Vi­vir en otra épo­ca

Kim­berly Ho­tel, un via­je a la nos­tal­gia del art de­có

CEO Magazine Latam - - CONTENIDO - TEX­TO Y FO­TOS: JO­SÉ MA­NUEL VALIÑAS

AL INTERNARSE en el Ho­tel Kim­berly de Nue­va York, lo que uno pue­de es­pe­rar se re­su­me en dos pa­la­bras: pai­sa­je ur­bano. Tam­bién lu­jo, por su­pues­to. Y buen gus­to, cla­se y ca­te­go­ría. Sí, to­do eso. Y una gran ubi­ca­ción. Pe­ro la vis­ta que se pue­de al­can­zar en al­gu­nas de sus sui­tes y, so­bre to­do, en su ex­cep­cio­nal te­rra­za, es real­men­te fue­ra de se­rie.

En prin­ci­pio, lo que hay que ad­mi­rar es el es­ti­lo art de­có que ca­rac­te­ri­za tan­to al ho­tel co­mo a los res­tau­ran­tes Bis­tan­go y Em­pi­re Sta­ke Hou­se, y sus mu­chos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. Des­de que se des­li­za por su puer­ta gi­ra­to­ria em­pie­za uno a ab­sor­ber la esen­cia del Nue­va York de los años 30 y 40: el im­po­nen­te re­loj de pi­so del ves­tí­bu­lo, los cua­dros alu­si­vos a esas dé­ca­das de en­tre gue­rras, y la ele­gan­cia en ca­da uno de los de­ta­lles. La de­co­ra­ción com­ple­ta nos trans­por­tan a otra épo­ca.

La ubi­ca­ción es in­me­jo­ra­ble, en Mid­town Man­hat­tan, con ac­ce­so in­me­dia­to al Roc­ke­fe­ller Cen­ter, a unas cua­dras de Cen­tral Park, del Ra­dio City Mu­sic Hall y de la es­ta­ción Grand Cen­tral. Tam­bién, ca­mi­nan­do ape­nas unos mi­nu­tos se lle­ga al cen­tro de Broad­way, la zo­na que ca­da vez pa­re­ce lle­nar­se más de bu­lli­cio y co­lor, con nue­vas op­cio­nes pa­ra los aman­tes del tea­tro (recomendamos,

por cier­to, el mu­si­cal Beau­ti­ful, un sen­ti­do ho­me­na­je a Ca­ro­le King, la can­tan­te blan­ca que in­ter­pre­ta­ba el rag­ti­me con tan­to sen­ti­mien­to, que in­clu­so pa­re­cía ne­gra).

Las ha­bi­ta­cio­nes son es­pa­cio­sas y lle­nas tam­bién de de­ta­lles, des­de los ele­gan­tes si­llo­nes con vo­lu­tas has­ta los im­po­nen­tes es­pe­jos con mar­cos de ma­de­ra ta­lla­da. To­das las ca­mas tie­nen sá­ba­nas Fret­té, y las al­moha­das y edre­do­nes de plu­mas ga­ran­ti­zan un sue­ño real­men­te re­pa­ra­dor.

Pe­ro lo que más im­pre­sio­na es la te­rra­za, con su bar que cuen­ta con te­cho y pa­re­des re­trác­ti­les de cris­tal y pi­sos con ca­le­fac­ción, de mo­do que se pue­de dis­fru­tar en ca­da épo­ca del año.

En es­te áti­co-loun­ge se pue­de ver el edi­fi­cio de Chrys­ler en to­do su es­plen­dor mien­tras uno de­gus­ta los pla­ti­llos del chef Hum­ber­to Co­ro­na, ser­vi­dos en pe­que­ñas por­cio­nes, de mo­do que se pue­dan pro­bar va­rios. Así, la tár­ta­ra de atún, las pa­le­tas de cor­de­ro con ra­ta­toui­lle o las lá­mi­nas de ko­be se pue­den acom­pa­ñar de un coc­tel preparado por Alex Ott, un maes­tro de la mez­cla de be­bi­das que tra­ba­ja con más de 65 mar­cas de li­co­res y or­ga­ni­za se­mi­na­rios de com­bi­na­ción de be­bi­das y ma­ri­da­je con ali­men­tos en to­do el mun­do.

El di­se­ño es del ar­qui­tec­to Frank Den­ner, quien creó un ver­da­de­ro oa­sis so­bre la ur­be de hie­rro, y que pu­so la vis­ta pa­no­rá­mi­ca co­mo su ob­je­ti­vo pri­mor­dial. La ba­rra de bron­ce es­tá cor­ta­da a mano y re­ma­ta­da con gra­ni­to ne­gro. Las pa­re­des de hie­dra en cas­ca­da tie­nen de­ta­lles pin­ta­dos a mano por Ant­hony Cha­se, a la usan­za ve­ne­cia­na.

En cuan­to a los mue­bles, se apar­tan de­li­be­ra­da­men­te del tí­pi­co (y abu­rri­do) mo­bi­lia­rio de las te­rra­zas de res­tau­ran­tes. Fue­ron cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos por Pen­ta­sia De­signs de ca­sas de re­nom­bre co­mo B & B Ita­lia, Moooi y Piet Boon. ¿Y la ilu­mi­na­ción? Tam­bién es de au­tor: Brian Or­ter se pro­pu­so re­crear una nue­va ver­sión del an­ti­guo gla­mour holly­woo­den­se, con lu­ces tea­tra­les vin­ta­ge y cuer­das de bom­bi­llas in­can­des­cen­tes flo­tan­tes.

Muy cier­to que en es­ta im­po­nen­te te­rra­za, tan­to co­mo en el res­to del Ho­tel Kim­berly, coha­bi­tan la gran­de­za y la in­ti­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.