– PROS VS CONTRAS: HOL­BOX

¿HAS ES­CU­CHA­DO QUE LA LUZ SE VA DE VEZ EN VEZ? ¿O QUE HAY PO­CA SE­ÑAL? EN­TÉ­RA­TE DE LOS PUN­TOS NE­GA­TI­VOS QUE SUE­LEN SUR­GIR SO­BRE ESTA IS­LA Y CÓ­MO CON­VER­TIR­LOS EN PO­SI­TI­VOS.

Chic Passport Monterrey - - INDICE ENERO - POR LAURA BUR­GOS

Des­men­ti­mos los mi­tos so­bre esta asom­bro­sa is­la

To­do es cues­tión de pers­pec­ti­va y por cada des­ven­ta­ja hay un área de opor­tu­ni­dad. Hay quie­nes vuel­ven de esta is­la ma­ra­vi­lla­dos por su be­lle­za na­tu­ral y hay quie­nes no lo­gran dis­fru­tar del to­do su vi­si­ta de­bi­do a al­gu­nos de­ta­lles ines­pe­ra­dos. Es por eso que de­ci­di­mos en­lis­tar al­gu­nas de las des­ven­ta­jas que sue­len men­cio­nar­se de este te­so­ro en Quin­ta­na Roo y en­fo­car­nos en su con­tra­par­te, es de­cir en có­mo pue­den con­ver­tir­se en ventajas y ha­cer que vi­vas al má­xi­mo tu es­ta­día.

RE­LA­TI­VA­MEN­TE PO­COS HO­TE­LES

Ofi­cial­men­te hay 850 ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, com­pa­ra­do con ci­fras exor­bi­tan­tes co­mo las más de 32 mil en Cancún, pero se tra­ta de una Is­la de tan só­lo 40 ki­ló­me­tros de lar­go por dos de an­cho, lo que re­sul­ta en un san­tua­rio de tran­qui­li­dad y un ser­vi­cio mu­cho más per­so­na­li­za­do, ade­más de la ca­li­dez y se­gu­ri­dad de un pueblo don­de to­dos se co­no­cen.

PRO­BLE­MAS CON SER­VI­CIOS BÁ­SI­COS

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses se in­ten­si­fi­ca­ron los pro­ble­mas eléc­tri­cos y de dre­na­je pero en agos­to de 2017 el go­ber­na­dor de Quin­ta­na Roo lan­zó un co­mu­ni­ca­do in­for­man­do que se com­pro­me­tía a to­mar ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar la is­la y su sos­te­ni­bi­li­dad. Por otro la­do, es una ma­ne­ra de apre­ciar los lu­jos a los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos en nues­tra ru­ti­na dia­ria. Ade­más, ¿qué pue­de ser más ro­mán­ti­co que una noche con el mar de fren­te a la luz de las ve­las?

SO­LA­MEN­TE UNA COM­PA­ÑÍA CE­LU­LAR TIE­NE SE­ÑAL

Pue­de es­cu­char­se frus­tran­te pero en reali­dad es una ver­da­de­ra ven­ta­ja pa­ra real­men­te re­la­jar­te, sa­lir de la ru­ti­na y li­te­ral­men­te des­co­nec­tar­te de to­do. Qui­zás no te has da­do cuen­ta de lo de­pen­dien­te que eres de tus apa­ra­tos in­te­li­gen­tes y esta ex­pe­rien­cia po­drá de­mos­trár­te­lo.

NO HAY TA­XIS CON­VEN­CIO­NA­LES

Los me­dios de trans­por­te son úni­ca­men­te “ta­xis” en ca­rri­tos de golf y bi­cis por me­nos de 200 pe­sos, que es la op­ción que te re­co­men­da­mos pa­ra co­no­cer la is­la de­te­ni­da­men­te, ha­cer ejer­ci­cio y apor­tar con el cui­da­do del me­dio am­bien­te, to­do al mis­mo tiem­po. Tam­bién pue­des ca­mi­nar, ya que re­co­rrer a pie to­da la is­la no te to­ma más de dos ho­ras.

NO HAY BAN­COS

No tie­ne que sig­ni­fi­car un pro­ble­ma, al con­tra­rio, gas­ta­rás úni­ca­men­te lo que ten­gas pre­su­pues­ta­do en efec­ti­vo y te obli­ga­rá a ad­mi­nis­trar con más cui­da­do tu via­je sin pa­gar por lo que no ne­ce­si­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.