Corredor Industrial

Fu­mi­ga­ción

- Ca­tón Sayyid

Mi ma­dre tu­vo 15 hi­jos -con­tó un “ti­po- Mis her­ma­nos y yo la te­ne­mos en un pe­des­tal. La otra no­che mi pa­pá la ba­jó del pe­des­tal. Aho­ra va­mos a ser 16 hi­jos”... “Su co­che que­dó afi­na­do -le di­jo el me­cá­ni­co a don Al­gón-. Son 20 mil pe­sos”. “¡Ah chin­gao! -se so­bre­sal­tó el se­ñor-. ¿Pos quién lo afi­nó? ¿Alon­dra de la Pa­rra?”... El ven­de­dor de se­gu­ros le di­jo al clien­te que se re­sis­tía a com­prar uno: “Pien­se en lo que ha­rá su es­po­sa cuan­do us­ted em­pren­da el via­je que no tie­ne re­torno”. Re­pli­có el su­je­to: “Pien­so que ha­rá exac­ta­men­te lo mis­mo que ha­ce aho­ra cuan­do em­pren­do los via­jes que sí tie­nen re­torno”... As­ta­tra­sio Ga­rra­ga­rra, ebrio con­sue­tu­di­na­rio, re­gre­só a su ca­sa des­pués de una de sus acos­tum­bra­das pa­pa­li­nas. Lle­gó en ho­ras de la ma­dru­ga­da, to­da­vía po­seí­do por los hu­mos del al­cohol. Tra­ba­jo­sa­men­te se des­vis­tió y se me­tió en la ca­ma. Su es­po­sa, en­tre dor­mi­da y des­pier­ta, le pre­gun­tó: “¿Eres tú, Tacho?”. Con­tes­tó el te­mu­len­to: “Si no soy yo vas a ver la que se va a ar­mar”... Flor­de­li­sia, jo­ven mu­jer sin cien­cia de la vi­da, y su no­vio Pi­to­rran­go te­nían re­la­cio­nes bas­tan­te ín­ti­mas. Un día ella le in­for­mó que es­ta­ba un po­qui­ti­to em­ba­ra­za­da. “¡Có­mo es po­si­ble! -se azo­ró el mu­cha­cho-. ¿Qué no to­mas­te al­gu­na pre­cau­ción?”. “Nin­gu­na” -con­fe­só la chi­ca. “¿Por qué?” -qui­so sa­ber el tri­bu­la­do no­vio. Ex­pli­có Flor­de­li­sia: “Es que ha­ce tiem­po tu­ve una ex­pe­rien­cia igual, y pen­sé que ha­bía que­da­do in­mu­ni­za­da”... An­tes de co­men­zar la mi­sa un gru­po de fe­li­gre­ses le pi­dió al pa­dre Ar­si­lio: “Por fa­vor, se­ñor cu­ra, há­ble­nos acer­ca de la cri­sis eco­nó­mi­ca, de la fal­ta de di­ne­ro, de lo mal que se van a po­ner las co­sas”. “Es­tá bien -ac­ce­dió el buen sa­cer­do­te-. Pe­ro di­ré el ser­món des­pués de la co­lec­ta”... Do­ña Pa­no­plia de Al­tope­do, se­ño­ra de bue­na so­cie­dad, le di­jo a su ami­ga do­ña Gu­les: “Tie­nes tan po­co mun­do que es­toy se­gu­ra de que ni si­quie­ra sa­bes ha­cer bien el amor”. “Cla­ro que sé -res­pon­dió con enojo do­ña Gu­les-. Y si no me lo crees pre­gún­ta­le a tu es­po­so”... Ugli­cia, hay que de­cir­lo, era bas­tan­te feí­ta, y ade­más te­nía san­gre pe­sa­da, co­mo se di­ce de las per­so­nas an­ti­pá­ti­cas. Su pa­pá era em­pre­sa­rio di­ne­ro­so, y pen­só que en­tre los mu­chos em­plea­dos de su fá­bri­ca po­dría en­con­trar a al­guno que des­po­sa­ra a Ugli­cia. Les di­jo: “Cuan­do mi hi­ja se ca­se lle­va­rá con­si­go una do­te de un mi­llón de pe­sos pa­ra su ma­ri­do”. Uno de los tra­ba­ja­do­res co­men­tó en voz ba­ja: “Co­noz­co a la mu­cha­cha y lo que ofre­ce el je­fe no es do­te: es in­dem­ni­za­ción”... Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, lo­gró por fin que Dul­ci­flor, mu­cha­cha in­ge­nua, ac­ce­die­ra a ir con él al po­pu­lar Mo­tel Ka­ma­wa. En la ha­bi­ta­ción nú­me­ro 210 tu­vo lu­gar el con­sa­bi­do tran­ce. En me­dio de la ac­ción Dul­ci­flor le pre­gun­tó a su las­ci­vo ga­lán: “¿Me amas, Afro­di­sio?”. “¡Ca­ram­ba! -se in­dig­nó él-. ¿A quién se le ocu­rre ha­blar de amor en un mo­men­to co­mo és­te?”... Don Chin­gue­tas y su es­po­sa do­ña Ma­ca­lo­ta hi­cie­ron fu­mi­gar su ca­sa, pues te­nían pro­ble­ma de ter­mi­tas. Por cau­sa de la fu­mi­ga­ción de­bie­ron pa­sar la no­che en un ho­tel de la ciu­dad. El re­cep­cio­nis­ta le in­di­có a don Chin­gue­tas: “Re­gís­tre­se, por fa­vor”. Pre­gun­tó él: “¿Tam­bién la se­ño­ra se de­be re­gis­trar?”. “No -re­pu­so el de la re­cep­ción-. Ella es clien­te de años”... El mar­qués Ot­te y el con­de Nad­do se dispu­taban el amor de la du­que­sa Lad­da. Se re­ta­ron a due­lo. El desafío fue con pis­to­la a 20 pa­sos. To­mó ca­da uno de los due­lis­tas su res­pec­ti­va ar­ma y se co­lo­ca­ron los dos es­pal­da con es­pal­da. En eso lle­gó a to­da ve­lo­ci­dad un ca­rrua­je. Del vehícu­lo des­cen­dió la du­que­sa, que fue co­rrien­do ha­cia los due­lis­tas. “¡No sean pen­de­jos! -les di­jo de­ses­pe­ra­da-. ¡Hay pa’ los dos!”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico