Otra vez re­vo­ca­ción de man­da­to

ContraReplica - - NACIÓN - RAUDEL ÁVI­LA

Ayer las di­ri­gen­cias de los par­ti­dos PRI, PAN, PRD, MC anun­cia­ron que vo­ta­rán con­tra la mi­nu­ta de re­vo­ca­ción de man­da­to a dis­cu­sión en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca. Es la se­gun­da vez (la pri­me­ra fue con la Guar­dia Na­cio­nal), que la opo­si­ción par­ti­dis­ta se uni­fi­ca en el Se­na­do pa­ra de­cir­le no a una ini­cia­ti­va pre­si­den­cial. La oca­sión an­te­rior no sa­lió del to­do bien, pues al fi­nal la Guar­dia Na­cio­nal sí tu­vo man­do mi­li­tar, sea co­mo sea que lo dis­fra­ce el Go­bierno. Es de es­pe­rar que la opo­si­ción ha­ya apren­di­do la lec­ción y ten­ga con­cien­cia de los ve­ri­cue­tos le­gis­la­ti­vos por me­dio de los cua­les, el go­bierno pue­de sa­lir­se con la su­ya.

Es po­si­ti­vo ob­ser­var uni­dad an­te plan­tea­mien­tos tram­po­sos co­mo el de la re­vo­ca­ción de man­da­to. La pro­pues­ta pre­si­den­cial con­sis­tía en ade­lan­tar la con­sul­ta unos do­min­gos an­tes de la elec­ción in­ter­me­dia, pe­ro en me­dio de la mis­ma tem­po­ra­da elec­to­ral. En otras pa­la­bras, mien­tras el Go­bierno o el Pre­si­den­te mis­mo ha­ce cam­pa­ña pa­ra im­pul­sar la re­vo­ca­ción de man­da­to, es­ta­rán en cur­so las con­tien­das elec­to­ra­les pa­ra ele­gir nue­vos go­ber­na­do­res y dipu­tados fe­de­ra­les, en­tre otros car­gos de elec­ción po­pu­lar a ni­vel lo­cal. Es­to con­ta­mi­na­ría in­de­bi­da­men­te las com­pe­ten­cias de 2021 por la pre­sen­cia per­ma­nen­te de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en los me­dios pro­mo­vien­do la par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta de re­vo­ca­ción.

Aho­ra bien, es desea­ble tam­bién que los par­ti­dos opo­si­to­res man­ten­gan esa uni­dad en torno al re­cha­zo a una Re­for­ma Elec­to­ral que busque des­truir el Con­se­jo Ge­ne­ral del INE. Pa­re­cie­ra que el Go­bierno bus­ca uti­li­zar es­tos te­mas (la Re­for­ma Elec­to­ral y la re­vo­ca­ción de man­da­to) co­mo mo­ne­da de cam­bio “aprué­ben­me és­te o aquel”. No obs­tan­te, la opo­si­ción de­be­ría ob­je­tar am­bas me­di­das has­ta que las pro­pues­tas no se dis­cu­tan y diag­nos­ti­quen con ma­yor se­re­ni­dad pa­ra po­ner­las al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos y no de la au­to­ri­dad gu­ber­na­men­tal.

La opo­si­ción pre­ci­sa po­ner­se de acuer­do en torno a las lí­neas ro­jas que no de­be tras­pa­sar el Go­bierno. No se tra­ta de ob­je­tar to­do ni co­lo­car­se en una pos­tu­ra in­tran­si­gen­te. Pa­ra do­tar de le­gi­ti­mi­dad es­tas me­di­das, es pre­ci­so con­tar con el acuer­do de las fuer­zas po­lí­ti­cas par­ti­ci­pan­tes a fin de no in­cre­men­tar la li­ti­gio­si­dad y las im­pug­na­cio­nes pos­te­rio­res a ca­da pro­ce­so.

Así ha si­do la his­to­ria de las re­for­mas elec­to­ra­les en Mé­xi­co. Los su­ce­si­vos go­bier­nos to­ma­ron en cuen­ta las de­man­das opo­si­to­ras con la fi­na­li­dad de in­cor­po­rar­las y ga­nar res­pe­ta­bi­li­dad ellos mis­mos. La ru­ta del diá­lo­go ha si­do siem­pre la más fruc­tí­fe­ra pa­ra los me­xi­ca­nos. Des­de la re­for­ma pio­ne­ra y tras­cen­den­tal del maes­tro Je­sús Re­yes He­ro­les, se pres­tó aten­ción a las vo­ces dis­cor­dan­tes del sis­te­ma. No fue el go­bierno quien im­pu­so su voz, sino que, aten­to a las pa­la­bras de dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad cons­tru­yó en con­cier­to con re­pre­sen­tan­tes de la aca­de­mia, la so­cie­dad ci­vil y los par­ti­dos. Sea­mos fie­les a una tra­di­ción exi­to­sa.

•In­ter­na­cio­na­lis­ta y ana­lis­ta po­lí­ti­co: @avi­la_­rau­del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.