RE­POR­TA­JE. Ex­plo­ra los se­cre­tos de una in­men­sa can­te­ra de már­mol me­xi­ca­na.

Casa Viva (México) - - Carta Editorial - tex­to y fo­tos Juan Ma­nuel Gó­mez

Un via­je a las mon­ta­ñas de ro­ca que se con­ver­ti­rán

EN fiNAS LáMINAS DE RE­LU­CIEN­TES MáRMOLES.

C uan­do le pre­gun­té a Ra­fael Sa­lim, pre­si­den­te del Gru­po Te­ne­ri­fe, si no se ago­ta­ría la can­te­ra ita­lia­na de An­to­li­ni, su más im­por­tan­te so­cio co­mer­cial, su res­pues­ta fue con­tun­den­te: “¿De qué es­tás ha­blan­do? ¡De esa can­te­ra se hi­zo Ro­ma!”. Es­tá­ba­mos en el re­cién es­tre­na­do show­room de la ca­lle de Ma­saryk, en Po­lan­co, ro­dea­dos de cien­tos de grue­sas láminas de dis­tin­tos ti­pos de pie­dras (des­de cuar­zos mul­ti­co­lo­res, has­ta cuar­ci­tas y ónix), dis­pues­tos en tres pi­sos de es­ce­na­rios de en­sue­ño pa­ra mos­trar su apli­ca­ción, con mue­bles ita­lia­nos de ba­ño mar­ca Ges­si, o pi­sos de ma­de­ra ale­ma­na de la mar­ca Ha­ro (am­bas de ven­ta ex­clu­si­va en Te­ne­ri­fe). De esa vi­si­ta sur­gió la ini­cia­ti­va de rea­li­zar un via­je a al­gu­na de las can­te­ras de már­mol, ac­ti­vi­dad que hi­zo reali­dad el ar­qui­tec­to Ju­lio Cruz Ste­fa­no­ni, di­rec­tor ge­ne­ral de la su­cur­sal de Pue­bla, quien nos lle­vó a su can­te­ra, en los lin­de­ros con Ve­ra­cruz. Ver có­mo se cor­ta una só­li­da mon­ta­ña de pie­dra en re­ba­na­das de 300 to­ne­la­das es al­go muy im­pac­tan­te. De ahí sa­len blo­ques que se trans­por­tan a una fá­bri­ca pa­ra ser cor­ta­dos a su vez con cho­rros de agua a pre­sión, pa­ra lue­go ser pu­li­dos y or­ga­ni­za­dos en un be­llo y lim­pio show­room.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.