Ar­chi­vos: im­pe­ra­ti­vos an­ti­co­rrup­ción

ContraReplica - - NACIÓN - SER­GIO GON­ZÁ­LEZ

La nue­va Ley de Ar­chi­vos, que re­cién en­tró en vi­gor, es to­da una re­con­ver­sión de la óp­ti­ca me­xi­ca­na en la ma­te­ria y atien­de a las me­jo­res prác­ti­cas y nor­mas in­ter­na­cio­na­les de avan­za­da. De en­tra­da, se tra­ta de una nor­ma ge­ne­ral, que tie­ne una co­ber­tu­ra muy su­pe­rior a su an­te­ce­so­ra de 2012, que so­lo era de al­can­ce fe­de­ral. Con es­ta nue­va nor­ma de van­guar­dia, nues­tro con­gre­so ma­ni­fies­ta tres com­pro­mi­sos de­mo­crá­ti­cos fun­da­men­ta­les pa­ra el si­glo XXI que hay que re­sal­tar. Uno con la pre­ser­va­ción de nues­tra me­mo­ria his­tó­ri­ca y pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal; uno con la trans­pa­ren­cia y el de­re­cho a la ver­dad; y otro más con la fis­ca­li­za­ción su­pe­rior y la ren­di­ción de cuen­tas.

Ex­pre­sa tam­bién una con­vic­ción in­con­tras­ta­ble con el com­ba­te a la co­rrup­ción, que ero­sio­na co­ti­dia­na­men­te la con­fian­za so­cial en sus go­bier­nos y re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res. Es­ta con­vic­ción de edi­fi­car un sis­te­ma na­cio­nal de in­te­gri­dad pú­bli­ca (que ade­más tie­ne dien­tes) es vi­si­ble en dos sec­cio­nes de la ley que con­vie­ne es­cla­re­cer.

En pri­mer lu­gar, aho­ra se con­si­de­ran fal­tas gra­ves en ma­te­ria ad­mi­nis­tra­ti­va es­tas con­duc­tas: trans­fe­rir la pro­pie­dad o po­se­sión de ar­chi­vos o do­cu­men­tos de los su­je­tos obli­ga­dos; im­pe­dir u obs­ta­cu­li­zar la con­sul­ta de do­cu­men­tos de los ar­chi­vos sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da; ac­tuar con do­lo o ne­gli­gen­cia en la eje­cu­ción de me­di­das pa­ra la con­ser­va­ción de los ar­chi­vos; usar, sus­traer, di­vul­gar, ocul­tar, al­te­rar, mu­ti­lar, des­truir o inu­ti­li­zar, to­tal o par­cial­men­te, sin cau­sa le­gí­ti­ma y de ma­ne­ra in­de­bi­da, do­cu­men­tos de ar­chi­vo de los su­je­tos obli­ga­dos; y omi­tir la en­tre­ga de al­gún do­cu­men­to de ar­chi­vo ba­jo la cus­to­dia de una per­so­na al se­pa­rar­se de un em­pleo, car­go o co­mi­sión. Las san­cio­nes po­drían ir des­de sus­pen­sión y des­ti­tu­ción has­ta in­ha­bi­li­ta­ción o san­ción eco­nó­mi­ca al in­frac­tor.

En se­gun­do lu­gar, se crea­ron nue­vos ti­pos pe­na­les, to­dos con pe­na de 3 a 10 años de pri­sión a quien: sus­trai­ga, ocul­te, al­te­re, mu­ti­le, des­tru­ya o inuti­li­ce, to­tal o par­cial­men­te, in­for­ma­ción y do­cu­men­tos de los ar­chi­vos que se en­cuen­tren ba­jo su res­guar­do; trans­fie­ra la pro­pie­dad o po­se­sión, trans­por­te o re­pro­duz­ca, sin el per­mi­so co­rres­pon­dien­te, un do­cu­men­to con­si­de­ra­do pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal de la Na­ción.

Del mis­mo mo­do, a quien tras­la­de fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal do­cu­men­tos con­si­de­ra­dos pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal de la Na­ción, sin au­to­ri­za­ción del Ar­chi­vo Ge­ne­ral; man­ten­ga, in­jus­ti­fi­ca­da­men­te, fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal di­chos do­cu­men­tos, una vez fe­ne­ci­do el pla­zo por el que el Ar­chi­vo Ge­ne­ral au­to­ri­zó la sa­li­da del país; o des­tru­ya do­cu­men­tos con­si­de­ra­dos pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal de la Na­ción.

Y es­to adi­cio­nal­men­te al de­li­to de da­ño en pro­pie­dad aje­na hoy vi­gen­te en el có­di­go pe­nal fe­de­ral, que san­cio­na ya con 5 a 10 años de cár­cel a quien cau­se in­cen­dio, inun­da­ción o ex­plo­sión con da­ño o pe­li­gro de ar­chi­vos pú­bli­cos. Me­jor or­ga­ni­ce­mos y res­guar­de­mos los ar­chi­vos ¿No? La his­to­ria lo de­man­da; la so­cie­dad lo me­re­ce; la ley lo man­da­ta y la Na­ción los ne­ce­si­ta.

•gser­[email protected] @El­con­sul­tor2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.