Un lo­co fin de se­ma­na

ContraReplica - - ENTORNOS - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

Me das tu te­lé­fono?, le di­ce un chi­co a una chi­ca, es­ta se po­ne se­ria y res­pon­de “no pue­do por­que si no con que me que­do yo”. Es­te chis­te así de lo­cal y así de sim­ple es uno de los ejem­plos más cla­ros que po­de­mos dar pa­ra evi­den­ciar el hu­mor tan bá­si­co del que go­za Lo­co fin de se­ma­na del di­rec­tor Kris­toff Raczyns­ki. Fun­cio­na co­mo ad­ver­ten­cia o co­mo in­vi­ta­ción.

Fe­de (Ch­ris­tian Váz­quez) aca­ba de ter­mi­nar con su no­via y se en­cuen­tra de ba­jón aními­co, es­to se di­ce y se mues­tra erró­nea­men­te, la es­ce­na es­tá en­tre la far­sa y la co­me­dia y nun­ca de­ja ver el su­pues­to do­lor. La jo­ven en cues­tión sien­te as­co por Fe­de, ya sea por­que le aca­ba de bai­lar —pe­no­sa­men­te — en tan­ga de ele­fan­te o por­que co­mo ella re­cal­ca: no es ni gua­po, ni al­to, ni atrac­ti­vo, por ello tam­bién le ha si­do in­fiel en va­rias oca­sio­nes, es­te se de­pri­me, im­plo­ra y se as­quea a gra­do tal de vo­mi­tar­le el ros­tro a su no­via.

Me­mo y Car­los —sus me­jo­res ami­gos — es­tán dis­pues­tos a sa­car­lo de su tris­te­za. Uno lle­va días sin ba­ñar­se por­que es­to —bien sa­bi­do por to­dos— ge­ne­ra hor­mo­nas que atraen al se­xo opues­to y tam­bién es­tá dis­pues­to a ser re­cor­da­do por una pa­la­bra épi­ca que lo ca­rac­te­ri­ce co­mo: re­cór­cho­lis, chi­mi­chan­ga o san­ta ca­chu­cha. El otro tie­ne dis­fun­ción se­xual por un al­ter­ca­do con su úl­ti­ma re­la­ción amo­ro­sa el cual tam­po­co ha po­di­do su­pe­rar.

Lo an­te­rior su­ce­de en­tre ba­res, en­tre me­mes vi­ra­les de in­ter­net — a Fe­de le ter­mi­na­rán apo­dan­do el per­ver­ti­do — en­tre ca­sua­li­da­des im­pro­ba­bles de en­cuen­tros, pa­ra des­pués dar pa­so a una fies­ta épi­ca a so­li­ci­tud mi­rrey a cam­bio de per­do­nar­les la vi­da, es­to por acos­tar­se con su her­ma­na me­nor de edad. No sa­be­mos si Fe­de es el chi­co con la peor suer­te o so­lo es es­tú­pi­do.

¿En dónde fa­lla?, en to­do, pe­ro prin­ci­pal­men­te en el guión po­co tra­ba­ja­do y po­bre­men­te es­cri­to, que se­gún que­dó lis­to en 15 días y fil­ma­do en 15 días más, su­pues­ta­men­te pa­ra evi­den­ciar lo mal que es­tá el ci­ne na­cio­nal y lleno de co­rrup­ción —es­tos dos pun­tos im­po­si­bles de ne­gar- más no era la for­ma de de­mos­tra­do.

Fil­mes co­mo Bad Tas­te de Pe­ter Jack­son, Night of the lea­ving dead de Ro­me­ro, o La ma­sa­cre de Te­xas de Hoo­per, son ejem­plos de ci­ne con ín­fi­mo pre­su­pues­to y ca­si las mis­mas cir­cuns­tan­cias pe­ro me­jor eje­cu­ta­das.

El po­co pre­su­pues­to no es pre­tex­to pa­ra un guión con tan­tos hue­cos, con chis­tes fá­ci­les, in­có­mo­dos y re­pul­si­vos. In­ne­ce­sa­rio ver­le el tra­se­ro ex­pues­to a Rey­nal­do Ros­sano o la ex­tra­ñí­si­ma se­sión de fo­to­gra­fías rea­li­za­da por “el dia­bli­to” ca­si ra­yan­do en el hu­mor pe­de­ras­ta. El tra­ba­jo de cá­ma­ras es po­bre no por­que sea un di­rec­tor clá­si­co, sino por­que no hay mu­cho que mos­trar ni en ideas ni en ima­gen y en don­de que­da cla­ro que en es­te “lo­co” fin de se­ma­na, no hay dis­cur­so, no hay di­ver­sión, no hay lo­cu­ra, pe­ro si mu­cha, mu­cha pe­na aje­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.