HO­TEL VI­LLA TE­QUI­LA

Un lu­gar en don­de se res­pi­ran his­to­rias de fa­mi­lia, re­cuer­dos y anéc­do­tas pa­ra com­par­tir con nues­tros vi­si­tan­tes

Chic Lifestyle Nacional - - Publirreportaje -

Es­ta an­ti­gua fin­ca del es­ti­lo de las ca­so­nas del si­glo XIX, hoy co­no­ci­da co­mo el Ho­tel Vi­lla Te­qui­la es­tá vin­cu­la­da con las fa­mi­lias Te­qui­len­ses que die­ron ori­gen a nues­tra be­bi­da na­cio­nal por ex­ce­len­cia; el te­qui­la. Sien­do un lu­gar de des­can­so pa­ra la fa­mi­lia y amis­ta­des más cer­ca­nas, es­ta pro­pie­dad re­fle­ja y trans­mi­te la año­ran­za del pa­sa­do, fiel tes­ti­go de la vi­da tran­qui­la y tra­di­cio­nal que vi­vían los Te­qui­len­ses. De fa­cha­da dis­cre­ta, sor­pren­den sus in­te­rio­res, con de­ta­lles de gran es­ti­lo y tra­di­ción, que con­ser­va al­gu­nos de sus mue­bles ori­gi­na­les. En la re­cep­ción, dan­do la bien­ve­ni­da, un mu­ral, obra de la maes­tra Car­men Gó­mez, ho­me­na­je al viejo ar­te de la de­co­ra­ción so­bre mu­ros, si­mu­lan­do un pai­sa­je aga­ve­ro de her­mo­sos azu­le­jos acom­pa­ña a un an­ti­guo fo­nó­gra­fo fe­cha­do de 1900 y has­ta un te­lé­fono que si­gue fun­cio­nan­do co­mo en aque­llos días. La re­cep­ción an­ti­gua­men­te era la ca­sa del ca­pa­taz, quien res­guar­da­ba la se­gu­ri­dad y lim­pie­za de la pro­pie­dad. En la en­tra­da aún se en­cuen­tra una bás­cu­la don­de los cam­pe­si­nos pe­sa­ban los gra­nos y hor­ta­li­zas que se le ven­dían a la fa­mi­lia. El ho­tel cuen­ta ac­tual­men­te con 20 ha­bi­ta­cio­nes, 8 de es­tas son las ori­gi­na­les de la an­ti­gua fin­ca lo­ca­li­za­das en el edi­fi­cio prin­ci­pal, ca­da una con per­so­na­li­dad pro­pia, con ese to­que his­tó­ri­co y má­gi­ca esen­cia. Las que al­gu­na vez fue­ron ca­ba­lle­ri­zas, se con­vir­tie­ron en ha­bi­ta­cio­nes que hoy te re­ci­ben pa­ra ofre­cer­te un es­pa­cio re­la­jan­te. Aún se res­pi­ra en sus jar­di­nes el aro­ma a “hue­le de no­che” que te en­vuel­ve y te in­vi­ta a dis­fru­tar de la al­ber­ca, ro­dea­da de un am­bien­te dis­cre­to y ele­gan­te. El cuar­to de ma­sa­jes se ubi­ca don­de an­te­rior­men­te eran los gra­ne­ros y cuar­to de mon­tu­ras. El es­ta­cio­na­mien­to fue el cam­po de siem­bra y don­de se rea­li­za­ba cha­rrea­das. El área del bar, jus­to don­de es­tá el viejo ár­bol de man­gos, era el lu­gar pre­di­lec­to de sus ha­bi­tan­tes, ya que ahí se reunían pa­ra pa­sar lar­gas ho­ras de char­la, de­gus­tan­do un fres­co man­go re­cién cor­ta­do del ár­bol o un buen tra­go de te­qui­la. En esa mis­ma área, un ár­bol cei­ba, ár­bol ma­ya de la pros­pe­ri­dad y la abun­dan­cia, del que la fa­mi­lia so­lía de­cir -Se ase­me­ja al ser hu­mano; sus par­tes li­sas/ver­des re­pre­sen­tan la bon­dad y las es­pi­nas la for­ta­le­za que te­ne­mos co­mo in­di­vi­duos an­te la ad­ver­si­dad. Es por ello que se in­vi­ta a nues­tros