¡Qué suer­te! Les de­jan usar re­fri y mi­cro­on­das

ContraReplica - - NACIÓN - RU­BÉN COR­TÉS

Tras una se­ma­na de exi­gen­cia, los tra­ba­ja­do­res de la Cá­ma­ra de Dipu­tados con­quis­ta­ron una gran vic­to­ria: que la ad­mi­nis­tra­ción les per­mi­ta usar, du­ran­te su jor­na­da la­bo­ral, ca­fe­te­ras, re­fri­ge­ra­do­res y hor­nos de mi­cro­on­das pa­ra con­ser­var y pre­pa­rar el lunch. En cam­bio, la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Co­nacyt tie­ne un co­me­dor gour­met que gas­ta 15 mi­llo­nes de pe­sos en sal­món fres­co, car­ne de pri­me­ra, arroz sil­ves­tre, mos­ta­za de di­jon na­tu­ral, ex­trac­to de vai­ni­lla, le­che de al­men­dras, pay de fru­tos ro­jos, de acuer­do con El Uni­ver­sal.

Y la ofi­ci­na cen­tral de la SEP gas­ta, en sie­te días, tres mi­llo­nes de pe­sos en cor­tes de car­ne rib eye y sir­loin, o sal­món, cer­do, hua­chi­nan­go, pe­chu­ga y car­ne mo­li­da de po­llo, es­pá­rra­gos, pi­ña de la mar­ca Go­ta de miel, he­la­do Häa­gen Dazs de cho­co­la­te y vai­ni­lla, se­gún da­tos de Trans­pa­ren­cia.

Ah, pe­ro una cir­cu­lar de la Cá­ma­ra de Dipu­tados in­for­mó la se­ma­na pa­sa­da a sus tres mil tra­ba­ja­do­res, el re­ti­ro de los apa­ra­tos elec­tro­do­més­ti­cos de las ofi­ci­nas pa­ra cum­plir con los li­nea­mien­tos de “ra­cio­na­li­dad y aus­te­ri­dad”.

La me­di­da in­cluía de­jar de usar las lu­ces has­ta en la sa­li­da del re­cin­to que da a la estación Can­de­la­ria del Me­tro, con el ar­gu­men­to de que “la op­ti­mi­za­ción del sis­te­ma de ilu­mi­na­ción re­pre­sen­ta­rá ade­más un aho­rro eco­nó­mi­co, un avan­ce en la con­cien­ti­za­ción al uso de ener­gías”.

Sin em­bar­go, ayer la Cá­ma­ra de Dipu­tados dio mar­cha atrás a la cir­cu­lar, que afec­ta­ba a quie­nes me­nos ga­nan en San Lá­za­ro y, por im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad, de­ben con­ser­var y pre­pa­rar en sus lu­ga­res de tra­ba­jo, los ali­men­tos que traen de su ca­sa en tup­pers.

Quie­nes no han te­ni­do la suer­te de los tra­ba­ja­do­res de San Lá­za­ro son las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos afec­ta­das por el re­cor­te de cua­tro mil mi­llo­nes de pe­sos a las Estancias In­fan­ti­les, ya que

tam­bién ga­na­ron la ba­ta­lla an­te el Po­der Ju­di­cial, pe­ro el go­bierno no les en­tre­ga los re­cur­sos.

Las fa­mi­lias re­ci­bie­ron ya, de par­te de di­ver­sos jue­ces en 11 es­ta­dos, 640 sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas, pe­ro la Se­cre­ta­ría de Bie­nes­tar no ha en­tre­ga­do los re­cur­sos a que le obli­gan los fa­llos de ley. El re­cor­te pro­vo­có el cie­rre del 25 por cien­to de las guar­de­rías en to­do el país.

En con­tras­te, a las guar­de­rías que sí les flu­yen los re­cur­sos del go­bierno es a las que ope­ra el Par­ti­do del Tra­ba­jo, alia­do elec­to­ral de Mo­re­na. De he­cho, a los Cen­tros de Desa­rro­llo In­fan­til les die­ron es­te año 500 mi­llo­nes de pe­sos, 200 mi­llo­nes más de lo que re­ci­bie­ron en 2018.

Así va­mos: unos ce­le­bran que en la ofi­ci­na les de­jen usar re­fri y otros co­men en la ofi­ci­na sal­món y rib eye; a unas fa­mi­lias les nie­gan guar­de­rías, a otras sí les dan…

Es la 4T.

Y la ofi­ci­na cen­tral de la SEP gas­ta, en sie­te días, tres mi­llo­nes de pe­sos en cor­tes de car­ne rib eye y sir­loin, o sal­món, cer­do, hua­chi­nan­go, pe­chu­ga y car­ne mo­li­da de po­llo, es­pá­rra­gos, pi­ña de la mar­ca Go­ta de miel, he­la­do Häa­gen Dazs de cho­co­la­te y vai­ni­lla, se­gún da­tos de Trans­pa­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.