PER­SO­NA­JE DE­CO. La nue­va lí­nea en pla­ta y ma­de­ra del di­se­ña­dor ale­mán Bo­do Sper­lein.

Casa Viva (México) - - Carta Editorial - por Juan Ma­nuel Gó­mez / re­tra­to Ales­san­dro Bo

Lon­ge­vi­dad y au­ten­ti­ci­dad es lo que bus­ca Bo­do Sper­lein en los ar­tícu­los que hi­zo pa­ra Tane. Tal co­mo hi­zo con la ce­rá­mi­ca es­pa­ño­la de Lladró y la ja­po­ne­sa de Nik­ko, el di­se­ña­dor ale­mán ave­cin­da­do en Lon­dres, Bo­do Sper­lein, da una sa­cu­di­da ra­di­cal a la pla­ta de Tane. Pa­ra con­ce­bir la nue­va co­lec­ción de la fir­ma pla­te­ra más fi­na y tra­di­cio­nal de Mé­xi­co, qui­so re­cu­pe­rar las cua­li­da­des sa­lu­da­bles, lu­mi­no­sas y so­no­ras de ese ma­te­rial. “¿Por qué crees –nos pre­gun­ta Bo­do– que los ro­ma­nos ha­cían ja­rras de pla­ta? Pues por las pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas que otor­ga al agua que se vier­te en ella. Se ha­cían cam­pa­nas tam­bién, por su tim­bre tan es­pe­cial y, por su­pues­to, es­pe­jos, por su ca­pa­ci­dad lu­mi­no­sa y re­fle­jan­te”. Ade­más de can­di­les y pe­que­ñas cam­pa­ñas, creó pla­tos de ma­de­ra y mol­ca­je­tes pu­li­dos re­cu­bier­tos o con fi­los de me­ta­les pre­cio­sos. Hay te­te­ras y cu­bier­tos con apli­ca­cio­nes de ma­de­ra y me­tal. Tam­bién vol­teó la tí­pi­ca ima­gen del ga­llo y la vol­vió un enor­me y lu­mi­no­so can­de­la­bro col­gan­te. “Vol­ve­mos la mi­ra­da al pa­sa­do pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes con­tem­po­rá­neas”, re­ma­ta Bo­do Sper­lein des­de el show­room de Ca­sa Pa­la­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.