La gran red sub­ma­ri­na que sos­tie­ne in­ter­net en el mun­do

El 99% del trá­fi­co de da­tos pa­sa por ca­bles por de­ba­jo del agua su­ma más de un mi­llón de ki­ló­me­tros Es­te ten­di­do

Milenio - Cinco Dias - - Retina - JORGE G. GAR­CÍA

El prin­ci­pal res­pon­sa­ble de que nos co­nec­te­mos a in­ter­net ca­si por ar­te de ma­gia se lla­ma ca­ble sub­ma­rino. Un en­tra­ma­do mun­dial de más de 1,1 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros (27 ve­ces el Ecua­dor), la ma­yo­ría de fi­bra óp­ti­ca, que re­co­rre ma­res y océa­nos con el pro­pó­si­to de trans­por­tar da­tos por de­ba­jo del agua de un con­ti­nen­te has­ta otro. De acuer­do con las ci­fras apor­ta­das por la com­pa­ñía de in­fra­es­truc­tu­ras Tel­xius, pro­pie­dad de Te­le­fó­ni­ca, un 99% del trá­fi­co glo­bal na­ve­ga a tra­vés de es­ta gran red. Los sa­té­li­tes tam­bién son im­por­tan­tes en la co­nec­ti­vi­dad, pe­ro no al­can­zan ni de le­jos la di­men­sión de la in­fra­es­truc­tu­ra sub­acuá­ti­ca.

La ve­lo­ci­dad al­tí­si­ma en la trans­mi­sión de in­for­ma­ción, la es­ta­bi­li­dad y la ro­bus­tez del sis­te­ma le do­tan de unas ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas pa­ra un mun­do que exi­ge la­ten­cias mí­ni­mas –el tiem­po que tar­da un pa­que­te de da­tos en re­co­rrer la red de un pun­to a otro–, co­ne­xión de ca­li­dad des­de cual­quier si­tio y an­cho de ban­da su­fi­cien­te co­mo pa­ra mo­ver fi­che­ros pe­sa­dos ca­si en se­gun­dos. “Es la for­ma más rá­pi­da y sen­ci­lla de que to­dos con­te­mos con in­ter­net. El pro­ce­so de ins­ta­la­ción es com­ple­jo y lar­go, pe­ro las ca­pa­ci­da­des son in­com­pa­ra­bles con otras tec­no­lo­gías”, ase­gu­ra Cris­ti­na Re­guei­ro, doc­to­ra en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La cons­truc­ción de las re­des sub­ma­ri­nas pa­re­ce sa­ca­da de la vi­da de Jac­ques Cous­teau, aun­que los pri­me­ros ca­bles trans­atlán­ti­cos da­tan de fi­na­les del si­glo XIX fru­to del au­ge del te­lé­gra­fo. El pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual pa­ra co­lo­car­los co­mien­za en un bar­co que es­tu­dia el fon­do ma­rino y de­ci­de cuál es la ru­ta óp­ti­ma –la lí­nea rec­ta nun­ca es la me­jor so­lu­ción en es­tos ca­sos–. Po­co a po­co, lan­za la fi­bra y un sub­ma­ri­nis­ta, so­bre to­do en zo­nas me­nos pro­fun­das, o ro­bot ba­ja pa­ra ta­par­la y per­mi­tir que re­po­se sin afec­tar al eco­sis­te­ma. “Lo me­jor es evi­tar zo­nas ro­co­sas. Lo ideal es que va­ya por la are­na y cu­brir­la”, ex­pli­ca Re­guei­ro.

De­bi­do a que las dis­tan­cias re­co­rri­das se mi­den en mi­les de ki­ló­me­tros, el su­mi­nis­tro eléc­tri­co se con­vier­te en un re­to. La se­ñal ha de man­te­ner­se cons­tan­te. La fi­bra in­cor­po­ra una ca­pa con­duc­to­ra en­car­ga­da de ali­men­tar los pe­que­ños re­pe­ti­do­res que se ins­ta­lan en el fon­do ma­rino. Tan­ta com­ple­ji­dad con­lle­va que to­do el pro­ce­so de ins­ta­la­ción du­re una me­dia de dos años. Po­co tiem­po en com­pa­ra­ción con su vi­da útil, de en­tre 30 y 40 años. Y la se­gu­ri­dad tam­bién re­pre­sen­ta un pun­to fuer­te. Pue­de su­ce­der que un an­cla, un te­rre­mo­to o una red de arras­tre da­ñe la es­truc­tu­ra, pe­ro el ni­vel de in­ci­den­cias es in­fe­rior al de cual­quier red de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes te­rres­tre.

