Corredor Industrial

El triun­fo del di­ne­ro de Niall Fer­gu­son

- Jai­me Pan­que­va Co­men­ta­rios a nues­tro co­rreo elec­tró­ni­co: pan­que­va­das@gmail.com Finance · Business · House of Medici · William Faulkner · China · United States of America · Este · Japan · Niall Ferguson · Cagayan de Oro

Ten­de­mos a que­jar­nos de su in­fluen­cia co­ti­dia­na, de su irrup­ción en to­dos los ám­bi­tos de nues­tra vi­da, de la ma­ne­ra en que pue­de ma­ne­jar nues­tra reali­dad o co­rrom­per­la. Pe­ro, ¿es po­si­ble con­ce­bir la exis­ten­cia de nues­tra so­cie­dad en au­sen­cia del di­ne­ro? ¿Có­mo ha lle­ga­do al gra­do de so­fis­ti­ca­ción ac­tual, có­mo sus di­ná­mi­cas han afec­ta­do y si­guen afec­tan­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad? El triun­fo del di­ne­ro de Fer­gu­son es una obra que com­bi­na la his­to­ria y las fi­nan­zas con la idea de mos­trar de dón­de pro­vie­nen y có­mo se con­ci­bie­ron ins­tru­men­tos esen­cia­les de las fi­nan­zas ac­tua­les, des­de los in­tere­ses com­pues­tos, los bo­nos, los se­gu­ros, los mer­ca­dos ac­cio­na­rios y a fu­tu­ros, has­ta los ins­tru­men­tos de des­truc­ción ma­si­va co­mo los CDO.

Fer­gu­son re­co­rre las vi­das de los pres­ta­mis­tas ita­lia­nos des­de la fa­mi­lia Me­di­ci, el sur­gi­mien­to de los gran­des ban­que­ros co­mo los Roths­child, o de fe­nó­me­nos es­pe­cu­la­do­res co­mo Jar­di­ne y Mat­he­son o Danny Faulk­ner, pa­ra brin­dar una pers­pec­ti­va más am­plia so­bre el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, y có­mo po­de­mos ex­traer lec­cio­nes del pa­sa­do pa­ra iden­ti­fi­car ries­gos sis­té­mi­cos.

Pu­bli­ca­do me­ses an­tes del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria del 2008, in­clu­ye su pun­to de vis­ta so­bre la re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre las eco­no­mías de Chi­na y los Es­ta­dos Uni­dos, que él lla­ma “Chi­mé­ri­ca”, y có­mo el aho­rro de los pri­me­ros ha po­si­bi­li­ta­do el gas­to ex­ce­si­vo y las bur­bu­jas de cré­di­to del se­gun­do. Es­te con­cep­to com­ple­men­ta y asu­me tam­bién al­gu­nos con­cep­tos del Ni­chi­bei, o re­la­ción eco­nó­mi­ca en­tre Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos.

Abu­sa­ré del lec­tor con es­ta ci­ta fi­nal que ilus­tra a la per­fec­ción el ob­je­ti­vo del li­bro:

“Hay quie­nes es­tos días ha­blan de «la muer­te del ca­pi­ta­lis­mo» o de «la muer­te del li­bre mer­ca­do», co­mo si el Es­ta­do cons­ti­tu­ye­ra de al­gún mo­do una al­ter­na­ti­va a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. La reali­dad his­tó­ri­ca, co­mo ya de­be­ría de re­sul­tar evi­den­te, es que los es­ta­dos y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros han exis­ti­do siem­pre en una re­la­ción sim­bió­ti­ca. De he­cho, sin las exi­gen­cias de las fi­nan­zas pú­bli­cas, gran par­te de las in­no­va­cio­nes fi­nan­cie­ras que die­ron ori­gen a los ban­cos cen­tra­les, el mer­ca­do de bo­nos y el mer­ca­do de va­lo­res ja­más se ha­brían pro­du­ci­do... mien­tras no en­ten­da­mos ple­na­men­te el ori­gen de la es­pe­cie fi­nan­cie­ra, ja­más po­dre­mos com­pren­der la ver­dad fun­da­men­tal del di­ne­ro… los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros son co­mo el es­pe­jo de la hu­ma­ni­dad, que re­ve­la ca­da ho­ra de ca­da día la­bo­ra­ble la for­ma en que nos va­lo­ra­mos a no­so­tros mis­mos y en que va­lo­ra­mos los re­cur­sos del mun­do que nos ro­dea.

No es cul­pa del es­pe­jo si re­fle­ja nues­tras im­per­fec­cio­nes con tan­ta cla­ri­dad co­mo nues­tra be­lle­za.”

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico