PES­TA­ÑAS XXL

Chic Lifestyle Nacional - - Belleza ⁄ - Más in­for­ma­ción en: https://www.in­ge­nes.com/

Una mi­ra­da de im­pac­to de­pen­de al má­xi­mo de tus pes­ta­ñas. Re­cuer­da que cuan­do de mas­ca­ra se tra­ta, más es me­jor, así que apli­ca las ca­pas que sean ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar un ma­xi look.

El desa­rro­llo cien­tí­fi­co al­can­za­do en pleno si­glo XXI, le ha per­mi­ti­do al ser hu­mano te­ner una vi­da más ple­na y su­pe­rar mu­chas de las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta co­ti­dia­na­men­te. Te­ne­mos mu­cho que apren­der co­mo es­pe­cie y es de es­pe­rar que nues­tro desa­rro­llo se sos­ten­ga tan­to en lo in­di­vi­dual, co­mo en lo co­lec­ti­vo; sea en el plano ma­te­rial o es­pi­ri­tual.

La es­pe­ran­za de un mun­do me­jor, pa­sa de­fi­ni­ti­va­men­te por la ne­ce­si­dad de pro­crear y trans­mi­tir a otros nues­tros va­lo­res e idea­les. Dar ori­gen a una nue­va vi­da es, sin du­da, uno de los ac­tos más su­bli­mes que ex­pe­ri­men­ta­mos co­mo se­res hu­ma­nos. Sin em­bar­go la pro­crea­ción no siem­pre se da con­for­me a lo es­pe­ra­do y los pro­yec­tos per­so­na­les, de pa­re­ja y fa­mi­lia­res se ven vul­ne­ra­dos o echa­dos por tie­rra.

Por for­tu­na, el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, nos brin­da bue­nas he­rra­mien­tas que au­men­tan no­ta­ble­men­te las po­si­bi­li­da­des de te­ner des­cen­den­cia. Pe­ro el uso de ta­les so­por­tes re­quie­re no so­lo de una aten­ción mé­di­ca y psi­co­ló­gi­ca ade­cua­da, sino tam­bién de un con­tex­to pro­pi­cio pa­ra que quie­nes pa­san por es­te tran­se res­tau­ren su in­te­gri­dad fí­si­ca y emo­cio­nal.

Des­pués de vi­vir en pa­re­ja, el de­seo de te­ner un hi­jo es tal vez, la de­ci­sión más im­por­tan­te en la vi­da de cual­quier per­so­na. Cua­les­quie­ra que sean las cau­sas por las que un an­he­lo co­mo es­te se vea im­pe­di­do, tie­ne efec­tos in­gra­tos en la pa­re­ja. La in­fer­ti­li­dad es un es­ta­do del sis­te­ma re­pro­duc­ti­vo que im­po­si­bi­li­ta un em­ba­ra­zo des­pués de do­ce me­ses de in­ten­to. Es­ta con­di­ción afec­ta en di­fe­ren­tes gra­dos la es­ta­bi­li­dad de quie­nes bus­can con­ver­tir­se en pa­dres.

En torno a la pa­re­ja exis­te una se­rie de pre­sio­nes (vo­lun­ta­rias o no) por par­te de fa­mi­lia­res y ami­gos quie­nes na­tu­ral­men­te es­pe­ran el anun­cio de la lle­ga­da de un bebé. Des­de lue­go que las exi­gen­cias del en­torno fa­mi­liar y so­cial pue­den coin­ci­dir con los de­seos de los in­di­vi­duos, pe­ro la fal­ta de com­pren­sión y co­no­ci­mien­to so­bre de los pro­ce­sos que ca­da quién vi­ve, ha­cen que un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co se trans­for­me en al­go mu­cho más gran­de y di­fí­cil de en­fren­tar.

