Corredor Industrial

To­do el rit­mo de la vi­da pa­sa…

- Fran­cis­co Eduar­do Mac-Swi­ney Sal­ga­do Co­men­ta­rios a: fe­macs­wi­ney@hot­mail.com MDMA

La re­co­men­da­da y con­ve­nien­te re­clu­sión sa­ni­ta­ria que los ex­per­tos de la sa­lud pú­bli­ca di­vul­gan en los reite­ra­ti­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aho­ra es­tá en­tran­do a fa­se de ma­yor cri­ti­ci­dad por la lle­ga­da de los fren­tes fríos. Y to­do, sin chis­tar, se en­tien­de a la per­fec­ción: los cua­dros de co­vid-19, in­fluen­za y gri­pe na­ve­gan­do jun­tos en la at­mós­fe­ra vul­ne­ra­ble de nues­tra geo­gra­fía en­dé­mi­ca, no pre­sa­gian un ho­ri­zon­te pre­ci­sa­men­te ha­la­ga­dor. Pe­ro bueno, ya to­do se ha ido aco­mo­dan­do. Las prác­ti­cas pa­ra man­te­ner cui­da­dos y evi­tar con­ta­gios han ido sien­do asi­mi­la­das con to­do y su pa­ra­fer­na­lia en­tre las vo­lun­ta­des ur­ba­nas y ru­ra­les que, aho­ra, pro­cu­ran aca­tar cuan­ta ad­ver­ten­cia sur­ja pa­ra se­guir vi­vien­do en es­te más que me­mo­ra­ble 2020.

Las per­so­nas que im­pri­men ma­yor res­pe­to al en­cie­rro, con se­gu­ri­dad, sien­ten ya la opre­sión de sus mu­ros ho­ga­re­ños y, a ra­tos, qui­zás, has­ta los ima­gi­nen co­mo ver­da­de­ras pa­re­des de la­men­tos. Des­de lue­go ha­brá gen­te que, con osa­día, dé vuel­ta a la man­za­na que co­rres­pon­de a su do­mi­ci­lio o, con in­te­rés, es­té pe­ga­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra sa­ber lo que en el en­torno cer­cano acon­te­ce. A su ser­vi­dor, es­ti­ma­do lec­tor, le su­ce­de que es­cu­cha no­ti­cias so­bre los tem­po­ra­les cam­bios de via­li­dad en la ciu­dad y sin te­ner idea, le sur­ge la pre­gun­ta de có­mo tran­si­ta­rá, cuan­do ya sea ne­ce­sa­rio; otra co­sa que por su­pues­to cau­sa sor­pre­sa es la fa­ci­li­dad de ma­ne­jo de los sis­te­mas di­gi­ta­les que es­tán ad­qui­rien­do los chi­cos de la “ge­ne­ra­ción Al­fa” (lla­ma­da así por la pri­me­ra le­tra del al­fa­be­to grie­go al ha­ber na­ci­do ya com­ple­ta­men­te en el si­glo XXI). Y sin ha­cer a un la­do las pe­no­sas no­ti­cias de po­bre­zas, en­fer­me­da­des, inep­ti­tu­des, des­alien­tos, de­s­es­pe­ran­zas y de­ce­sos, que­da cla­ro que el pla­ne­ta avan­za con su ve­lo­ci­dad acos­tum­bra­da y que León Fe­li­pe, el fa­lle­ci­do poe­ta es­pa­ñol, te­nía ra­zón cuan­do es­cri­bía, re­clui­do en una ca­sa en la que es­ta­ba de po­sa­da: “To­do el rit­mo de la vi­da pa­sa por es­te cris­tal de mi ven­ta­na… ¡Y la muer­te tam­bién pa­sa!”.

Y bueno, sin vis­lum­brar un fu­tu­ro to­tal­men­te li­bre de ata­du­ras, ha­brá que cla­mar por cie­lo mar y tie­rra pa­ra que las bue­nas “vi­bras” se con­ju­guen y den pa­so a un mo­des­to y sano con­vi­vir de los mor­ta­les; acla­ran­do que al tér­mino “mor­ta­les” se le dé la con­no­ta­ción de per­so­nas que bien mo­ran en el or­be y no al que apli­que co­mo un si­nó­ni­mo fu­nes­to.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico