Corredor Industrial

Otras vo­ces, otros ám­bi­tos

- Ma­rio Var­gas Llo­sa Ma­drid, oc­tu­bre de 2020. Politics · Caracas · Octavio Paz · Americas · America · Latina · Nicolás Maduro · France · Noble savage · Venezuela · Universidad Central · Truman Capote · Simón Bolívar · United States of America · Karl Marx · Jake McDorman · Peru · Argentina · Rio de Janeiro · Porfirio Díaz · Mexico · Institutional Revolutionary Party · Albert Camus · Europe · Singapore · South Korea · Taiwan · Central University of Venezuela · Víctor Raúl Haya de la Torre · Carlos Andrés Pérez · Río de la Plata

a úl­ti­ma vez que es­tu­ve en Ca­ra­cas, So­fía Ím­ber me na­rró con lu­jo de de­ta­lles aquel día ho­rri­ble, el 15 de enero de 1988. Car­los y ella se ha­bían le­van­ta­do al alba, co­mo de cos­tum­bre, pa­ra su pro­gra­ma te­le­vi­si­vo, “Bue­nos días”, y és­te ha­bía trans­cu­rri­do de ma­ne­ra so­se­ga­da, sin las po­lé­mi­cas y gri­te­rías, tan fre­cuen­tes. Se alis­ta­ban pa­ra ir­se, ella a su mu­seo y él a su des­pa­cho, a es­cri­bir los ar­tícu­los que sa­lían en El Uni­ver­sal o en Vuel­ta, la re­vis­ta me­xi­ca­na de Oc­ta­vio Paz.

Car­los re­cor­dó en­ton­ces que te­nía un pa­que­te en la es­qui­na que ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia y, co­mo era día de sa­li­da del ser­vi­cio, pi­dió a su mu­jer que lo re­co­gie­ra. “Tar­dé 10 mi­nu­tos, a lo más”, me ase­gu­ró ella. Cuan­do vol­vió, la ca­sa ha­bía cam­bia­do. Rei­na­ba un si­len­cio pro­fun­do en to­dos los cuar­tos. La voz de So­fía era in­se­gu­ra: “¡Car­los! ¡Car­los!” Es­ta­ba en el ba­ño, con el re­vól­ver en su mano. Se ha­bía vo­la­do la ta­pa de los se­sos.

Se han di­cho tan­tas co­sas so­bre el sui­ci­dio de Car­los Ran­gel que ya na­die sa­be a qué ate­ner­se: que ha­bía una lar­ga lis­ta de sui­ci­das en­tre sus an­ces­tros, que es­ta­ba con­ven­ci­do que Amé­ri­ca La­ti­na ha­bía op­ta­do por el buen rum­bo –es de­cir, el de­mo­crá­ti­co y li­be­ral, que él tan­to de­fen­dió- y que po­día mo­rir­se tran­qui­lo.

¿Qué hu­bie­ra si­do de él con las dic­ta­du­ras de Chá­vez y Ma­du­ro? Es­ta­ría pre­so, ha­bría si­do ase­si­na­do co­mo tan­tos ad­ver­sa­rios de esos ti­ra­nos, o qui­zás se ha­bría exi­lia­do en Fran­cia, don­de ve­ría mu­cho a Jean-Fra­nçois Re­vel, quien lo ha­bía ani­ma­do a es­cri­bir ese li­bro de 1976, Del buen sal­va­je al buen re­vo­lu­cio­na­rio, que pro­vo­có po­lé­mi­cas en to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

Car­los ha­bía na­ci­do en 1929 y es­tu­dia­do en Fran­cia, don­de co­no­ció a Re­vel, muy in­flu­yen­te en su vi­da. Ha­bía prac­ti­ca­do el pe­rio­dis­mo des­de muy jo­ven, de­fen­dien­do la de­mo­cra­cia en aque­llos años en que el de­li­rio mar­xis­ta ha­bía he­cho pre­sa de to­das las uni­ver­si­da­des de Oc­ci­den­te.

