NEW SPOT AR­GEN­TI­NA

DES­CU­BRE POR QUÉ EL TU­RIS­MO EN ES­TE PAÍS SE VUEL­VE MÁS BARATO Y FÁ­CIL DE VI­SI­TAR.

Chic Passport Monterrey - - NEWS - POR BENEDICT MANDER

Cuan­do se men­cio­na a la Pa­ta­go­nia, al­gu­nos via­je­ros con es­pí­ri­tu de aven­tu­ra se emo­cio­nan y ad­mi­ran su pai­sa­je sil­ves­tre. Sin em­bar­go eso po­cas ve­ces pa­sa cuan­do se men­cio­na a la Pu­na, los lu­na­res ári­dos y a me­nu­do su­rrea­lis­tas de la me­se­ta de las tie­rras al­tas al no­roes­te de Ar­gen­ti­na. Es por eso que el nue­vo go­bierno ar­gen­tino en­fo­ca sus es­fuer­zos pa­ra pro­mo­ver los des­ti­nos po­co co­no­ci­dos del país.

Te in­vi­ta­mos a des­cu­brir los va­lles y vol­ca­nes de su re­gión de gran al­ti­tud, que son tan gra­ti­fi­can­tes co­mo las vas­tas lla­nu­ras y pi­cos de la Pa­ta­go­nia. Por ejem­plo, la cons­truc­ción de la mar­ca PU­NA es só­lo una de mu­chas ini­cia­ti­vas que el nue­vo go­bierno tie­ne en men­te pa­ra su di­ver­so sec­tor tu­rís­ti­co, con la es­pe­ran­za de au­men­tar la can­ti­dad de vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les de 6 millones a 9 millones anual­men­te pa­ra 2020.

Des­pués de des­plo­mar­se des­de 2013 -so­bre to­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca en Brasil, que re­pre­sen­ta al­re­de­dor de un mi­llón de vi­si­tan­tes- el tu­ris­mo co­men­zó a au­men­tar de nue­vo. La eli­mi­na­ción de los con­tro­les de di­vi­sas desató una de­va­lua­ción que hi­zo que Ar­gen­ti­na fue­ra más ba­ra­ta pa­ra no­so­tros co­mo ex­tran­je­ros.

“En­via­mos un men­sa­je muy cla­ro de que de nue­vo so­mos un país ami­ga­ble, un país que es­tá abier­to al mun­do”, di­ce Gus­ta­vo San­tos, mi­nis­tro de Tu­ris­mo. Co­mo ejem­plos, ci­ta la sus­pen­sión de una “ta­ri­fa de re­ci­pro­ci­dad” de 160 dó­la­res a los ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses, así co­mo los pla­nes de eli­mi­nar el im­pues­to al va­lor agre­ga­do pa­ra los ex­tran­je­ros. El go­bierno tam­bién pla­nea des­ha­cer­se de los re­qui­si­tos de vi­sa­do pa­ra los vi­si­tan­tes chi­nos que ya tie­nen vi­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos o la Unión Eu­ro­pea.

Una ga­ma de pro­yec­tos de hoteles ya se desa­rro­llan, en­tre ellos los gru­pos es­pa­ño­les

IBEROSTAR y NH que en con­jun­to tie­nen un va­lor apro­xi­ma­do de 170 millones de dó­la­res. Ar­gen­ti­na es­pe­ra du­pli­car la ca­pa­ci­dad de vue­los en los pró­xi­mos cua­tro años des­pués de que las po­lí­ti­cas “equi­vo­ca­das” y pro­tec­cio­nis­tas del go­bierno an­te­rior hi­cie­ran que los vue­los na­cio­na­les fue­ran más ca­ros que los in­ter­na­cio­na­les. Avian­ca de Co­lom­bia com­pró una pe­que­ña com­pa­ñía de avio­nes eje­cu­ti­vos y de char­ter lla­ma­da Ma­cAir Jet, pro­pie­dad de la fa­mi­lia del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. El tan es­pe­ra­do arri­bo de las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to a Ar­gen­ti­na pue­den re­es­truc­tu­rar el mer­ca­do, y el ope­ra­dor ir­lan­dés, Rya­nair, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo de co­men­zar ya sus ope­ra­cio­nes en el país.

