Mu­jer EXI­TO­SA

Chic Magazine Hidalgo - - ENTREVISTA SOCIAL - POR: JOR­GE AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ / FO­TO:

CAR­LOS MER­CA­DO Ga­brie­la, or­gu­llo­sa de su es­ta­do de Hi­dal­go ha lo­gra­do abrir las puer­tas del triun­fo ba­jo la pre­mi­sa de la lu­cha, la per­se­ve­ran­cia, la de­di­ca­ción en ca­da mo­men­to de su vi­da. En la ac­tua­li­dad por su vi­da la­bo­ral re­si­de en la ciu­dad de Pue­bla, Gaby nos com­par­te su esen­cia pa­ra CHIC MA­GA­ZI­NE.

Gaby, há­bla­nos, ¿có­mo in­cur­sio­nas­te al sec­tor en el cual es­tás tra­ba­jan­do?

Des­de an­tes de ter­mi­nar mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal abrí pa­so a tra­ba­jar en una em­pre­sa del ra­mo in­dus­trial cer­ca­na del lu­gar don­de cre­cí, con el objetivo de te­ner un in­gre­so e ir ha­cien­do tra­yec­to­ria. En la Uni­ver­si­dad tu­ve la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar un in­ter­cam­bio a Bra­sil que me abrió la vi­sión de nue­vas cul­tu­ras, cos­tum­bres y ob­je­ti­vos; al re­gre­sar, tras un se­gun­do in­ten­to y es­tar po­co tiem­po en otro em­pleo que no me con­ven­cía, se me dio la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a una gran com­pa­ñía re­fres­que­ra que con­ser­vo con mu­cho ca­ri­ño, tras va­rios años de apren­di­za­je, co­no­cer a gran­des per­so­nas, me fui abrien­do pa­so a otros sec­to­res en el mis­mo sis­te­ma Co­ca Co­la den­tro del ra­mo lác­teo que sé ad­qui­rió, mis­mo que des­pués me lle­vó por la ex­pe­rien­cia ob­te­ni­da en acep­tar la in­vi­ta­ción de par­ti­ci­par pa­ra ocu­par la po­si­ción que aho­ra ten­go en otro gru­po em­pre­sa­rial.

¿Qué tan com­pli­ca­do ha si­do po­der abrir pa­so co­mo mu­jer en el sec­tor la­bo­ral?

Hoy en día con­se­guir un em­pleo no es un pro­ce­so sen­ci­llo pues­to que las exi­gen­cias son ca­da vez ma­yo­res y el mer­ca­do la­bo­ral sin los em­pleos su­fi­cien­tes; pe­ro tam­po­co tan di­fí­cil cuan­do se tie­nen ga­nas, de­pen­de mu­cho del ti­po de tra­ba­jo que deseas en­con­trar o em­pren­der, de la ac­ti­tud y cua­li­da­des con las que cuen­tes y te pre­pa­res pa­ra ello. Las opor­tu­ni­da­des las ge­ne­ra­mos no­so­tros con lo que ha­ce­mos y las de­ci­sio­nes que to­ma­mos, a ve­ces los obs­tácu­los son creen­cias o per­cep­cio­nes que nos im­pi­den con­se­guir nues­tro objetivo.

¿Qué ele­men­tos con­si­de­ras han si­do de­to­nan­tes pa­ra el al­can­ce de tus ob­je­ti­vos?

Mi fa­mi­lia, prin­ci­pal­men­te mis pa­dres que siem­pre han lu­cha­do por sa­car­nos ade­lan­te, to­das las per­so­nas que me apo­yan y han creí­do en mí; Dios que nun­ca me de­ja so­la, ni do­ble­gar an­te cual­quier pro­ble­ma; me da la fe y for­ta­le­za ne­ce­sa­ria. Mi pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal, ex­pe­rien­cia y cons­tan­cia en lo que quie­ro, las ga­nas, es­fuer­zo per­se­ve­ran­cia pa­ra lo­grar­los.

¿Qué mu­jer es pa­ra ti un ejem­plo a se­guir?

En pri­me­ra ins­tan­cia mi Ma­dre, por to­do lo que re­pre­sen­ta en mi vi­da es un án­gel in­con­di­cio­nal que me cui­da. Co­mo fi­gu­ra pú­bli­ca; Mi­che­lle Oba­ma, por su au­ten­ti­ci­dad, sen­ci­llez, en­tu­sias­mo que la ca­rac­te­ri­za. Fue un ejem­plo de cua­li­da­des in­di­vi­dua­les, trans­pa­ren­cia y hu­mi­dad a pe­sar de lo al­to que han lle­ga­do.

¿Qué con­se­jo da­rías a aque­llas mu­je­res que tie­nen sue­ños por cum­plir?

Que nun­ca per­mi­tan que el mie­do o per­so­nas les im­pi­dan rea­li­zar sus sue­ños. Que no se con­for­men, No per­mi­ta­mos el “no pue­do”, que sean va­lien­tes por­que so­mos muy ca­pa­ces si lo cree­mos y pro­po­ne­mos; hay gol­pes y tro­pie­zos sin em­bar­go na­die ha ido por un ca­mino fá­cil al éxi­to y se de­be te­ner la hu­mil­dad pa­ra sa­ber tam­bién que hay ba­ta­llas por las que no va­le la pe­na lu­char. Que se amen co­mo son y lu­chen siem­pre por lo que real­men­te las ha­ce fe­li­ces; apre­cien, va­lo­ren y vi­van el pre­sen­te por­que la vi­da se va en un abrir y ce­rrar de ojos.

El éxi­to no se mi­de en di­ne­ro, sino en la di­fe­ren­cia que mar­cas en las per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.