La car­ne de los dio­ses

El cor­te Ko­be ja­po­nés es el más de­li­ca­do y fino de las car­nes en el pla­ne­ta. Apor­te mi­le­na­rio a la co­ci­na

CEO Magazine Latam - - CONTENIDO - POR AIKO IMATZU

El cor­te Ko­be es fa­mo­so por ser el más ca­ro del pla­ne­ta, eso se ex­pli­ca por­que su sa­bor es úni­co, da­do que el li­na­je de las ter­ne­ras Wag­yü, cria­das en las lla­nu­ras del Ja­pón, es cui­da­do ce­lo­sa­men­te con los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad.

SE DI­CE QUE LAS TER­NE­RAS, de don­de se ob­tie­ne la car­ne Ko­be, dia­ria­men­te son ali­men­ta­das con cer­ve­za, ma­sa­jea­das con sa­ke y fi­na­men­te ce­pi­lla­das. A es­to se les su­ma una es­tric­ta die­ta a ba­se de fo­rra­je de ce­real y, se­gún la creen­cia po­pu­lar, has­ta mú­si­ca clá­si­ca pa­ra deses­tre­sar al ga­na­do y man­te­ner­lo con­ten­to.

Si bien sue­na exa­ge­ra­do eso de to­car­les Mo­zart, Cho­pin o Vi­val­di a las re­ses, lo que sí es se­gu­ro es que los ex­clu­si­vos cor­tes que lle­gan a la me­sa pro­vie­nen de ga­na­do con de­no­mi­na­ción de ori­gen de la re­gión ja­po­ne­sa de Ko­be, vo­ca­blo que sig­ni­fi­ca “puer­ta de los dio­ses”.

Pe­ro lo que real­men­te ha­ce es­pe­cial a es­ta car­ne es la aten­ción par­ti­cu­lar que re­ci­ben las ter­ne­ras ra­za ne­gra Ta­ji­ma-us­hi de va­cuno Wag­yü (“va­ca ja­po­ne­sa”). Ca­da cui­da­dor de­di­ca 28 me­ses de su vi­da ex­clu­si­va­men­te a los be­ce­rros, ve­la por su ali­men­to, los pa­sea por pas­ti­za­les de Ko­be, y los lle­na de un sin­fín de mi­mos y con­si­de­ra­cio­nes es­pe­cia­les, una obli­ga­ción que lo ha­ce ale­jar­se de su fa­mi­lia du­ran­te un lar­go tiem­po.

VACAS CON­SEN­TI­DAS

Las ter­ne­ras son ali­men­ta­das con fo­rra­je, pa­jas de arroz, en­si­la­je en­te­ro (fer­men­ta­ción de car­bohi­dra­tos so­lu­bles del grano), su­ple­men­to de so­ya, maíz, ce­ba­da, y tri­go. La ta­rea in­clu­ye vi­gi­lar el con­trol de pe­so, lo que con­vier­te a la ru­ti­na en un ré­gi­men sano y pla­cen­te­ro pa­ra el ani­mal. To­do es­to sin du­da se re­fle­ja en su al­to pre­cio en el mer­ca­do que os­ci­la los 425 dó­la­res el ki­lo.

La car­ne Ko­be es li­bre de hor­mo­nas y ace­le­ra­do­res de cre­ci­mien­to, ade­más que con­tie­ne ma­yo­res ni­ve­les de ome­ga 3, 6 y 9. Pre­sen­ta un co­lor ro­jo bri­llan­te y su gra­sa, gra­cias al áci­do olei­co, re­sul­ta más blan­ca, lo cual re­sul­ta en el fa­mo­so mar­mo­leo, que ca­rac­te­ri­za al cor­te, y que se for­ma gra­cias a la gra­sa in­te­gra­da den­tro del te­ji­do mus­cu­lar. A es­to se su­ma que su con­sis­ten­cia es de ma­yor fir­me­za y de sa­bor más dul­ce.

Es­ta ex­clu­si­va y dis­tin­ti­va car­ne, se en­cuen­tra a la ven­ta só­lo en tres tien­das fue­ra del Ja­pón: Ha­rrods (Lon­dres), Le Bon Mar­ché (Pa­rís) y City Mar­ket (Mé­xi­co). Su pre­sen­ta­ción lle­ga al re­tail en pa­que­tes pre­via­men­te ava­la­dos por el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos (US­DA), y cla­si­fi­ca­dos de acuer­do a la ca­li­dad que, en el ca­so de la car­ne de res, se di­vi­de en 12 dis­tin­tas ca­te­go­rías que, a su vez, se sub­di­vi­den en va­rias otras, co­mo se ex­pli­ca a con­ti­nua­ción:

• Stan­dard y se­lect. Ex­pen­di­das en car­ni­ce­rías y en pro­duc­tos en­la­ta­dos. Son las que pre­sen­tan me­nor gra­do de mar­mo­lea­do • Choi­ce. Pre­sen­ta va­ria­cio­nes ex­tre­mas de mar­mo­leo. Cier­tos cor­tes sue­len ser si­mi­la­res a los de ca­te­go­ría se­lect

• Pri­me. Pre­sen­ta un al­to gra­do al­to de mar­mo­leo y es con­si­de­ra­do pro­duc­to de éli­te. Só­lo 3% de la car­ne cla­si­fi­ca­da co­mo US­DA Pri­me se ofre­ce en lu­jo­sos y ex­clu­si­vos res­tau­ran­tes de car­ne.

• Ko­be. Se ha­lla en el ran­go más al­to de la ca­te­go­ría pri­me (el 12) y es con­si­de­ra­da la me­jor car­ne del mun­do. Con­tie­ne el ma­yor mar­mo­leo, lo cual es el prin­ci­pal fac­tor a to­mar en cuen­ta por el con­su­mi­dor pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­dad de la car­ne.

A fi­nal de cuen­tas la sa­bi­du­ría ja­po­ne­sa no se pue­de equi­vo­car, y sa­be que tan­tos me­ses de cui­da­do, de­di­ca­ción y ri­gor en el cui­da­do de las ter­ne­ras Wag­yü va­le la pe­na pa­ra com­pla­cer pa­la­da­res gour­mets con las bon­da­des de la más al­ta ca­li­dad de car­ne en el pla­ne­ta. La ex­qui­si­tez de su sa­bor es tan per­fec­ta co­mo el más de­li­ca­do hai­ku.

Es­ta car­ne es li­bre de hor­mo­nas y ace­le­ra­do­res de cre­ci­mien­to. Ade­más, otro de sus atri­bu­tos es que es ri­ca en Ome­ga 3, 6 y 9.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.