sus equi­pa­jes son trans­por­ta­dos sub­te­rrá­nea­men­te. Stans­ted es un ho­me­na­je a lo que im­pli­ca­ba vo­lar. Se pue­de

de­cir, en cam­bio, que los otros ae­ro­puer­tos pla­nea­dos por Fos­ter se cen­tran en las re­gu­la­cio­nes con­tem­po­rá­neas en cuan­to a se­gu­ri­dad, co­mo­di­dad y flu­jo de una can­ti­dad de pa­sa­je­ros que cre­ce día con día.

Si en Stans­ted cir­cu­lan al­re­de­dor de 23 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros por año, en el ae­ro­puer­to de Pe­kín, con­clui­do por Fos­ter & Part­ners en 2008, el flu­jo anual es de 43 mi­llo­nes. Ca­si el do­ble. Sin du­da los re­tos son otros, pe­ro son con­tra­res­ta­dos por la tec­no­lo­gía, que tam­bién avan­za día con día, y las so­lu­cio­nes de vi­sio­na­rios ex­pe­ri­men­ta­dos. Fos­ter & Part­ners ha rea­li­za­do tam­bién los ae­ro­puer­tos de To­cu­men, Pa­na­má (2011), Ku­wait (2011) y Jor­da­nia (2012), ade­más de es­ta­cio­nes de tren, re­des fe­rro­via­rias y mue­lles.

La obra que se rea­li­za­rá en la ciu­dad de Mé­xi­co re­quie­re de la apli­ca­ción de no­ta­bles re­cur­sos de in­ge­nie­ría por tra­tar­se de un te­rri­to­rio ines­ta­ble de ori­gen la­cus­tre, y se­ría di­fí­cil ima­gi­nar al­guien más ca­li­fi­ca­do que Fos­ter & Part­ners pa­ra con­se­guir­lo. El pro­yec­to, el cual se plantea en con­jun­to por el Go­bierno Fe­de­ral y los go­bier­nos lo­ca­les del DF y el Es­ta­do de Mé­xi­co, ha con­tem­pla­do tam­bién al­gu­nos pa­ra­le­los de ca­rác­ter sus­ten­ta­ble: la re­gu­la­ción de 38 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua, 25 plan­tas de tra­ta­mien­to de agua, 25 ki­ló­me­tros de dre­na­je, y la crea­ción de un bos­que de 670 hec­tá­reas. Con es­tas ac­cio­nes, que se em­pren­de­rán a la par del pro­yec­to, se pre­vé la pues­ta en ope­ra­ción del lla­ma­do Bos­que Me­tro­po­li­tano, el cual se es­tá plan­tean­do como un nue­vo pul­món ne­ce­sa­rio al orien­te del Va­lle de Mé­xi­co.

Un so­lo edi­fi­cio sin tre­nes re­du­ce tiem­po de es­pe­ra y ha­ce más efi­cien­te el ma­ne­jo de equi­pa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.