Corredor Industrial

El ci­clo de la de­cep­ción

- Jor­ge Vol­pi @jvol­pi Politics · Andrés Manuel López Obrador · Institutional Revolutionary Party · Mexico · White House · Enrique Peña Nieto

Si An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no al­te­ra drás­ti­ca­men­te el rum­bo, re­gre­san­do a sus pro­pias pro­me­sas de cam­pa­ña, nos en­ca­mi­na­mos a otro desas­tre.

Nues­tras de­cep­cio­nes em­pe­za­ron en el 2000. Exa­ge­ro: en el 2001. Ve­nía­mos de un lar­go pe­rio­do de som­bra, la he­ge­mo­nía del PRI. Un par­ti­do que era en reali­dad un sis­te­ma que con­ta­mi­na­ba to­dos los án­gu­los de la vi­da pú­bli­ca. Un mo­de­lo au­to­ri­ta­rio, cor­po­ra­ti­vo, que se ven­día co­mo una de­mo­cra­cia sin ser­lo, a par­tir de la cons­truc­ción de una en­re­ve­sa­da ma­de­ja de re­glas que nun­ca se cum­plían o se cum­plían so­lo cuan­do la vo­lun­tad pre­si­den­cial así lo de­ci­día.

Un lar­go rei­na­do en el cual ja­más exis­tió el Es­ta­do de de­re­cho, una fic­ción im­pre­sa en nues­tra Cons­ti­tu­ción y otras le­yes que no era sino pu­ra apa­rien­cia. Cuan­do un can­di­da­to opo­si­tor al fin ga­nó las elec­cio­nes -y el des­ven­ci­ja­do ré­gi­men fue ca­paz de re­co­no­cer­lo-, ima­gi­na­mos que la al­ter­nan­cia re­pre­sen­ta­ría un in­me­dia­to sal­to de­mo­crá­ti­co.

Ga­na­mos al­gu­nas co­sas, ma­yor li­ber­tad de ex­pre­sión y un des­ga­ja­mien­to del pre­si­den­cia­lis­mo, pe­ro la in­efi­ca­cia de Fox echó aba­jo cual­quier an­he­lo de re­cons­truc­ción sis­té­mi­ca. Los vie­jos vi­cios se man­tu­vie­ron y nues­tros po­lí­ti­cos apren­die­ron a sal­tar de un par­ti­do a otro. El Es­ta­do de de­re­cho con­ti­nuó sien­do una qui­me­ra.

Pa­ra col­mo, las tur­bu­len­tas elec­cio­nes de ese año, en las cua­les el Pre­si­den­te vio­ló las re­glas al apo­yar a un can­di­da­to y de­nos­tar a otro, fue el ger­men del des­arre­glo pos­te­rior. En me­dio de una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad sin pre­ce­den­tes, en 2006 Cal­de­rón no tu­vo me­jor idea que lan­zar, im­pul­si­va e irres­pon­sa­ble­men­te, la gue­rra con­tra el nar­co. Hoy sa­be­mos que se la en­co­men­dó a uno de los per­so­na­jes más tur­bios de los úl­ti­mos tiem­pos, Ge­na­ro Gar­cía Lu­na, alia­do con los mis­mos cri­mi­na­les que anun­cia­ba com­ba­tir.

El re­sul­ta­do: nues­tra he­ca­tom­be. La mi­li­ta­ri­za­ción del país, acom­pa­ña­da de in­con­ta­bles vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. Si que­da­ba una va­ga es­pe­ran­za en nues­tra jo­ven de­mo­cra­cia, la acu­mu­la­ción de ca­dá­ve­res la en­te­rró. Mé­xi­co se con­vir­tió en un ce­men­te­rio: de en­ton­ces a la fe­cha se acu­mu­lan 250 mil muer­tes de­ri­va­das de es­ta fa­lli­da es­tra­te­gia, y un nú­me­ro in­cal­cu­la­ble de de­sa­pa­re­ci­dos y des­pla­za­dos.

Los elec­to­res les die­ron la es­pal­da a los con­ser­va­do­res, pe­ro op­ta­ron por el re­gre­so del PRI, ima­gi­nan­do que 12 años de exi­lio les ha­brían he­cho pur­gar sus cul­pas. Wish­ful thin­king que una vez más no tar­dó en des­ga­jar­se: pri­me­ro Ayot­zi­na­pa y lue­go la Ca­sa Blan­ca de­mos­tra­ron de la peor ma­ne­ra lo que ocu­rre en un país don­de la jus­ti­cia no exis­te.

La des­apa­ri­ción de los nor­ma­lis­tas nos de­vol­vió a nues­tra pa­vo­ro­sa reali­dad, mien­tras la ex­hi­bi­ción de la fa­tui­dad de Pe­ña Nie­to no fue sino un ade­lan­to de la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de su go­bierno: una ma­qui­na­ria di­se­ña­da pa­ra des­fal­car las ar­cas na­cio­na­les, una ban­da de la­dro­nes a car­go del era­rio, co­mo han pues­to en evi­den­cia la Es­ta­fa Maes­tra y Ode­brecht.

Tras 18 años, la sa­li­da ra­cio­nal que­da­ba en ma­nos de Ló­pez Obra­dor y sus alia­dos de iz­quier­da y los elec­to­res se vol­ca­ron ha­cia su pro­yec­to de trans­for­ma­ción. Su diag­nós­ti­co del país, re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, era pre­ci­so: la ma­fia en el po­der ha­bía de­vo­ra­do al país, ol­vi­dán­do­se de los más po­bres y preo­cu­pán­do­se so­lo de sus in­tere­ses per­so­na­les.

La lar­ga era del neo­li­be­ra­lis­mo de com­pa­dres, se nos anun­ció, lle­ga­ría a su fin. Otra vez re­na­ció la es­pe­ran­za: al fin al­guien se ocu­pa­ría de ha­cer jus­ti­cia. Eso fue lo que Ló­pez Obra­dor nos pro­me­tió. La de­cep­ción es de nue­vo im­pa­ra­ble: con­tra­rian­do sus acer­ta­das pro­pues­tas ori­gi­na­les, ha acen­tua­do la mi­li­ta­ri­za­ción cal­de­ro­nis­ta y ha des­aten­di­do una vez más la re­for­ma de la jus­ti­cia.

Y no so­lo eso: la es­tra­te­gia con­tra la pan­de­mia ha si­do desas­tro­sa, ha im­pues­to una aus­te­ri­dad al Es­ta­do pro­pia del peor neo­li­be­ra­lis­mo y no ha de­ja­do de des­de­ñar a las mu­je­res en lu­cha, a las víc­ti­mas de la vio­len­cia, la cien­cia y la cul­tu­ra.

Su go­bierno no es peor que los an­te­rio­res, pe­ro si no al­te­ra drás­ti­ca­men­te el rum­bo, re­gre­san­do a sus pro­pias pro­me­sas de cam­pa­ña, nos en­ca­mi­na­mos a otro desas­tre. Si in­clu­so un lu­cha­dor so­cial co­mo él nos de­cep­cio­na, po­dría ya no que­dar res­qui­cio pa­ra nin­gu­na es­pe­ran­za más.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico