¿PA­RA QUÉ VO­TAR?

Chilango - - CONTENIDO -

Se aca­ba­ron las cam­pa­ñas y el bom­bar­deo de pro­pa­gan­da. ¿Qué se jue­ga pa­ra el fu­tu­ro del DF?

Des­pués de la “spo­ti­za” que nos pu­sie­ron y de que la ciu­dad que­da­ra ta­pi­za­da de car­te­les, por fin lle­gan las elec­cio­nes de es­te 7 de ju­nio. ¿Por qué de­mo­nios ten­dría­mos que sa­lir de ca­sa pa­ra vo­tar por de­le­ga­dos y asam­bleís­tas?

Los nue­vos le­gis­la­do­res chilangos, a los que ele­gi­re­mos es­te 7 de ju­nio, en­tra­rán en fun­cio­nes en oc­tu­bre y ten­drán que dar­le for­ma –en­tre otros re­tos– al pro­ba­ble cam­bio de es­ta­tus del DF.

El abs­ten­cio­nis­mo es uno de los prin­ci­pa­les ga­na­do­res en cual­quier con­tien­da elec­to­ral. Es­tá com­pro­ba­do his­tó­ri­ca­men­te. En la elec­ción pre­si­den­cial de 2006, por ejem­plo, la del fa­mo­so 0.56%, Fe­li­pe Cal­de­rón y Ló­pez Obra­dor fue­ron ven­ci­dos por el abs­ten­cio­nis­mo.

Las mis­mas au­to­ri­da­des elec­to­ra­les del Dis­tri­to Fe­de­ral han des­ta­ca­do que en­tre los chilangos exis­te de­sen­can­to y apa­tía, por lo que han es­ti­ma­do que el pró­xi­mo 7 de ju­nio el abs­ten­cio­nis­mo po­dría es­tar por arri­ba del 50 por cien­to, co­mo un eco a di­ver­sas ini­cia­ti­vas que es­tán sur­gien­do pa­ra no vo­tar o anu­lar el su­fra­gio.

Pe­ro vá­mo­nos des­pa­cio: tal vez te pre­gun­tes pa­ra qué nos sir­ve ele­gir a 66 asam­bleís­tas y 16 de­le­ga­dos en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Y de qué ma­ne­ra nos re­pre­sen­ta­rán y, esen­cial­men­te, qué es lo que ha­rán.

La pu­bli­ci­dad oficial, la del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral ( INE), sue­le ator­men­tar­nos con la can­ta­le­ta de que no de­je­mos que unos cuan­tos de­ci­dan quié­nes se­rán nues­tros nue­vos go­ber­nan­tes, que to­me­mos la res­pon­sa­bi­li­dad en nues­tras ma­nos y otras co­sas por el es­ti­lo.

Los can­di­da­tos, por su par­te, ati­bo­rran de spots y car­te­les las ca­lles de la ciu­dad. Y lu­gar don­de se apa­re­cen, lu­gar don­de suel­tan sus pro­me­sas de cam­pa­ña. Pe­ro muy po­cos sa­ben qué es lo que ha­cen quie­nes se en­car­ga­rán de to­mar las de­ci­sio­nes que, pa­ra bien o pa­ra mal, in­ci­di­rán di­rec­ta­men­te en be­ne­fi­cio o per­jui­cio de to­dos los chilangos en los pró­xi­mos tres años.

Los tam­bién lla­ma­dos dipu­tados lo­ca­les, es de­cir, los asam­bleís­tas, de­ben dic­ta­mi­nar le­yes y ana­li­zar ini­cia­ti­vas en fa­vor de to­dos los ciu­da­da­nos que vi­ven en el DF des­de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va del Dis­tri­to Fe­de­ral. Son 66: 34 del PRD, 13 del PAN, nue­ve del PRI, tres de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, tres del Par­ti­do del Tra­ba­jo, dos del Ver­de, uno de Nue­va Alian­za y uno in­de­pen­dien­te.

Co­mo te da­rás cuen­ta, la Asam­blea es­tá do­mi­na­da ac­tual­men­te por los pe­rre­dis­tas, aun­que en es­ta elec­ción se po­dría di­vi­dir, pues con la en­tra­da de Mo­re­na a la are­na elec­to­ral (par­ti­do crea­do por An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ex pe­rre­dis­ta, ex je­fe de go­bierno de la ciu­dad y dos ve­ces can­di­da­to pre­si­den­cial) po­dría dar ba­ta­lla y di­vi­dir el vo­to en­tre los chilangos.

¿ADIÓS, DF, HO­LA, CIU­DAD DE MÉ­XI­CO?