Es­pa­ña cuen­ta con un to­tal de 28 pun­tos de an­cla­je, se­gún los da­tos de Te­le­geo­graphy. La se­ma­na pa­sa­da, Google anun­ció su pri­me­ra ru­ta en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Pe­nín­su­la, bau­ti­za­da co­mo Gra­ce Hop­per en ho­me­na­je a la ma­dre de la pro­gra­ma­ción in­for­má­ti­ca y crea­do­ra del len­gua­je Co­bol. La in­ten­ción del gi­gan­te es re­for­zar la in­fra­es­truc­tu­ra de Google Cloud tan­to en Ma­drid co­mo mun­dial­men­te en 2022, cuan­do es­tá pre­vis­to que fi­na­li­ce el pro­yec­to. “Dis­pon­drá de la no­ve­do­sa con­mu­ta­ción de fi­bra óp­ti­ca, una tec­no­lo­gía que me­jo­ra la fia­bi­li­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les, lo que nos per­mi­te mo­ver me­jor el trá­fi­co –con ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res a los 200 te­raby­tes por se­gun­do– en ca­so de que se pro­duz­can cor­tes”, sos­tie­ne Bi­kash Ko­ley, vi­ce­pre­si­den­te de Google Glo­bal Net­work.

Du­ran­te el mo­men­to más gra­ve de la pan­de­mia, en mi­tad del con­fi­na­mien­to, los ca­bles sub­ma­ri­nos han si­do im­pres­cin­di­bles. Con una so­cie­dad emi­gra­da por com­ple­to al mun­do di­gi­tal, la red se vio so­me­ti­da a un es­trés sin pre­ce­den­tes. Tal y co­mo apun­tan fuen­tes de Te­le­fó­ni­ca, han si­do uno de los prin­ci­pa­les so­por­tes que han man­te­ni­do vi­va la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, la­bo­ral, edu­ca­ti­va, cul­tu­ral y so­cial du­ran­te la cri­sis del Co­vid-19. “Han so­por­ta­do ro­bus­ta­men­te au­men­tos de trá­fi­co de has­ta el 55%. Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del año, la ca­pa­ci­dad pro­vis­ta pa­ra es­tas os­ci­la­cio­nes ha cre­ci­do un 140% en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do”, zan­jan es­tas mis­mas fuen­tes.

La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca guía a es­ta es­truc­tu­ra ha­cia ve­lo­ci­da­des de trans­mi­sión aún ma­yo­res e ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das en pla­zos más cortos, pe­se a que re­co­rran 20.000 ki­ló­me­tros, co­mo la que une el con­ti­nen­te ame­ri­cano con el asiá­ti­co. “La fi­bra óp­ti­ca es la mis­ma que uti­li­za­mos en nues­tros ho­ga­res. La di­fe­ren­cia es que tie­ne más pa­res, por eso es más ve­loz y su gro­sor se ase­me­ja al de nues­tros bra­zos”, con­clu­ye Re­guei­ro. Den­tro, ca­da ca­ble de fi­bra ape­nas es más grue­so que un pe­lo. Cuan­do nos que­de­mos sin in­ter­net, más que mi­rar al cie­lo y fi­jar­nos si ha­ce mal tiem­po, me­jor com­pro­bar si un bar­co an­da fae­nan­do en mi­tad del Atlán­ti­co o un hu­ra­cán ha arra­sa­do con el fon­do ma­rino.

Los sa­té­li­tes ni se apro­xi­man a la di­men­sión de la in­fra­es­truc­tu­ra sub­acuá­ti­ca

La ins­ta­la­ción co­mien­za en un bar­co que es­tu­dia el fon­do ma­rino y de­ci­de la ru­ta óp­ti­ma

LE­VEL 3

Bar­co ins­ta­la­dor de ca­bles sub­ma­ri­nos de fi­bra óp­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.