MÓ­NI­CA CAS­TE­LLA­NOS Una His­to­ria para CON­TAR

En su nue­vo li­bro, Mó­ni­ca Cas­te­lla­nos rin­de un ho­me­na­je a Gil­ber­to Bos­ques, un ver­da­de­ro hé­roe na­cio­nal del que po­co se ha­bla.

Chic Magazine Monterrey - - Entrevista Social - TEX­TO: LAU­RA SÁN­CHEZ |

“Me to­po con his­to­rias des­ga­rra­do­ras, te­rri­bles que de ver­dad me in­quie­ta­ron por la no­ches; así creo dos per­so­na­jes que acom­pa­ñan la his­to­ria de Gil­ber­to y vier­to en ellos la reali­dad que se vi­vía en esa te­rri­ble épo­ca de la his­to­ria”

A Gil­ber­to Bos­ques Saldívar se le co­no­ce en Eu­ro­pa co­mo el Schind­ler me­xi­cano, por­que al igual que el em­pre­sa­rio ale­mán, sal­vó más de 40 mil vi­das du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En Mé­xi­co po­cos son los que re­co­no­cen su gran la­bor hu­ma­ni­ta­ria, la cual ins­pi­ró a la es­cri­to­ra Mó­ni­ca Cas­te­lla­nos para es­cri­bir Aque­llas Ho­ras que nos Ro­ba­ron, su más re­cien­te no­ve­la. Fue du­ran­te una tar­de de lec­tu­ra que se en­con­tró en In­ter­net un ar­tícu­lo que plas­ma­ba la im­pre­sio­nan­te his­to­ria de Gil­ber­to Bos­ques, el di­plo­má­ti­co me­xi­cano otor­gó vi­sas me­xi­ca­nas a re­fu­gia­dos de gue­rra, de­vol­vién­do­les la paz y tran­qui­li­dad a sus vi­das. Sor­pren­di­da por lo po­co que sa­be de es­te per­so­na­je de­ci­dió in­ves­ti­gar­lo a fon­do, has­ta ubi­car en Ti­jua­na a su nie­to, a quien con­tac­tó para plan­tear­le la idea que te­nía en men­te. Gil­ber­to Bos­ques III res­pon­dió la lla­ma­da de la es­cri­to­ra y la con­tac­tó con su tía Lau­ra Bos­ques, quien des­pués de es­cu­char la pro­pues­ta ci­tó a Mó­ni­ca en su re­si­den­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

“Pa­sa­ron un par de se­ma­nas cuan­do Lau­ra me ha­bló para dar­me el sí y pac­tar las en­tre­vis­tas. Pri­me­ro me do­cu­men­té con el Ar­chi­vo His­tó­ri­co Genaro Es­tra­da de

la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, y al­gu­nos otros au­to­res, que ha­bían es­cri­to frag­men­tos de su his­to­ria. Em­pe­cé a re­unir in­for­ma­ción de un hom­bre que te­nía per­fil muy com­ple­to, un ti­po de po­lí­ti­co y di­plo­má­ti­co que hoy en día se ex­tra­ña, y ca­da vez su fi­gu­ra me ha­cía ad­mi­rar­lo más”, ex­pli­có.

Mó­ni­ca se en­tre­vis­tó con Lau­ra Bos­ques en la re­si­den­cia en la que Gil­ber­to vi­vió has­ta los 102 años; ahí, pu­do ver y sen­tir los ar­tícu­los y mue­bles que acom­pa­ña­ron al di­plo­má­ti­co en los úl­ti­mos años de su vi­da. Tras lar­gas se­sio­nes de pre­gun­tas y res­pues­tas, la es­cri­to­ra se sin­tió lis­ta para re­crear la his­to­ria de Bos­ques, muy a su es­ti­lo, y re­co­rrer los dis­tin­tos mo­men­tos his­tó­ri­cos de Mé­xi­co y la reali­dad eu­ro­pea de los años 30 y 40, cuan­do el fas­cis­mo es­ta­ba en pleno au­ge. “Cuan­do em­pe­cé a re­ca­bar los tes­ti­mo­nios de so­bre­vi­vien­tes de los cam­pos de in­ter­na­mien­to fran­cés, y de sus des­cen­dien­tes, me to­po con his­to­rias des­ga­rra­do­ras, te­rri­bles que de ver­dad me in­quie­ta­ron por la no­ches; así creo dos per­so­na­jes que acom­pa­ñan la his­to­ria de Gil­ber­to y vier­to en ellos la reali­dad que se vi­vía en esa te­rri­ble épo­ca de la his­to­ria”, men­cio­nó.

A tra­vés de 328 pá­gi­nas, Mó­ni­ca na­rra có­mo Bos­ques en­tre­gó pa­sa­por­tes me­xi­ca­nos a es­pa­ño­les que huían de Hitler y de Fran­co, re­fu­gián­do­los en dos cas­ti­llos que acon­di­cio­nó para que no só­lo tu­vie­ran un te­cho, sino una ca­li­dad de vi­da. Ba­jo su co­bi­jo, cer­ca de 40 mil exi­lia­dos lo­gra­ron lle­gar en bar­co a Mé­xi­co al fi­na­li­zar la gue­rra.

El li­bro es­tá dis­po­ni­ble en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y las prin­ci­pa­les li­bre­rías de la ciu­dad, y ten­drá su

mag­na pre­sen­ta­ción en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro Monterrey, el 20 de oc­tu­bre a las 16:00 ho­ras, en la Sa­la B de Cin­ter­mex.

FO­TOS: OMAR VALDEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.