Ha­ce unos 20 millones de años, un vol­cán de la pu­na de gran al­tu­ra de la pro­vin­cia no­roes­te de Ca­ta­mar­ca arro­jó un gi­gan­tes­co cam­po de piedra pómez de al­re­de­dor de 25 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y 10 km de an­cho. Du­ran­te mi­le­nios, las pie­dras ro­sa­das de CAM­PO DE PIEDRA PÓMEZ se es­cul­pie­ron por ele­men­tos en for­ma­cio­nes au­da­ces y on­du­lan­tes. Es­tas son in­clu­so más sor­pren­den­tes pa­ra los po­cos vi­si­tan­tes que lo­gran lle­gar a es­ta par­te ex­tre­ma­da­men­te re­mo­ta de Ar­gen­ti­na que la al­ti­tud de más de 3 mil me­tros so­bre el ni­vel del mar.

La vis­ta de los pe­da­zos gi­gan­tes que sa­len del gla­ciar Pe­ri­to Mo­reno, el co­lo­sal mu­ro de hie­lo, y que se es­tre­llan en el la­go Ar­gen­tino que es­tá de­ba­jo ya es uno de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas es­te­la­res de su­da­mé­ri­ca. Aho­ra, “los mi­ni-via­jes” a la ci­ma del hie­lo de la Pa­ta­go­nia te per­mi­te una vis­ta to­tal­men­te di­fe­ren­te que les da la opor­tu­ni­dad de exa­mi­nar de cer­ca las mons­truo­sas for­ma­cio­nes del hie­lo tor­ci­do. Du­ran­te el des­cen­so, po­drás de­gus­tar de un ex­qui­si­to whisky, que se sir­ve con hie­lo gla­cial fres­co, na­tu­ral­men­te.

Los lla­nu­ras fér­ti­les de las PAM­PAS, un enor­me cin­tu­rón agrí­co­la, con Bue­nos Ai­res co­mo el epi­cen­tro, que abar­ca des­de el sur de Brasil has­ta las es­te­pas pa­ta­gó­ni­cas, hi­zo que Ar­gen­ti­na fue­ra un país ri­co ha­ce un si­glo. Tra­di­cio­nal­men­te, las Pam­pas fue­ron el ho­gar de los gau­chos, la res­pues­ta de Ar­gen­ti­na a los va­que­ros. Aun­que los pas­ti­za­les se con­vier­ten ca­da vez más en cul­ti­vos ren­ta­bles co­mo la so­ya, la mar­ca de los pon­chos y las bom­ba­chas (pan­ta­lo­nes) de ese arro­gan­te ar­que­ti­po ar­gen­tino se man­tie­ne vi­si­ble en las es­tan­cias, los ran­chos que se abren al tu­ris­mo de ga­ma al­ta.

La mi­sión je­sui­ta de SAN IG­NA­CIO MINÍ en el ex­tre­mo no­res­te de Ar­gen­ti­na, en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, es uno de los me­jor con­ser­va­dos de de­ce­nas de “re­duc­cio­nes” -mi­sio­nes- que se cons­tru­ye­ron en el área ha­ce cer­ca de cua­tro si­glos. Al­ber­ga­ba has­ta 3 mil in­dí­ge­nas gua­ra­níes en su apo­geo, pe­ro la ex­pul­sión de los je­sui­tas del im­pe­rio es­pa­ñol en 1767 lle­vó al inevi­ta­ble de­cli­ve de San Ig­na­cio. Los in­dí­ge­nas lo de­rri­ba­ron unas dé­ca­das des­pués, pe­ro más tar­de se res­tau­ró. En 1986 fue nom­bra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

No son las ca­ta­ra­tas más al­tas o las más am­plias del mun­do, pe­ro por la be­lle­za y el es­pec­tácu­lo, las CA­TA­RA­TAS DEL IGUAZÚ me­re­cen una men­ción es­pe­cial. Has­ta 300 cascadas de agua de di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños cho­can en al­re­de­dor de 2.7 ki­ló­me­tros de acan­ti­la­dos ba­sál­ti­cos, y en 2011, re­ci­bie­ron el vo­to de las Nue­vas Ma­ra­vi­llas de la Na­tu­ra­le­za en una en­cues­ta que or­ga­ni­zó la fun­da­ción sui­za que lle­va el mis­mo nom­bre. Cer­ca de una fron­te­ra tri­ple en­tre Ar­gen­ti­na, Brasil y Pa­ra­guay, al­re­de­dor de 80 por cien­to de las ca­ta­ra­tas es­tán en Ar­gen­ti­na, don­de una in­trin­ca­da red de ca­mi­nos y sen­de­ros les per­mi­ten a los vi­si­tan­tes acer­car­se e in­clu­so mo­jar­se.

LAS PAM­PAS CAM­PO DE PIEDRA PÓMEZ

FOR THE ELI­TE TRAVELER

CA­TA­RA­TAS DEL IGUAZÚ

MI­SIÓN JE­SUI­TA DE SAN IG­NA­CIO MINÍ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.