Corredor Industrial

So­bre­vi­ve en pe­nal, pe­ro no a su des­tino

» Fa­mi­lia­res de Cé­sar Adrián Gon­zá­lez lo re­cuer­dan co­mo una gran per­so­na, pe­se a ha­ber es­ta­do pre­so en Ce­re­so de Topo Chi­co. Fa­lle­ció por co­ro­na­vi­rus

- Da­niel de la Fuen­te Mon­te­rrey Crime · Adrian Gonzalez

Al año exac­to del cie­rre del som­brío pe­nal Topo Chi­co, el pa­sa­do 30 de sep­tiem­bre, mu­rió uno de los mi­les de hom­bres que es­tu­vo re­clui­do en una de sus cel­das.

Fue inocen­te, pe­ro ya en li­ber­tad mu­rió en un hos­pi­tal re­ba­sa­do por la pan­de­mia del Co­vid-19.

Se lla­ma­ba Cé­sar Adrián Gon­zá­lez Hi­no­jo­sa. Te­nía 32 años y vi­vía en la Co­lo­nia Pe­dre­gal del Topo Chi­co, en Es­co­be­do.

Su her­ma­na Yes­si­ca ha­bla del ter­ce­ro de los cin­co hi­jos de la fa­mi­lia, el que fue ri­sue­ño, de bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes has­ta la se­cun­da­ria. Su dra­ma co­men­zó cuan­do en el 2009 un fa­mi­liar ro­bó un ta­xi.

“Un tío les di­jo a los mi­nis­te­ria­les que a lo me­jor ese fa­mi­liar an­da­ba por la ca­sa”, re­la­ta Yes­si­ca, “y, co­mo mi her­mano es­ta­ba afue­ra de la ca­sa y se pa­re­cía a él, se lo lle­va­ron.

“Les va­lió que lue­go el afec­ta­do iden­ti­fi­ca­ra en una fo­to al res­pon­sa­ble, los mi­nis­te­ria­les le di­je­ron a mi her­mano: ‘Es és­te al que an­da­mos bus­can­do, pe­ro tú ya te chin­gas­te’”.

Cé­sar nun­ca acep­tó los car­gos, pe­ro tam­po­co de­la­tó al fa­mi­liar. Así, pa­só cua­tro años en el Topo Chi­co, en una de sus peo­res épo­cas, si es que hu­bo al­gu­na bue­na, ya con el re­clu­so­rio ba­jo con­trol del nar­co­trá­fi­co.

“Nun­ca se me­tió en líos”, cuen­ta Yes­si­ca, “se la pa­sa­ba tra­ba­jan­do en el sa­lón del pe­nal, en la igle­sia to­can­do la gui­ta­rra, aun­que sí le lle­ga­ron a pe­gar, pe­ro nun­ca se que­jó. Él era muy fuer­te”.

Lo li­be­ra­ron en el 2014 sin dar­le ex­pli­ca­ción al­gu­na: “Tú ya vas pa’ fue­ra”, le di­je­ron, “apú­ra­te, güe­ro”. Lo sol­ta­ron sin dar­le na­da, sa­lió y pi­dió di­ne­ro pa­ra abor­dar un ca­mión y vol­ver a ca­sa.

Se pu­so a tra­ba­jar de al­ba­ñil, iba y ve­nía, lue­go tu­vo una no­via, du­ró un tiem­po, pe­ro la adic­ción a las dro­gas lo sa­có de una vi­da or­di­na­ria, por lo que even­tual­men­te tra­ba­ja­ba de car­ga­dor o to­can­do la gui­ta­rra en mer­ca­di­tos o en los ca­mio­nes.

“Él to­do se guar­da­ba, nun­ca con­ta­ba na­da, yo creo que eso lo lle­vó a las dro­gas”, agre­ga Yes­si­ca.

Vol­vió al pe­nal en el 2017 por el ro­bo de un ce­lu­lar que, de nue­vo, co­me­tió otra per­so­na, tam­bién con pa­re­ci­do a él, tam­bién de nue­vo al­guien cer­cano. Cé­sar, una vez más, no de­la­tó a na­die, acep­tó su des­tino: vol­vió al Topo Chi­co.

Sa­lió en el 2019, an­tes del cie­rre del pe­nal más som­brío. Re­gre­só a ca­sa con más adic­ción, ya en­fer­mo.

Con­sue­lo Ba­ñue­los, fun­da­do­ra de la aso­cia­ción Pro­mo­ción de Paz, que ha tra­ba­ja­do por años en re­clu­so­rios, lo co­no­ció, sa­bía de sus cua­li­da­des, pe­ro tam­bién de sus in­fier­nos.

“Nun­ca acep­tó ser in­ter­na­do en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción, eso qui­zá lo hu­bie­ra sal­va­do”, co­men­ta la ac­ti­vis­ta.

Su­po de él ha­ce unos días cuan­do la fa­mi­lia le ha­bló por­que el jo­ven se en­con­tra­ba mal de sa­lud. Le so­bre­vino una he­mo­rra­gia. Lo aten­die­ron en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio, pe­ro no vie­ron na­da gra­ve y lo de­vol­vie­ron a ca­sa. Re­gre­só el san­gra­do y, de nue­vo, al hos­pi­tal.

En la ma­dru­ga­da del día si­guien­te, Cé­sar re­co­bró el co­no­ci­mien­to y se sa­lió del hos­pi­tal sin que na­die lo im­pi­die­ra, pe­ro se des­ma­yó en la ban­que­ta, en Gon­za­li­tos.

 ?? Fo­to: Agen­cia Re­for­ma ?? Fa­mi­lia­res di­je­ron que el jo­ven de 32 años mu­rió en un hos­pi­tal re­ba­sa­do por la pan­de­mia de Co­vid-19. /
Fo­to: Agen­cia Re­for­ma Fa­mi­lia­res di­je­ron que el jo­ven de 32 años mu­rió en un hos­pi­tal re­ba­sa­do por la pan­de­mia de Co­vid-19. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico