Ce­ci­lia Bough­ton en en­tre­vis­ta

Chic Magazine Monterrey - - Indice - TEX­TO: RICARDO RO­DRÍ­GUEZ |

Apa­sio­na­da de la co­ci­na, Ce­ci­lia Bough­ton de Me­lo es una chef que plas­mó sus co­no­ci­mien­tos cu­li­na­rios en su li­bro De­trás de la Co­ci­na: Re­ce­tas des­de el Co­ra­zón, del cual nos pla­ti­có to­dos los de­ta­lles y su co­la­bo­ra­ción con la fun­da­ción Ya Pue­do Es­cu­char­te A.C.

¿CUÁN­DO Y POR QUÉ INI­CIÓ TU GUS­TO POR LA CO­CI­NA? Soy de Monterrey y lle­vo ca­si 10 años de­di­cán­do­me a la gas­tro­no­mía. Des­de pe­que­ña he te­ni­do fas­ci­na­ción por la co­ci­na, ya que veía a mis abue­los pa­ter­nos Lo­ren­zo y Blan­ca, que ha­cían co­mi­das to­dos los sá­ba­dos. El ver­los co­ci­nar to­do, des­de la pas­ta ar­te­sa­nal has­ta las mer­me­la­das, nos ins­pi­ró a los nie­tos a te­ner un amor muy es­pe­cial ha­cia la co­ci­na, y por el la­do de mi ma­má, mi abue­la Ali­cia or­ga­ni­za­ba y pre­pa­ra­ba las me­jo­res me­rien­das, con su va­ji­lla her­mo­sa y siem­pre muy or­ga­ni­za­da.

¿DÓN­DE TRA­BA­JAS AC­TUAL­MEN­TE?

Tra­ba­jo día a día en Cu­li­na­ria Crea­ti­va y lle­vo ca­si 10 años dan­do cla­ses de co­ci­na. ¿CÓ­MO SE LLA­MA EL LI­BRO MÁS RE­CIEN­TE QUE REALIZASTE Y QUÉ CON­TIE­NE? Mi li­bro se lla­ma De­trás de la Co­ci­na: Re­ce­tas des­de el Co­ra­zón y con­tie­ne re­ce­tas ex­pli­ca­das pa­so a pa­so, tan cla­ras que cual­quier en­tu­sias­ta las pue­de ha­cer, des­pués de to­do, la co­ci­na es para to­dos. Es un li­bro que en­la­za las emo­cio­nes, re­cuer­dos y sen­ti­mien­tos con la co­ci­na y tie­ne fra­ses her­mo­sas que nos co­nec­tan a to­dos con al­gún re­cuer­do o sen­ti­mien­to.

¿POR QUÉ LE RECOMIENDAS TU LI­BRO A LA GEN­TE?

Por­que les va a en­can­tar, lo van a dis­fru­tar, les va a des­per­tar el de­seo por co­ci­nar y ve­rán que sí pue­den, ade­más se van a iden­ti­fi­car con más de una de las fra­ses aso­cia­das a ca­da re­ce­ta. To­dos te­ne­mos re­cuer­dos, ya sean bue­nos, tris­tes o ale­gres.

¿ENQUÉTEINSPIRASTE PARAREALIZAR TULIBRO?

Me ins­pi­ré en mis re­cuer­dos y sen­ti­mien­tos, has­ta en al­gu­nas de las va­ji­llas que sa­len en las fotografías sig­ni­fi­can al­go para mí, pues eran de mis abue­las, de mi ma­má y has­ta de mis tías. Ade­más, ca­da pla­ti­llo re­pre­sen­ta mo­men­tos y re­cuer­dos muy es­pe­cia­les, que es­toy se­gu­ra la ma­yo­ría se va a iden­ti­fi­car.

¿QUÉMENSAJEQUIERESDARLE ALAGENTECONTULIBRO?

