Los con­tra­dic­to­rios

ContraReplica - - NACIÓN - MI­GUEL TORHTON

Mé­xi­co es un país con­tra­dic­to­rio. No lo es por­que es­té obli­ga­do a ser­lo. Pe­ro, úl­ti­ma­men­te, pa­re­ce que sus ha­bi­tan­tes se ejer­ci­tan to­dos los días en el ar­te de la con­tra­dic­ción. Si se me per­mi­te el jue­go de pa­la­bras, lo cier­to es que, tan­to pa­ra las na­cio­nes co­mo pa­ra los in­di­vi­duos, vi­vir en la con­tra­dic­ción per­ma­nen­te es un mo­do des­gas­tan­te de vi­vir. Y así vi­vi­mos.

No pre­ten­do en es­ta co­lum­na ha­cer ca­so omi­so a la la­ce­ran­te de­sigual­dad que con­tri­bu­ye a tan­ta con­tra­dic­ción. Mé­xi­co es un país que­bra­do. Se­pa­ra­do en mi­les de so­cie­da­des en per­pe­tua con­tra­dic­ción con ellas mis­mas y con las de­más. Qui­zás ha­bría que acep­tar a la con­tra­dic­ción co­mo el úni­co mé­to­do de vi­vir en un país tan di­ver­so de to­do.

Por el con­tra­rio, en es­ta co­lum­na me re­fie­ro a con­tra­dic­cio­nes par­ti­cu­la­res. En es­te es­pa­cio de pa­la­bras, re­duz­ca­mos la com­ple­ji­dad del país a una se­rie de con­tra­dic­cio­nes mí­ni­ma. Co­mo una efi­caz sim­pli­fi­ca­ción, di­vi­da­mos a Mé­xi­co en dos. De un la­do es­ta­rán quie­nes apo­yan, en ge­ne­ral, a Ló­pez Obra­dor y a su Go­bierno. Del otro es­ta­rán quie­nes no to­le­ran es­cu­char su nom­bre más que pa­ra ha­cer una crí­ti­ca in­si­dio­sa.

En­tre los fans de Ló­pez Obra­dor es­tá la con­tra­dic­ción de una de­fen­sa que se nie­ga a ver la reali­dad. Con­ven­ci­dos en su diag­nós­ti­co de país, pre­fie­ren ig­no­rar los erro­res de Ló­pez Obra­dor pa­ra jus­ti­fi­car­los en el nom­bre de un cam­bio. Co­mo si re­pe­tir los erro­res del pa­sa­do pu­die­ra ser, de al­gu­na for­ma, una me­jo­ra.

Las de­fen­sas a Ló­pez Obra­dor son ca­si siem­pre a ul­tran­za. In­clu­so en la co­mu­ni­ca­ción de Go­bierno, el tono es cer­cano al arre­ba­to de un ma­chi­to pe­leo­ne­ro que se so­bre­po­ne a cual­quier crí­ti­ca con la es­ter­tó­rea voz de quien ame­na­za una pe­lea. El tono aguar­dien­to­so de­ri­va del po­der que man­ten­drán por cin­co años y me­dio más. La le­ja­na vi­gen­cia de su po­der ins­pi­ra con­fian­za. Sin em­bar­go, co­mo el sem­pi­terno ar­que­ti­po del ma­chi­to pe­leo­ne­ro nos re­cuer­da, en la bra­vu­co­ne­ría cre­cen inequí­vo­cas va­rias for­mas de in­se­gu­ri­dad.

Tam­po­co quie­nes se opo­nen a Ló­pez Obra­dor de­jan del la­do el ar­te de la con­tra­dic­ción. En su vo­ci­fe­ran­te amor por Mé­xi­co, pa­re­cie­ra que pre­fie­ren que le va­ya mal al país con tal de de­mos­trar que te­nían la ra­zón.

Un ejem­plo fue la tur­bu­len­ta reac­ción pú­bli­ca so­bre la ne­go­cia­ción de aran­ce­les con Es­ta­dos Uni­dos. Por más di­fí­cil que sea acep­tar las ac­cio­nes de un Go­bierno en el que cer­ca de un cuar­to de los me­xi­ca­nos des­con­fían, se­gún los úl­ti­mos son­deos, na­die en su sano jui­cio pue­de desear que le va­ya mal a Mé­xi­co.

Vi­vir en la con­tra­dic­ción des­gas­ta, so­bre to­do, nues­tra for­ma de en­ten­der la reali­dad. Dividida la so­cie­dad me­xi­ca­na en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, lle­ga­mos a una dis­cu­sión pú­bli­ca sin pun­tos de en­cuen­tro. Si que­re­mos re­du­cir nues­tras con­tra­dic­cio­nes, qui­zás ha­bría que em­pe­zar a crear­los.

•Es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca. Tw: @Torhton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.