Los nue­vos le­gis­la­do­res chilangos, que en­tra­rán en fun­cio­nes en oc­tu­bre pró­xi­mo, ten­drán que dar­le for­ma –en­tre otros re­tos– al pro­ba­ble cam­bio de es­ta­tus del Dis­tri­to Fe­de­ral: se­ría con­si­de­ra­do co­mo otra en­ti­dad fe­de­ra­ti­va. Sí, así co­mo lo es­tás le­yen­do. En abril pa­sa­do, la Cá­ma­ra de Se­na­do­res apro­bó por ma­yo­ría que la Ciu­dad de Mé­xi­co se con­vier­ta en una en­ti­dad, pa­ra que go­ce de ma­yor au­to­no­mía en sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas.

En­tre las mo­di­fi­ca­cio­nes que que­da­ron es­ta­ble­ci­das en la mi­nu­ta (ac­tual­men­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra su re­vi­sión) des­ta­can que de apro­bar­se la re­for­ma en am­bas cá­ma­ras –y por los con­gre­sos es­ta­ta­les–, el DF adop­ta­ría co­mo nom­bre oficial el de Ciu­dad de Mé­xi­co. Y man­ten­dría su con­di­ción de ca­pi­tal del país y se­de de los po­de­res de la Unión.

Ade­más, la Ciu­dad de Mé­xi­co ten­dría ya un ran­go de en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, y su Con­gre­so lo­cal po­dría ini­ciar le­yes o de­cre­tos an­te el Con­gre­so de la Unión y par­ti­ci­par en las re­for­mas y adi­cio­nes a la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, y adop­ta­ría su pro­pia cons­ti­tu­ción. Otro de los pun­tos a des­ta­car en es­te cam­bio, que lle­va años sin ca­mi­nar, es que se es­ta­ble­ce­ría una asam­blea cons­ti­tu­yen­te, in­de­pen­dien­te de la ALDF, que se en­car­ga­ría de la ela­bo­ra­ción, dis­cu­sión y apro­ba­ción de una cons­ti­tu­ción lo­cal y es­ta­ría in­te­gra­da por 100 miem­bros, 60 de ellos elec­tos en co­mi­cios or­ga­ni­za­dos por el INE pa­ra el pri­mer do­min­go de ju­nio de 2016, mien­tras que los 40 res­tan­tes se­rían de­sig­na­dos por se­na­do­res, dipu­tados, el je­fe de go­bierno y el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

En cuan­to a las 16 de­le­ga­cio­nes, se con­ver­ti­rían en de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les, tam­bién lla­ma­das al­cal­días, y se­rían go­ber­na­das por un con­ce­jo in­te­gra­do por el al­cal­de y el nú­me­ro de con­ce­ja­les que es­ta­blez­ca la cons­ti­tu­ción lo­cal, que se pre­vé que sea de en­tre 10 y 15 miem­bros en pro­por­ción al nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de ca­da una de las lo­ca­li­da­des.

Ade­más es­tas nue­vas de­mar­ca­cio­nes chi­lan­gas ac­ce­de­rían a los re­cur­sos de los fon­dos y ra­mos fe­de­ra­les, al mis­mo tiem­po que ten­drían au­to­no­mía de ges­tión pre­su­pues­tal tal y co­mo lo ha­cen hoy en día los de­más es­ta­dos del país.

La Ciu­dad de Mé­xi­co tam­bién ten­drá la li­ber­tad pa­ra es­ta­ble­cer su te­cho de deu­da, pues, ac­tual­men­te, la Cá­ma­ra de Dipu­tados es la que au­to­ri­za es­te mon­to, la ren­di­ción de in­for­mes y la fis­ca­li­za­ción de su ejer­ci­cio.

Así que los nue­vos 66 asam­bleís­tas ten­drán que po­ner­se las pi­las pa­ra sa­car ade­lan­te los te­mas pen­dien­tes, pe­ro, prin­ci­pal­men­te, pa­ra echar a an­dar un re­to que sig­ni­fi­ca­ría un cam­bio ra­di­cal pa­ra lo que se­rá la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Re­cuér­da­lo: an­tes de que te sien­tes a dis­fru­tar del Mé­xi­coB­ra­sil, llé­va­te a to­dos tus cua­tes a las ur­nas pa­ra que emi­tan su vo­to, si­nó­ni­mo de res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na.

*TA­NIA SOTO CE­JA Es edi­to­ra ad­jun­ta en CNNMé­xi­co.com, le gus­tan los te­mas de po­lí­ti­ca y de­re­chos hu­ma­nos. Dis­fru­ta la adre­na­li­na que día a día se vi­ve en el pe­rio­dis­mo. Ama su pro­fe­sión, su fa­mi­lia y tam­bién a su pe­rrihi­jo Rin­tin­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.