¿La re­for­ma elec­to­ral: una ob­se­sión?

ContraReplica - - NACIÓN - JO­SÉ FRAN­CIS­CO CASTELLANO­S

La Cá­ma­ra de Dipu­tados del Con­gre­so me­xi­cano or­ga­ni­zó el fo­ro pa­ra la Re­for­ma del Es­ta­do y elec­to­ral, en un ejer­ci­cio de par­la­men­to abier­to. En el ám­bi­to elec­to­ral, a la con­vo­ca­to­ria han acu­di­do au­to­ri­da­des del INE, ór­ga­nos ad­mi­nis­tra­ti­vos y tri­bu­na­les elec­to­ra­les lo­ca­les, par­ti­dos po­lí­ti­cos, aca­de­mia, or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y ma­gis­tra­das y ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción. La so­cie­dad me­xi­ca­na, co­mo otras en el mun­do, se pre­gun­ta con ra­zón si su vo­to cuen­ta, si las elec­cio­nes son lim­pias, si a los par­ti­dos se les vi­gi­la ade­cua­da­men­te, en una pa­la­bra, si quie­nes go­bier­nan son las per­so­nas que más vo­tos ob­tu­vie­ron.

A los mi­llen­nials y cen­ten­nials de nues­tra so­cie­dad, de­be­mos ha­cer­los cons­cien­tes de que ha­ce 30 años, no se creía que en Mé­xi­co se res­pe­ta­ra la vo­lun­tad ciu­da­da­na ex­pre­sa­da en las ur­nas, no te­nía­mos una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia.

Hoy, la de­mo­cra­cia en Mé­xi­co es una reali­dad, prin­ci­pal­men­te, por las ins­ti­tu­cio­nes elec­to­ra­les au­tó­no­mas e in­de­pen­dien­tes que cons­trui­mos su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de me­xi­ca­nas y me­xi­ca­nos, in­clu­si­ve, mu­cho an­tes que los más jó­ve­nes na­cie­ran.

En cual­quier ca­so, hay cues­tio­nes que, con in­de­pen­den­cia de los acuer­dos po­lí­ti­cos que se al­can­cen, no pue­den ser ol­vi­da­das por nues­tros le­gis­la­do­res. La re­for­ma no de­be, por nin­gún mo­ti­vo, pro­du­cir una re­gre­sión que pon­ga en ries­go nues­tra de­mo­cra­cia.

A ma­ne­ra de ca­tá­lo­go abier­to, enun­cio cuá­les son los ele­men­tos que, a mi jui­cio, no de­be­mos de­jar de la­do:

•Que las au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y ju­ris­dic­cio­na­les elec­to­ra­les de­ben ser for­ta­le­ci­das, per­ma­ne­cien­do ciu­da­da­nas, pro­fe­sio­na­les, neu­tras, im­par­cia­les, au­tó­no­mas e in­de­pen­dien­tes.

•Di­se­ñar un sis­te­ma ló­gi­co de im­par­ti­ción de jus­ti­cia que per­mi­ta el ac­ce­so a los tri­bu­na­les elec­to­ra­les de ma­ne­ra sen­ci­lla, efi­caz y efi­cien­te, si fi­nal­men­te se adop­ta el mo­de­lo cen­tra­lis­ta pa­ra la or­ga­ni­za­ción de las elec­cio­nes (Que el INE las or­ga­ni­ce to­das).

•La re­no­va­ción por com­ple­to del sis­te­ma de jus­ti­cia elec­to­ral y su sim­pli­fi­ca­ción, me­dian­te la emi­sión de una Ley Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Elec­to­ra­les, que uni­fi­que el trá­mi­te y re­so­lu­ción de los jui­cios elec­to­ra­les en el país, fa­ci­li­tan­do su ac­ce­so a la ciu­da­da­nía.

•El prin­ci­pio de asig­na­ción de car­gos por re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal, pues ello cons­trui­ría ma­yo­rías aplas­tan­tes, qui­tan­do por com­ple­to voz a las mi­no­rías,

•La de­fi­ni­ción de áreas de apli­ca­ción de la aus­te­ri­dad y ra­cio­na­li­dad pa­ra la ope­ra­ti­vi­dad de nues­tro sis­te­ma elec­to­ral y de par­ti­dos, pe­ro sin po­ner en ries­go los prin­ci­pios, re­glas y de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les que pro­te­gen a nues­tra de­mo­cra­cia.

•Ga­ran­ti­zar un mo­de­lo que per­mi­ta el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co y la al­ter­nan­cia, de mo­do que quie­nes hoy son los ven­ci­dos de una elec­ción, ma­ña­na pue­dan ser ven­ce­do­res y vi­ce­ver­sa.

Por es­tas ra­zo­nes, no es po­si­ble ver es­te ejer­ci­cio co­mo una ob­se­sión, mu­cho me­nos en la épo­ca so­cial de la fle­xi­bi­li­dad y bús­que­da de nue­vas so­lu­cio­nes pa­ra una reali­dad que cam­bia to­do el tiem­po.

•Es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y Teo­ría Po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.