Los in­vi­to a co­ci­nar con ami­gos, con la fa­mi­lia, con la gen­te que más quie­ren. Es­te li­bro tan her­mo­so es­tá he­cho es­pe­cial­men­te para ayu­dar, si lo re­ga­lan en Na­vi­dad a sus amis­ta­des y fa­mi­lia­res, no só­lo es un li­bro con cau­sa, sino que ya ve­rán có­mo jun­tos va­mos a cam­biar mu­chas vi­das.

¿EN QUÉ CON­SIS­TE TU CO­LA­BO­RA­CIÓN CONLAFUNDACIÓNYAPUEDO ES­CU­CHAR­TE A.C.?

Es­te li­bro con to­do mi ca­ri­ño se hi­zo es­pe­cial­men­te para ayu­dar a la fun­da­ción para así re­cau­dar fon­dos y lo­grar com­prar apa­ra­tos au­di­ti­vos para per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos.

¿CÓ­MO HA SI­DO TU EX­PE­RIEN­CIA AL CO­LA­BO­RAR CON ES­TA FUN­DA­CIÓN?

Es una de las ex­pe­rien­cias más in­creí­bles de mi vi­da. Cuan­do vi a un pe­que­ño es­cu­char por pri­me­ra vez en su vi­da la voz de su ma­má, el ver la ex­pre­sión y el llan­to ale­gre de la ma­dre, y la ca­ra del pe­que­ño es al­go que nun­ca ol­vi­da­ré, son mo­men­tos que te de­jan mar­ca­dos. Es­to se lo­gró gra­cias a uno de los tan­tos apa­ra­tos au­di­ti­vos que la fun­da­ción do­nó y fui muy pri­vi­le­gia­da en ha­ber pre­sen­cia­do es­te mo­men­to.

¿POR QUÉ DECIDISTE TRA­BA­JAR DE LA MANO DE YA PUE­DO ES­CU­CHAR­TE A.C.?

He te­ni­do la for­tu­na de co­no­cer a Gaby González Ca­sas des­de mi in­fan­cia y los ca­mi­nos nos vol­vie­ron a cru­zar el día que lle­gó a to­mar cla­ses de co­ci­na, ahí mien­tras pla­ti­ca­ba con Ka­ri­na Assad, quien tam­bién fue mi alum­na, me co­men­tó de la fun­da­ción de Gaby. Es­te li­bro se hi­zo es­pe­cial­men­te para ayu­dar y sé que Dios y el des­tino nos jun­tó en el ca­mino.

¿DÓN­DE SE PUE­DE AD­QUI­RIR TU LI­BRO?

En la li­bre­ría La Ven­ta­na.

¿QUÉ MEN­SA­JE LE DAS A LA GEN­TE QUETODAVÍANOHACOLABORADO EN AL­GO AL­TRUIS­TA?

Les di­go que la vi­da no es­pe­ra, la sa­tis­fac­ción y ale­gría que te da el ayu­dar o dar tu tiem­po, por más pe­que­ño o sim­ple que creas que sea, le va a ha­cer una gran di­fe­ren­cia a al­guien.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA PARA TI AYU­DAR A LOS QUE MÁS LO NE­CE­SI­TAN?

To­dos ne­ce­si­ta­mos ayu­da de al­gu­na u otra ma­ne­ra, las per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos son los más vul­ne­ra­bles y en ver­dad ne­ce­si­tan de to­dos no­so­tros.

¿POR QUÉ LES RECOMENDARÍAS A LAS PER­SO­NAS QUE LEAN LI­BROS?

Por­que cuan­do lee­mos li­bros es co­mo rea­li­za­ran un via­je ins­tan­tá­neo. Los li­bros te ins­pi­ran, te en­se­ñan, son para leer­se, sub­ra­yar­se, si se en­su­cio pues se en­su­ció, al fi­nal son mar­cas del uso y de la vi­da.

“Me en­can­ta­ría ha­cer otro li­bro, trans­mi­tir la co­ci­na y la con­vi­ven­cia fa­mi­liar y en­tre ami­gos, la vi­da es muy cor­ta para no co­mer bien”.

FO­TOS: CORTESÍA

Para más in­for­ma­ción sí­gue­la en Ins­ta­gram @chef­cecy­bough­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.