Sano a cual­quier EDAD

Man­te­ner el co­ra­zón en bue­nas con­di­cio­nes es un tra­ba­jo cons­tan­te. Aprende a cui­dar­lo des­de el ini­cio de la vi­da.

Cocina Facil (México) - - [NUTRICIÓN] -

POR TO­DO LU­GAR DU­RAN­TE ES­TE MES

ve­mos mu­chos co­ra­zo­nes; sin em­bar­go, po­cas ve­ces nos po­ne­mos a pen­sar en el más im­por­tan­te de to­dos: el pro­pio. Es la ba­se de nues­tro fun­cio­na­mien­to y sa­lud, ra­zón su­fi­cien­te pa­ra cui­dar­lo. La Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na pa­ra el Co­ra­zón re­co­mien­da ha­cer­lo des­de pe­que­ños, con ac­cio­nes sen­ci­llas que po­de­mos to­mar en cual­quier mo­men­to. Aprende y cui­da tam­bién el de tus se­res que­ri­dos sin im­por­tar la edad.

PA­RA LOS NI­ÑOS

A to­das las eda­des, la co­mi­da es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que in­ter­vie­nen en la sa­lud del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Es im­por­tan­te co­men­zar en la in­fan­cia con há­bi­tos sa­lu­da­bles en la ali­men­ta­ción, co­mo evi­tar co­mi­das con gra­sas sa­tu­ra­das y so­dio. Da­le le­che ma­ter­na a los be­bés has­ta los seis me­ses e ini­cia su con­su­mo de otros ali­men­tos con pa­pi­llas de ver­du­ras. Acos­túm­bra­los a to­mar agua y evi­ta al má­xi­mo las be­bi­das azu­ca­ra­das, así co­mo gra­sas ani­ma­les ( pre­fie­re cor­tes ma­gros). Los pe­que­ños ne­ce­si­tan ejer­ci­tar­se y na­tu­ral­men­te lo ha­cen ju­gan­do. Li­mi­ta el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y sal con ellos al par­que. Las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res tam­bién ayu­da­rán a man­te­ner­los sa­lu­da­bles.

LOS ADUL­TOS JÓ­VE­NES

Des­pués de los 18 años los bue­nos há­bi­tos de­ben man­te­ner­se (o

adop­tar­se) y agre­gar al­gu­nos más. Con­cre­ta­men­te en los 20, cuan­do co­mien­za la vi­da la­bo­ral, es muy im­por­tan­te no de­jar de ser ac­ti­vos, te­ner una bue­na ali­men­ta­ción y evi­tar vi­cios, en especial fu­mar. Es­te mal há­bi­to es cau­sa de in­far­tos y en­fer­me­da­des co­ro­na­rias en per­so­nas más gran­des, tan­to quien lo tie­ne co­mo quien vi­ve en am­bien­tes de fu­ma­do­res. Eví­ta­lo.

EN LOS 30

Es­ta dé­ca­da es im­por­tan­te en la vi­da de mu­chas per­so­nas, ya que sue­len con­so­li­dar­se tan­to en la cues­tión fa­mi­liar co­mo la­bo­ral. Am­bas ac­ti­vi­da­des con­su­men mu­cho tiem­po y de­jan muy po­co al cuidado per­so­nal. ¿Te en­cuen­tras en es­ta

eta­pa? Es ho­ra de que pon­gas ma­nos a la obra pa­ra pre­pa­rar des­de hoy el res­to de tu vi­da adul­ta. A la co­rrec­ta ali­men­ta­ción y una vi­da fí­si­ca­men­te ac­ti­va es bueno que agre­gues che­queos anua­les ge­ne­ra­les pa­ra te­ner un con­trol cons­tan­te de tu sa­lud. Da un vis­ta­zo a tu ár­bol fa­mi­liar y des­cu­bre si al­guien en tu fa­mi­lia ha pre­sen­ta­do cual­quier pro­ble­ma en el co­ra­zón pa­ra que pue­das pre­ve­nir­los. Un con­se­jo im­por­tan­te: re­gu­la el es­trés y aprende a ma­ne­jar­lo. Es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que de­to­nan in­far­tos en eda­des ma­yo­res.

EN­TRE 40 Y 50

Si an­tes no lo hi­cis­te, aho­ra es tiem­po de man­te­ner una re­vi­sión cons­tan­te de tu sa­lud. To­das las

ac­cio­nes que to­mes en es­te pe­rio­do ayu­da­rán a te­ner una ter­ce­ra edad más sa­lu­da­ble, pues jus­to en es­te pe­rio­do de vi­da el cuer­po co­mien­za cier­to des­cen­so en cues­tio­nes me­ta­bó­li­cas ( sí, una ham­bur­gue­sa ya no se pro­ce­sa­rá igual que a tus

20). Man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble es bá­si­co, ade­más de te­ner ni­ve­les co­rrec­tos de co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos y azú­car. Adop­ta una die­ta ri­ca en gra­nos, fru­tas y ver­du­ras, ba­ja tu con­su­mo de carne y si­gue al pie de la le­tra cual­quier tratamiento.

DES­PUÉS DE LOS 60

Vi­vir una ter­ce­ra edad tran­qui­la es un tra­ba­jo que ob­tie­ne sus re­com­pen­sas des­pués de los 60. Los bue­nos há­bi­tos que ha­yas adop­ta­do en eda­des más tem­pra­nas se no­ta­rán en es­ta eta­pa de la vi­da, co­mo una bue­na ali­men­ta­ción, un co­rrec­to des­can­so y una vi­da ac­ti­va. El so­bre­pe­so en es­ta fa­se es cru­cial: un ex­ce­so ha­ce que el co­ra­zón tra­ba­je de más y au­men­ta los ries­gos de un ata­que car­dia­co. Las mu­je­res des­pués de la me­no­pau­sia de­ben es­tar al pen­dien­te, ya que la re­duc­ción hor­mo­nal ha­ce más vul­ne­ra­ble al co­ra­zón de un in­far­to ful­mi­nan­te. ¡Cuí­da­te y vi­ve fe­liz!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.