Una wishlist de lo que so­ña­mos que ten­dría

TO­DO LO QUE QUIE­RO TE­NER PA­RA DIS­FRU­TAR LA ES­TAN­CIA EN MI PRÓ­XI­MO VIA­JE.

Chic Passport Monterrey - - ÍNDICE - POR MI­CHAEL SKAPINKER

Los ex­po­si­to­res en el In­de­pen­dent Ho­tel Show, que se reali­zó en el cen­tro Olym­pia de Lon­dres, son un gru­po en­tu­sias­ta. Me lla­man pa­ra mos­trar­me las úl­ti­mas ca­fe­te­ras en la ha­bi­ta­ción, cha­le­cos de con­ser­jes y col­cho­nes “libres de pro­duc­tos quí­mi­cos”.

Pe­ro yo me di­ri­gía al stand de “Ha­bi­ta­ción del Ho­tel del Fu­tu­ro”. Aquí, TWO’S COM­PANY IN­TE­RIOR DE­SIGN cons­tru­yó una ma­que­ta de có­mo de­be­ría ser una ha­bi­ta­ción de ho­tel ideal.

Ten­go al­gu­nas pro­pues­tas pro­pias. La ha­bi­ta­ción ideal de un ho­tel de­be te­ner un nú­me­ro li­mi­ta­do de lu­ces, ca­da una con su pro­pio in­te­rrup­tor, y las que es­tán por la ca­ma de­ben ser lo su­fi­cien­te­men­te bri­llan­tes pa­ra po­der leer. Los gri­fos de la re­ga­de­ra de­ben ser sen­ci­llos. De­be ha­ber un es­cri­to­rio en el que pue­das es­cri­bir en la compu­tado­ra o es­cri­bir con co­mo­di­dad, y un ban­co de to­ma­co­rrien­te pa­ra aco­mo­dar los car­ga­do­res de te­lé­fo­nos y lap­tops de los prin­ci­pa­les ti­pos de en­chu­fes. Ten­go otra idea tan cau­ti­va­do­ra que la guar­do pa­ra el fi­nal de es­te tex­to.

Ni­cho­las Sun­der­land de Two’s Com­pany, ga­na­dor de va­rios pre­mios, en­tre ellos “Most In­no­va­ti­ve Lu­xury In­te­rior 2017”, me mues­tra to­do. La ca­rac­te­rís­ti­ca cen­tral de la ha­bi­ta­ción de ho­tel del fu­tu­ro es, por su­pues­to, la ca­ma.

Crea­da por la com­pa­ñía bri­tá­ni­ca Sim­ba, se pue­de ajus­tar en va­rias for­mas, en­tre ellas el “mo­do de gra­ve­dad ce­ro”, don­de, de acuer­do con el fo­lle­to de ven­tas, “las pier­nas del re­cli­na­do se ele­van por en­ci­ma del ni­vel del co­ra­zón pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción y pa­ra ali­viar la pre­sión so­bre la es­pal­da ba­ja”.

Lo más in­tere­san­te pa­ra mí es que Sun­der­land me di­ce que un sen­sor de mo­vi­mien­to en­cien­de la luz am­bien­tal al­re­de­dor de la ba­se de la ca­ma cuan­do uno se le­van­ta, al­go que va en lí­nea con mi pro­pia idea ge­nial (por la cual ten­drás que es­pe­rar pa­cien­te­men­te).

Más tar­de nos tras­la­da­mos al cuar­to de ba­ño, don­de una com­pa­ñía bri­tá­ni­ca de nom­bre Splin­te­rWorks creó un “ba­ño ha­ma­ca” de fi­bra de car­bono ne­gro en for­ma de plá­tano, al que des­cri­ben co­mo “el má­xi­mo vehícu­lo pa­ra el es­ca­pis­mo ab­so­lu­to, que te sus­pen­de en una di­cha de to­mar un ba­ño”. Co­mo mi idea de la fe­li­ci­dad al to­mar un ba­ño es una re­ga­de­ra con gri­fos que pue­da en­ten­der, en su lu­gar pa­sa­mos a dos ca­rac­te­rís­ti­cas sen­sa­tas, nin­gu­na de ellas no­ve­do­sas, pe­ro que no he vis­to (al me­nos yo no he vis­to) en una ha­bi­ta­ción de ho­tel.

La pri­me­ra es una res­pues­ta a la ri­dí­cu­la mo­da de los ho­te­les de te­ner pa­re­des trans­pa­ren­tes en el ba­ño y puer­tas de inodo­ros trans­pa­ren­tes. Es­tos no es­tá mal si via­jas so­lo, pe­ro no si tie­nes com­pa­ñía. Mi idea de la di­cha del ba­ño es una re­ga­de­ra con gri­fos que pue­da com­pren­der y no más pa­re­des trans­pa­ren­tes.

La res­pues­ta, de­mues­tra Sun­der­land, es un in­te­rrup­tor que ha­ce que la pa­red de vi­drio ad­quie­ra un tono blan­co le­cho­so opa­co. Tam­bién hay una pe­que­ña pan­ta­lla des­de la que se pue­de con­tro­lar la ca­le­fac­ción. No hay bo­to­nes y dia­les in­com­pren­si­bles.

Aho­ra, es­ta es mi idea pa­ra la ha­bi­ta­ción de ho­tel del fu­tu­ro, que se me ocu­rrió de la lí­nea aé­rea con la de­mos­tra­ción de se­gu­ri­dad y los con­se­jos an­tes del des­pe­gue so­bre có­mo aban­do­nar el avión si es­tá lleno de hu­mo. Le pre­gun­to a Sun­der­land, ¿por qué no pue­de ha­ber un sen­sor de mo­vi­mien­to que se ac­ti­ve cuan­do tus pies to­can el pi­so a mi­tad de la no­che, una fi­la de lu­ces te­nues pe­ro per­cep­ti­ble que te di­ri­jan ha­cia y des­de el ba­ño? No es ne­ce­sa­rio lu­char con los in­te­rrup­to­res de luz que es­pan­tan el sue­ño o con des­per­tar a un com­pa­ñe­ro de sue­ño.

No te gol­peas el de­do el pie ni cho­cas el to­bi­llo con­tra la ca­ma. Re­fle­xio­na y de­cla­ra que pa­ra es­to no exis­te nin­gún obs­tácu­lo téc­ni­co.

No cuen­to con patentes pen­dien­tes so­bre es­ta idea y tam­po­co ten­go acuer­dos de li­cen­cia vi­gen­tes. Si los pe­rio­dis­tas es­tu­vié­ra­mos in­tere­sa­dos en el di­ne­ro, es­ta­ría­mos ha­cien­do otra co­sa. Así que, por fa­vor, di­se­ña­do­res de ho­te­les, há­gan­lo. To­do lo que pi­do es que si al­guien pre­gun­ta a quién se le ocu­rrió es­ta bue­na idea, pue­de dar­le el cré­di­to a quien le co­rres­pon­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.