SE­XO

Nues­tros lec­to­res nos con­ta­ron to­do: las de­le­ga­cio­nes que cal­zan más gran­de, la app más efec­ti­va, por de­lan­te o por de­trás…

Chilango - - PORTADA - PÁ­VEL GAO­NA

El “doggy sty­le” se co­ro­nó. Por cuar­to año es la po­si­ción ga­na­do­ra en­tre los chilangos, con­fir­man­do que “el pe­rri­to” es el me­jor ami­go del hom­bre y la mu­jer. ¿Qué tan­to prac­ti­ca­mos el Ka­ma su­tra por en­cuen­tro? La ma­yo­ría, tan­to he­te­ros co­mo gays, cam­bia más de tres ve­ces de po­si­ción an­tes de ve­nir­se: la creatividad chi­lan­ga se re­fle­ja has­ta en el ca­tre. Tam­bién con­fir­ma­mos que so­mos co­chi­no­nes: a ca­si la mi­tad de en­cues­ta­dos le gus­ta ha­blar –y que le ha­blen– su­cio.

Es­te año con­sul­ta­mos por pri­me­ra vez en­tre nues­tros lec­to­res qué on­da con el ve­llo pú­bi­co. To­dos, sin dis­tin­ción de gé­ne­ro ni orien­ta­ción, lo pre­fie­ren li­ge­ra­men­te re­ba­ja­do. Eso sí, a un por­cen­ta­je im­por­tan­te de chilangos he­te­ro (37%) le gus­ta sin un so­lo pe­lo, mien­tras que a sus com­pas gays es­to no les pren­de y só­lo 9% di­jo sen­tir atrac­ción por un ri­fle a ra­pe.

¿LE­JOS DEL SIDA? NI TAN­TO

Un ami­go al que lla­ma­re­mos “Da­niel”, que tie­ne 26 años, no usa con­dón a pe­sar de te­ner di­fe­ren­tes pa­re­jas se­xua­les. «Ten­go ami­gos que tie­nen VIH y se ven su­per­sa­nos. Se to­man una pas­ti­lla dia­rio y ya es­tá». Él, di­ce, se hi­zo la prue­ba ha­ce dos me­ses y es­tá lim­pio. «Si un día sal­go po­si­ti­vo, pues em­pe­za­ré a to­mar mi tra­ta­mien­to». Pe­se a es­tas vi­sio­nes “op­ti­mis­tas”, la ONUSIDA ur­ge a erra­di­car la pan­de­mia “a fin de evi­tar pér­di­das hu­ma­nas y eco­nó­mi­cas desas­tro­sas”. La reali­dad es que, co­mo en los es­pe­jos re­tro­vi­so­res, las co­sas es­tán más cer­ca de lo que apa­ren­tan.

Esa per­cep­ción ac­tual del VIH co­mo una ame­na­za la­ten­te, pe­ro ya do­mes­ti­ca­da (aun­que no lo sea), qui­zá se re­fle­ja en nues­tra en­cues­ta. En 2014, el VIH se­guía sien­do el prin­ci­pal te­mor en­tre l@s chi­lang@s que te­nían más de una pa­re­ja se­xual. Es­te año, esa preo­cu­pa­ción ca­yó al se­gun­do lu­gar en­tre las mu­je­res (27%), quie­nes le te­men más a ca­char al­gu­na ETS (37%). En­tre los chilangos to­da­vía es el ma­yor mie­do, pe­ro no por mu­cho: 29% le te­me al VIH y 28% a con­traer una ETS.

EL AMOR EN LOS TIEM­POS DE IN­TER­NET

Atrás que­da­ron el pues­to de re­vis­tas o la te­le de pa­ga co­mo nues­tros prin­ci­pa­les alia­dos pa­ra ac­ce­der al porno. Ac­tual­men­te 58% de los chilangos usa su smartp­ho­ne pa­ra ver con­te­ni­dos se­xua­les –48% lo ha­cía en 2014 y 36% en 2013–. Es­to coin­ci­de con el au­men­to del uso de mó­vi­les pa­ra co­nec­tar­se a la red. Se­gún la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de In­ter­net, por pri­me­ra vez el smartp­ho­ne es la prin­ci­pal for­ma de ac­ce­so (58%), so­bre las PC y ta­blets. Sin em­bar­go, aquí no to­dos ga­nan: el nú­me­ro de chilangos que acu­de al se­xo­ser­vi­cio ba­jó drás­ti­ca­men­te. El año pa­sa­do, 30% ad­mi­tía ha­ber­lo he­cho, pe­ro aho­ra só­lo 17% di­jo ha­ber pa­ga­do por se­xo. A más apps pa­ra li­gar, me­nor de­man­da de ser­vi­cios se­xua­les.

Y pa­ra mues­tra, What­sApp. Si quie­res echar pa­ta en el DF, es el más re­co­no­ci­do: 42% de nues­tros lec­to­res di­ce ha­ber­lo usa­do con éxi­to cuan­do bus­ca echar pa­sión. Y co­mo el que no en­se­ña no plan­cha, 63% di­jo ha­ber man­da­do fo­tos su­yas des­nu­do por in­ter­net, a di­fe­ren­cia del 59% de ha­ce un año y el 47 de ha­ce dos.

¿Y LA GEO­GRA­FÍA, ‘APÁ?

Ha­blan­do de lon­gi­tu­des, es­te año los más do­ta­dos es­tán en la de­le­ga­ción Tláhuac, pues di­cen te­ner 14.79 cm en erec­ción. Los rie­les más mo­des­tos es­tán en La Mag­da­le­na, con un pro­me­dio de 13.98 cm. Pe­ro, co­mo di­ría Eins­tein, to­do es re­la­ti­vo: quedamos cor­tos jun­to al país me­jor pro­por­cio­na­do, la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y sus 17.93 cm, aun­que so­mos co­lo­sa­les com­pa­ra­dos con los 9.66 cm de Co­rea del Sur, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Ri­chard Lynn, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Uls­ter.

Ha­blan­do de cuán­to du­ra la co­sa des­de la pe­ne­tra­ción has­ta el or­gas­mo, el 2015 la co­ro­na se va a la Ve­nus­tiano Ca­rran­za, con 13:26. Los re­yes del ra­pi­dín (o los más ho­nes­tos, quién sa­be) fue­ron los de Cua­ji­mal­pa, que re­por­ta­ron un tiem­po de 11:58. Así que ya sa­ben adón­de acu­dir (o no) si quie­ren ta­ma­ño o du­ra­ción, de­pen­dien­do sus prio­ri­da­des.

Vi­vi­mos en la ciu­dad más di­ver­sa de Mé­xi­co, así que es­te año les ofre­ce­mos mu­chos cru­ces in­tere­san­tes por gé­ne­ro y pre­fe­ren­cia se­xual. ¿Quie­ren co­no­cer es­tos da­tos du­ros? Sién­ten­se y pres­ten aten­ción, que es­to ape­nas va aga­rran­do sa­bor. ¡Den­se! –

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.