MUE­RE JAIME HUMBERT0 HERMOSILLO, PA­DRE DEL CI­NE ERÓ­TI­CO ME­XI­CANO

EL DI­REC­TOR DE La Ta­rea o La pa­sión se­gún Be­re­ni­ce fa­lle­ció a los 77 años, en Gua­da­la­ja­ra; su obra, eró­ti­ca y se­xual, de­nun­ció la hi­po­cre­sía mo­ral; en 1999 hi­zo que México fi­gu­ra­ra en los Pre­mios Go­ya por sex­ta oca­sión

ContraReplica - - PORTADA - POR MART­HA RO­JAS mart­ha.ro­[email protected]­tra­re­pli­ca.mx

El di­rec­tor de pe­lí­cu­las co­mo La Ta­rea o La pa­sión se­gún Be­re­ni­ce fa­lle­ció a los 77 años, en Gua­da­la­ja­ra; su obra, eró­ti­ca y se­xual, de­nun­ció la hi­po­cre­sía mo­ral de la so­cie­dad me­xi­ca­na en 1999 y con­vir­tió a México en ga­na­dor del Go­ya por sex­ta vez.

Vir­gi­nia y Mar­ce­lo lle­van ca­si cua­tro años sin ver­se. Ella le es­pe­ra, arre­gla to­dos los de­ta­lles pa­ra su lle­ga­da, in­clu­so es­con­de una cá­ma­ra con un tra­ba­jo pa­ra la es­cue­la de ci­ne a la que asis­te. La ve­la­da trans­cu­rre y a me­di­da que eso su­ce­de, en­tre ellos flo­re­ce un jue­go eró­ti­co en el que la ta­rea se con­ver­ti­rá en un ejer­ci­cio que des­cri­be las di­fi­cul­ta­des na­tu­ra­les de una pa­re­ja.

Ro­da­da en la dé­ca­da de 1990, el fil­me sig­ni­fi­có una re­vo­lu­ción en la ma­ne­ra de na­rrar y re­tra­tar te­mas co­mo el ero­tis­mo, que en esa épo­ca se an­to­ja­ban sen­si­bles.

La cin­ta le va­lió va­rios pre­mios in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos el del Fes­ti­val de Ci­ne de Mos­cú (1991) o el Pre­mio Ariel a Me­jor pe­lí­cu­la (1992), tam­bién fue la se­gun­da pro­duc­ción que dio cuen­ta de la idó­nea­man­cuer­na que tra­bó con la ac­triz, Ma­ría Ro­jo, con quien más tar­de fil­ma­ría la tam­bién ce­le­bra­da De no­che vie­nes, Es­me­ral­da (1997), El Edén (2003) o El mis­te­rio de los al­men­dros (2004). “Jaime fue un hom­bre per­fec­cio­nis­ta. Nos ha­cía re­pe­tir has­ta 20 ve­ces una es­ce­na por­que la que­ría bien. Era muy apa­sio­na­do, siem­pre cui­da­ba mu­cho de sus ac­to­res, nun­ca me sen­tí ate­rra­da con él por­que an­te to­do, era un gran ser hu­mano. Ha­bía días en que me le­van­ta­ba y lo pri­me­ro que ha­cía, era lla­mar­le por te­lé­fono. Nos ale­ja­mos un po­co cuan­do yo es­tu­ve en la po­lí­ti­ca, pe­ro des­pués nos re­en­con­tra­mos. En los úl­ti­mos años lo vi se­pa­ra­do del ci­ne. Me ha­bía pe­di­do al­gu­nas co­sas y nun­ca me lla­mó pa­ra que se las die­ra, lo cual se me ha­cía ra­ro. Cuan­do me di­je­ron que ha­bía muer­to, no lo po­día creer”, ase­gu­ró la pro­ta­go­nis­ta de Ma­ría de mi co­ra­zón, un ro­da­je que con­tó con guion del pro­pio Ga­briel García Márquez.

Con más de cua­tro dé­ca­das de tra­yec­to­ria, Hermosillo des­ta­có en la di­rec­ción, aun­que tam­bién fue edi­tor, guio­nis­ta, pro­duc­tor e in­clu­so in­cur­sio­nó en la ac­tua­ción. Cre­ció en el seno de una fa­mi­lia con­ser­va­do­ra de cla­se me­dia, lo que se pro­yec­tó en su fil­mo­gra­fía al desafiar las con­ven­cio­nes y los có­di­gos mo­ra­les de la épo­ca. Abier­ta­men­te ho­mo­se­xual, su fil­mo­gra­fía de­nun­cia la hi­po­cre­sía mo­ral de la so­cie­dad me­xi­ca­na. Tam­bién fue pro­fe­sor en la Es­cue­la de Ar­tes Au­dio­vi­sua­les de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra y fun­dó la Mues­tra de Ci­ne Me­xi­cano en Gua­da­la­ja­ra. El os­ca­ri­za­do di­rec­tor de ci­ne me­xi­cano Gui­ller­mo del To­ro, ayer la­men­tó en su cuen­ta de Twit­ter el fa­lle­ci­mien­to de su “maes­tro” y de­fi­nió a Hermosillo co­mo “un hom­bre digno, va­lien­te, trans­gre­sor y cohe­ren­te”.

La ta­rea, co­mo pre­ci­sa­men­te se lla­ma el fil­me que re­co­ge es­ta his­to­ria, no só­lo fue uno de los tra­ba­jos más icónicos del ci­neas­ta Jaime Humberto Hermosillo, quien fa­lle­ció ayer a los 77 años de edad, se tra­tó de uno de sus tra­ba­jos más des­lum­bran­tes, por el que, in­clu­so, fue com­pa­ra­do con el es­pa­ñol Pe­dro Al­mo­dó­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.