Cuan­do lo co­no­cí, él y su mu­jer, So­fía, aca­ba­ban de acep­tar una in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la -en­ton­ces do­mi­nio de la re­vo­lu­ción y la gue­rri­lla, y hoy, gran re­sis­ten­te a la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro-, don­de, pa­ra lle­gar al au­di­to­rio, ha­bían te­ni­do que su­frir in­sul­tos, es­cu­pi­ta­jos y pe­dra­das. Pe­ro lo ha­bían he­cho y ha­bla­do, de­fen­dien­do, an­te una jauría ru­gien­te, los va­lo­res li­be­ra­les que am­bos pro­mo­vían con­tra vien­to y ma­rea.

Eran “otras vo­ces, otros ám­bi­tos”, pa­ra re­pe­tir el tí­tu­lo de una no­ve­la de Tru­man Ca­po­te. Aun­que en­tre bo­fe­ta­das y pu­ñe­tes, to­da­vía se po­día ha­blar. Aho­ra ya no: un man­to de ti­nie­blas y de san­gre ha caí­do so­bre la tie­rra de Bo­lí­var. La apa­ri­ción Del buen sal­va­je al buen re­vo­lu­cio­na­rio, en el que Ran­gel com­pa­ra­ba el fra­ca­so po­lí­ti­co de Amé­ri­ca La­ti­na con el éxi­to de­mo­crá­ti­co e in­dus­trial de los Es­ta­dos Uni­dos ha­bía si­do la ex­cep­ción a la re­gla so­cio­ló­gi­ca y política de aque­llos años, en que pro­li­fe­ra­ban los en­sa­yos so­bre la teo­ría de la de­pen­den­cia, el sub­de­sa­rro­llo y la cap­tu­ra del Es­ta­do por los agen­tes cul­tu­ra­les, de inequí­vo­co sa­bor grams­ciano.

Sin la me­nor va­ci­la­ción, Car­los Ran­gel de­fen­día la li­ber­tad, la pro­pie­dad pri­va­da, la eco­no­mía de mer­ca­do y –el col­mo de los col­mos­la glo­ba­li­za­ción, co­mo la fór­mu­la que de­bían op­tar los paí­ses que que­rían ven­cer al sub­de­sa­rro­llo. A ese li­bro ha­bía su­ce­di­do lue­go El ter­cer­mun­dis­mo, en 1982, y, ya pós­tu­mo, en 1988, esa ex­ce­len­te co­lec­ción de en­sa­yos que es Marx y los so­cia­lis­mos reales y otros en­sa­yos. En tres li­bros y cen­te­na­res de ar­tícu­los se ba­sa­ba el gran pres­ti­gio -y los odios múl­ti­ples- que ha­bía al­can­za­do Car­los Ran­gel.

Aca­bo de re­leer Del buen sal­va­je al buen re­vo­lu­cio­na­rio y pa­re­ce in­creí­ble que aque­llas pro­pues­tas tan sen­sa­tas, que en nues­tros días son las de una in­men­sa ma­yo­ría de la­ti­noa­me­ri­ca­nos, de go­bier­nos ci­vi­les na­ci­dos de elec­cio­nes ge­nui­nas, de una pren­sa li­bre y crí­ti­ca, de em­pre­sas in­de­pen­dien­tes y de com­ba­tir la po­bre­za con in­ver­sio­nes na­cio­na­les y ex­tran­je­ras y una edu­ca­ción pú­bli­ca de al­to ni­vel, hu­bie­ran pro­vo­ca­do tan­ta con­tro­ver­sia.

LEs pro­ba­ble que en aque­llos años de ideo­lo­gías y po­lí­ti­cas des­truc­ti­vas se la­bra­ra la rui­na de una Amé­ri­ca La­ti­na a la que el co­ro­na­vi­rus hun­di­rá aho­ra en la mi­se­ria. En el en­sa­yo, por lo de­más, hay una so­bre­va­lo­ra­ción de los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas, que Ran­gel lla­ma “apris­tas” por­que na­cie­ron de las ideas del pe­ruano Víc­tor Raúl Ha­ya de la To­rre; no to­dos fun­cio­na­ron tan bien co­mo en Ve­ne­zue­la, don­de, gra­cias a Ró­mu­lo Be­tan­court y a Car­los An­drés Pé­rez, die­ron bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro en otros paí­ses, co­mo el Pe­rú y Ar­gen­ti­na, re­ci­bie­ron tan­ta in­fluen­cia del na­zis­mo co­mo del co­mu­nis­mo, fue­ron fuen­te de co­rrup­ción y lle­ga­ron in­clu­so a prac­ti­car el te­rror.

