La úl­ti­ma sen­sa­ción pa­ra hos­pe­dar­te en Ja­pón

CONOCE LA ÚL­TI­MA SEN­SA­CIÓN PA­RA HOS­PE­DAR­TE EN­TRE LAS IS­LAS JA­PO­NE­SAS. Y NO, NO ES UN CRU­CE­RO.

Chic Passport Nacional - - ÍNDICE DICIEMBRE - POR C. AR­MEN­TA | IG: @4RMENTA — gun­tu.jp

es un ho­tel de ape­nas 19 habitaciones que flo­ta en el mar in­te­rior de Se­to y ha da­do mu­cho de qué ha­blar gra­cias a su ele­gan­te di­se­ño ins­pi­ra­do en la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal del país orien­tal y sus so­fis­ti­ca­dos es­pa­cios, que te ofre­cen in­ti­mi­dad y un cá­li­do am­bien­te mien­tras na­ve­gas en al­ta mar. Sa­lien­do del puer­to de­por­ti­vo Be­lla Vis­ta en la ciu­dad de Ono­mi­chi y re­gre­san­do a él, el ho­tel flo­tan­te trans­por­ta pa­sa­je­ros a lo lar­go de las cos­tas Chu­go­ku y Shi­ko­ku de la re­gión.

Es­tá co­ro­na­do por un te­cho que com­bi­na con el pai­sa­je na­tu­ral y los te­chos de ti­ta­nio de los edi­fi­cios a lo lar­go de la cos­ta, así co­mo un cas­co pla­tea­do que cam­bia de as­pec­to se­gún el co­lor del mar.

“Me sen­ti­ría ex­tre­ma­da­men­te fe­liz si los pa­sa­je­ros que vie­nen a bor­do pu­die­ran ex­pe­ri­men­tar el lu­jo del tiem­po, el lu­jo de no ha­cer na­da”, di­jo el ar­qui­tec­to del pro­yec­to, Ya­sus­hi Ho­ri­be, a CNN.

El tiem­po pa­sa len­ta­men­te a bor­do, en­vuel­to en la fra­gan­cia de la ma­de­ra. Cuan­do en­tras a tu ca­bi­na, las vis­tas del mar in­te­rior de Se­to se ex­tien­den an­te tus ojos jun­to a las cres­tas de múl­ti­ples ca­pas de las mon­ta­ñas. Gun­tû ofre­ce cua­tro ti­pos de ca­bi­nas de pa­sa­je­ros, to­das son sui­tes con te­rra­zas cer­ca de la su­per­fi­cie del mar. Via­jar en es­te na­vío no de­be en­ten­der­se co­mo un via­je en cru­ce­ro. Gun­tû ofre­ce una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra des­pren­der­se de la reali­dad y su­mer­gir­se en un es­ta­do de com­ple­ta ar­mo­nía. Le­jos de re­co­rrer el mun­do y rea­li­zar ex­haus­ti­vos tra­yec­tos tu­rís­ti­cos, la na­ve se man­tie­ne ron­dan­do tran­qui­la por las aguas de la re­gión de Se­tou­chi, cer­ca de Osa­ka.

Al­gu­nas ac­ti­vi­da­des fuera del ho­tel que no es­tán dis­po­ni­bles en nin­gún otro lu­gar, son el ver­da­de­ro pla­cer de via­jar aquí, ta­les co­mo ca­mi­na­tas por lu­ga­res ex­clu­si­vos, pes­ca per­so­na­li­za­da en la re­gión Se­tou­chi, tra­di­cio­nes cu­li­na­rias, dan­za y fes­ti­vi­da­des an­ces­tra­les de­pen­dien­do de la tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.