hués­pe­des a to­car las par­tes li­sas pa­ra que siem­pre es­tén ro­dea­dos de bue­na ener­gía (sa­lud, abun­dan­cia y pros­pe­ri­dad en su vi­da) y al to­car es­pi­nas, a pe­dir un de­seo de for­ta­le­za pa­ra las épo­cas de di­fi­cul­tad. Cuan­tas his­to­rias que­da­ron aquí guar­da­das, en el gran co­me­dor. Un her­mo­so piano Kra­nish&bach de 1875 es­tá ubi­ca­do en es­te lu­gar, jun­to a una con­so­la que se­gu­ra­men­te ame­ni­zó gran­des even­tos en su épo­ca. La “ca­sa prin­ci­pal” si­gue con­ser­van­do mue­bles y puer­tas ori­gi­na­les. El sa­lón de­no­mi­na­do “Fun­da­do­res” era la her­mo­sa es­tan­cia que con­ser­va la vi­tri­na ves­ti­da con pie­zas de co­lec­ción de la fa­mi­lia. En es­ta mis­ma área se en­cuen­tran las 8 ha­bi­ta­cio­nes ori­gi­na­les, una de ellas fue la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, don­de los pro­pie­ta­rios de la fin­ca des­can­sa­ban en sus lar­gas es­tan­cias en Te­qui­la, con una ti­na ro­ma­na en el ba­ño. El res­to de las ha­bi­ta­cio­nes eran ocu­pa­das por los de­más miem­bros de la fa­mi­lia e in­vi­ta­dos. En sus pa­si­llos, se con­ser­va el ro­pe­ro con la ropa de ca­ma con que ves­tían las ha­bi­ta­cio­nes, el baúl que al­ber­ga­ba las lám­pa­ras de no­che y más. Ca­be­ce­ras, ro­pe­ros, es­pe­jos, ca­da es­pa­cio te lle­va a vi­vir una épo­ca de oro del Mé­xi­co que de­jó hue­lla a pro­pios y ex­tra­ños. Uno de los lu­ga­res más ín­ti­mos de la fin­ca es “La ca­va” don­de la fa­mi­lia guar­da­ba, añe­ja­ba y de­gus­ta­ba sus te­qui­las pre­di­lec­tos. Ahí, los vi­si­tan­tes pue­den ba­jar a es­co­ger di­rec­ta­men­te su bo­te­lla pa­ra consumo, de­gus­tar un buen te­qui­la di­rec­to de la ba­rri­ca pa­ra brin­dar e in­clu­so ce­le­brar un mo­men­to ro­mán­ti­co en esas paredes que te en­vuel­ven y te atra­pan. El res­tau­ran­te del ho­tel, an­te­rior­men­te era una huer­ta y el jar­dín de leo­nes don­de se te­nía un po­zo pa­ra que los ca­ba­llos fue­ran a be­ber agua. En las lar­gas vi­tri­nas se ex­po­nen los te­qui­las de la ca­sa pro­mo­vien­do así las me­jo­res eti­que­tas de nues­tra des­ti­le­ría y pie­zas ori­gi­na­les re­la­cio­na­das al te­qui­la, da­ma­jua­nas, bo­te­llas an­ti­guas, etc. En aquel tiem­po la per­so­na en­car­ga­da de la co­ci­na era una ma­yo­ra, quien co­ci­na­ba de­li­cio­sos pla­ti­llos, sus vie­jas re­ce­tas se con­ser­van y hoy el vi­si­tan­te pue­de sa­bo­rear sus gui­sos; el mo­le ela­bo­ra­do de ma­ne­ra ar­te­sa­nal, el cha­mo­rro hor­nea­do a la le­ña, en­tre otros pla­ti­llos. In­vi­ta­mos a to­dos nues­tros hués­pe­des y vi­si­tan­tes a ser par­te de es­ta his­to­ria, a vi­vir mo­men­tos inol­vi­da­bles y se lle­ven la ex­pe­rien­cia de co­no­cer un lu­gar en don­de el tiem­po se de­tu­vo pa­ra que la his­to­ria y las vie­jas tra­di­cio­nes nun­ca se ol­vi­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.