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud (OMS), la in­fer­ti­li­dad afec­ta a cer­ca de un 10% de las pa­re­jas en edad re­pro­duc­ti­va. Asi­mis­mo, se ha de­mos­tra­do que el ser hu­mano es muy sus­cep­ti­ble a ser in­fér­til gra­cias a fac­to­res de to­xi­ci­dad am­bien­tal y ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y psi­co­ló­gi­cos. Una si­tua­ción co­mo es­ta no es fá­cil de so­bre­lle­var pa­ra la pa- re­ja si con­si­de­ra­mos tam­bién cier­tas ideas im­plí­ci­tas en la cul­tu­ra que pro­vo­can que los hom­bres vi­van la in­fer­ti­li­dad ais­la­da­men­te y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta con agre­si­vi­dad, co­mo una res­pues­ta im­pul­si­va an­te la frus­tra­ción. Por otro la­do, en mu­je­res pue­de pro­vo­car un mar­ca­do sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad y emo­cio­nes que no son las me­jo­res alia­das en la to­ma de de­ci­sio­nes. Es­ta di­ver­gen­cia en­tre hom­bres y mu­je­res sue­le ser un te­rreno fér­til pa­ra que sur­jan cri­sis con con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Afor­tu­na­da­men­te, la in­fer­ti­li­dad no re­pre­sen­ta en sí mis­ma una li­mi­ta­ción in­fran­quea­ble mien­tras que se atien­da de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal y con el apo­yo de la cien­cia.

El Ins­ti­tu­to de Fer­ti­li­dad y Ge­né­ti­ca In­ge­nes ofre­ce una aten­ción in­te­gral pa­ra la pa­re­ja con di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ce­bir un bebé. No só­lo ofre­ce di­ver­sos mé­to­dos y pro­ce­di­mien­tos de tec­no­lo­gía avan­za­da con al­tas pro­ba­bi­li­da­des de con­ver­tir a la pa­re­ja en pa­dres, sino que pro­por­cio­na a las per­so­nas el apo­yo es­pe­cia­li­za­do pa­ra en­fren­tar la co­yun­tu­ra con se­re­ni­dad y es­pe­ran­za.

Pa­ra In­ge­nes es im­por­tan­te ate­nuar el des­gas­te fí­si­co, emo­cio­nal y eco­nó­mi­co que re­pre­sen­ta un pro­ce­so co­mo és­te. Las op­cio­nes ini­cian con un diag­nós­ti­co con­fia­ble y el ac­ce­so a sus pro­gra­mas In­te­gra­les BEC (Ba­jan­do Es­tre­llas del Cie­lo), los cua­les con­si­de­ran ca­da uno de los fac­to­res in­vo­lu­cra­dos en es­ta si­tua­ción pa­ra que la pa­re­ja al­can­ce su sue­ño de te­ner un bebé.

El ins­ti­tu­to cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra y per­so­nal es­pe­cia­li­za­dos, lo cual les per­mi­te desa­rro­llar sus pro­pias in­ves­ti­ga­cio­nes y ofre­cer tra­ta­mien­tos in­te­gra­les, ava­la­dos por ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Fer­ti­lity Cen­ters of Illi­nois, el Cin­ves­tav, el Co­nacyt y la UNAM. Su com­pro­mi­so con la in­no­va­ción cien­tí­fi­ca los ha lle­va­do a crear nue­vas y me­jo­res téc­ni­cas que com­ple­men­tan sus pro­gra­mas in­te­gra­les, por ejem­plo: la se­lec­ción de se­xo del bebé, diag­nós­ti­cos ge­né­ti­cos pa­ra des­car­tar con­di­cio­nes co­mo el Sín­dro­me de Down, pro­gra­mas de pre­ser­va­ción pa­ra con­ge­lar óvulos y es­per­ma­to­zoi­des, en­tre otros.

In­ge­nes cuen­ta con ins­ta­la­cio­nes au­tó­no­mas en va­rias ciu­da­des del país, así co­mo con al­ta tec­no­lo­gía y un equi­po hu­mano con­for­ma­do por es­pe­cia­lis­tas ex­pe­ri­men­ta­dos en di­ver­sas áreas, que tra­ba­jan coor­di­na­da­men­te pa­ra re­sol­ver ca­da ca­so co­mo si fue­ra úni­co, lo­gran­do que, 9 de ca­da 10 pa­re­jas que con­fíen en ellos, lo­gren te­ner un bebé en ca­sa.

La tec­no­lo­gía y cien­cia bio­ló­gí­ca es­tán hoy más cer­ca des­de la crea­ción de dis­po­si­ti­vos del ta­ma­ño de una cé­lu­la has­ta la re­pro­duc­ción asis­ti­da pa­ra pro­crear un nue­vo ser hu­mano.

ur­ban de­cay

be­ne­fit

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.