HE­CHO A MANO EN SUE­CIA

Una ca­sa re­suel­ta ar­te­sa­nal­men­te por la ex mo­de­lo Ma­lin Pers­son pa­ra sus tres hi­jos y el amor de su vi­da.

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Ma­tías Adrián Esteban / fo­tos de Pe­tra Bin­del

Tras quin­ce años de una exi­to­sa ca­rre­ra co­mo mo­de­lo en Ro­ma, Ma­lin Pers­son op­tó por lle­var una vi­da fa­mi­liar en el cam­po. Ha­ce tres años se mu­dó con sus tres hi­jos –Tia­go, de 10; Mi­lo, de 8, y Cleo, de 5– a Sue­cia. “No es­tá­ba­mos bus­can­do una ca­sa a re­ci­clar. Aca­bá­ba­mos de ter­mi­nar la re­no­va­ción de nues­tro de­par­ta­men­to en Ro­ma y no nos sen­tía­mos lis­tos pa­ra un proyecto tan gran­de”, nos di­ce.

“En­con­tra­mos es­ta ca­sa en Mal­mö, Sue­cia, cons­trui­da en 1908, y pen­sa­mos que el pro­ce­so de re­mo­de­la­ción po­dría du­rar va­rios años. Pe­ro la ca­sa re­ve­ló mu­chas sor­pre­sas”, cuen­ta Ma­lin, quien se me­tió de lleno con los ar­te­sa­nos en el pro­ce­so de re­no­va­ción. “Creo que es di­ver­ti­do. Pro­ba­ble­men­te fui car­pin­te­ro en una vi­da an­te­rior. Me en­can­ta pa­sar el ra­to con los tra­ba­ja­do­res”, agre­ga. Ella sa­be exac­ta­men­te lo que quie­re, ya sea el co­lor, la elec­ción de los ma­te­ria­les o la de­co­ra­ción de ca­da cuar­to. “Ten­go la ca­pa­ci­dad de en­trar en una ha­bi­ta­ción y dar­me cuen­ta de cuál es el es­ti­lo que ne­ce­si­ta”, ase­gu­ra Ma­lin. “Na­die en­ten­día, por ejem­plo, por qué la te­rra­za te­nía que ser ta­pia­da y no de ma­de­ra, que era más ba­ra­ta y fá­cil. El re­sul­ta­do fi­nal, sin em­bar­go, es que la te­rra­za sir­ve co­mo una ex­ten­sión na­tu­ral de la vi­vien­da”.

Si bien los pi­sos de már­mol ro­ma­nos fue­ron cam­bia­dos por par­quet de ma­de­ra sue­ca, las pe­sa­das an­ti­güe­da­des ita­lia­nas fue­ron ines­pe­ra­da­men­te bien re­ci­bi­das por la nue­va ca­sa.

“El so­fá ya fue re­ta­pi­za­do dos ve­ces. Así es co­mo se ha­ce en Ita­lia. To­da­vía hay buenos ta­pi­ce­ros allí, así que no es tan ca­ro”, nos pla­ti­ca. To­da la ca­sa es­tá en una ga­ma ver­de-gris-are­na-ama­ri­llen­to-ma­rrón, que crea un ambiente tran­qui­lo y ha­ce que se res­pi­re una luz es­pe­cial. Ca­da de­ta­lle es­tá pen­sa­do: las pe­ri­llas de bron­ce en los ra­dia­do­res; las ven­ta­nas de plo­mo cui­da­do­sa­men­te re­no­va­do; las puer­tas que se abren a la te­rra­za, que sir­ve de puen­te en­tre la cocina y el jar­dín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.