LE PE­TIT DÉTAIL

Chic Passport Monterrey - - FOR THE ELITE TRAVELER -

FA-RAON es un ga­to de Bir­ma­nia blan­co y bei­ge que se mue­ve aris­to­crá­ti­ca­men­te so­bre la ro­ja al­fom­bra del in­gre­so al ho­tel. Los ni­ños co­rren a bus­car­lo, por­que es uno de los me­jo­res an­fi­trio­nes de Le Bris­tol. Un ga­to con un de­par­ta­men­to propio al la­do del front desk, don­de cuel­gan de las pa­re­des las de­ce­nas de di­bu­jos que le de­jan los hués­pe­des. Luc­ca y Bruno no fue­ron la ex­cep­ción, y sin bien no lo­gra­ron que es­te rock star se de­ja­ra aca­ri­ciar no po­dían ir­se sin su obra de ar­te col­ga­da en su pa­red. Es­te ga­to es tan fa­mo­so en Pa­rís que para uno de sus cum­plea­ños, la Mai­son Go­yard le re­ga­ló un co­llar de lo­na y piel y un pla­to de ma­de­ra de ála­mo per­so­na­li­za­do con su nombre, nos cuen­ta Clé­men­ce, la con­cier­ge. Al lle­gar al cuar­to los es­pe­ra­ba una ban­de­ja de ga­lle­tas re­cién hor­nea­das (pre­pa­ra­das por el pastry chef Lau­rent Jean­nin), bo­te­llas de ju­go de man­za­na na­tu­ral y bom­bo­nes de cho­co­la­te. En ca­da una de las si­llas co­lo­ca­das al­re­de­dor de una me­si­ta dig­na de ‘Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas’ ha­bía dos co­ne­jos blan­cos con man­di­les ver­des (ese ver­de man­za­na tra­de mark de todos los lo­gos de Le Bris­tol). Se tra­ta de la mas­co­ta del ho­tel, lla­ma­do Hip­poly­te, re­cor­dan­do a su fun­da­dor. El co­ne­jo tie­ne ade­más su ‘ma­dri­gue­ra’ en el se­gun­do pi­so, un área de jue­gos, libros, don­de los ni­ños pue­den es­ca­par­se mien­tras sus pa­pás dis­fru­tan de una co­pa en la te­rra­za del ho­tel (desde don­de se ve la pun­ta de la To­rre Eif­fel).

Sa­bien­do las eda­des de mis hi­jos, en su ba­ño ha­bía dos pe­que­ñas ba­tas blan­cas “ta­lle 5 y ta­lle 3”, un set de pro­duc­tos tam­bién para ni­ños, con un aro­ma tan sua­ve que so­lo una abue­la po­dría ha­ber­los ele­gi­do me­jor. Para las tó­rri­das tar­des ve­ra­nie­gas en Pa­rís, el ho­tel tie­ne en su te­rra­za una al­ber­ca cu­bier­ta, una es­pe­cie de ca­ma­ro­te del Ti­ta­nic, ta­pi­za­do en ma­de­ra y con fres­cos en sus pa­re­des y te­cho don­de el agua a la tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta y con vis­ta di­rec­ta a la Ba­sí­li­ca de Sa­cre-Coeur, es el me­jor pre­mio para los ni­ños. Los pa­la­cios no so­lo son para re­yes, sino tam­bién para prín­ci­pes… eso lo apren­dí en Le Bris­tol. 112 Rue du Fau­bourg Saint-Ho­no­ré

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.