Na­die di­ría aho­ra que el pe­ro­nis­mo ar­gen­tino, que ha des­trui­do es­te país, di­fun­dió las ideas li­be­ra­les y de­mo­crá­ti­cas en aque­llo que fue la gran na­ción del Río de la Pla­ta y es aho­ra una rui­na.

Hay, in­clu­so, en el li­bro una pe­li­gro­sa ad­mi­ra­ción por cier­tos cau­di­llos, co­mo Por­fi­rio Díaz, y cier­ta sim­pa­tía por el “sis­te­ma” de Mé­xi­co, al que pre­sen­ta co­mo el úni­co país que no ha te­ni­do gol­pes de Es­ta­do ni re­vo­lu­cio­nes en me­dio si­glo, co­mo si la “dic­ta­du­ra per­fec­ta” del PRI no hu­bie­ra con­cen­tra­do to­do el ho­rror y la co­rrup­ción que pre­va­le­cían es­po­rá­di­ca­men­te en los otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Pe­que­ñas de­bi­li­da­des que pa­re­cen ha­bér­se­le es­ca­pa­do a ese de­mó­cra­ta ca­bal y va­lien­te que fue Car­los Ran­gel.

En­tre sus tres li­bros, pre­fie­ro el úl­ti­mo: Marx y los so­cia­lis­mos reales y otros en­sa­yos. El pró­lo­go que es­cri­bió pa­ra una edi­ción del Ate­neo de Ca­ra­cas en 1980 del Ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta es una pe­que­ña obra maes­tra, so­bre to­do la ma­ne­ra co­mo, se­gún él, aque­llas ideas an­ti­cua­das y des­fa­sa­das en la ac­tua­li­dad se fue­ron in­fil­tran­do en los paí­ses del Ter­cer Mun­do y ge­ne­ran­do una es­pe­ran­za de li­be­ra­ción, tra­ba­jo lim­pio y una vi­da de­cen­te y jus­ta en las ma­sas ham­brien­tas y opri­mi­das.

Por otra par­te, los ar­tícu­los que apa­re­cían en El Uni­ver­sal de Ca­ra­cas eran de una ri­gu­ro­sa in­for­ma­ción –él co­men­tó allí con lu­jo de de­ta­lles la po­lé­mi­ca en­tre Sar­tre y Ca­mus y el “ca­so Pa­di­lla” y las in­dig­nas de­nun­cias que hi­zo es­te poe­ta cu­bano, en una se­sión pú­bli­ca de la Unión de Es­cri­to­res, de sus co­le­gas y ami­gos que ha­bla­ban mal de la Re­vo­lu­ción y eran po­ten­cia­les “di­si­den­tes”.

En lo que no es­toy de acuer­do con él es en su te­sis de que las ideas po­lí­ti­cas que va­len pa­ra el Oc­ci­den­te no sir­ven en Amé­ri­ca La­ti­na y hay que bus­car otras, que se adap­ten a nues­tras tra­di­cio­nes y cos­tum­bres. ¿Por qué no val­drían pa­ra no­so­tros? To­dos los paí­ses, sin ex­cep­ción, de Eu­ro­pa y el Asia –no se di­ga el Áfri­ca- pa­sa­ron por ti­ra­nías exe­cra­bles y por sue­ños qui­mé­ri­cos que los em­po­bre­cie­ron y hun­die­ron, y, lue­go, al­gu­nos, co­mo Sin­ga­pur, Co­rea del Sur y Tai­wán, por ejem­plo, en con­so­nan­cia con los tiem­pos que co­rrían, des­cu­brie­ron la fór­mu­la del ver­da­de­ro pro­gre­so, la apli­ca­ron y aho­ra han su­pe­ra­do el ham­bre, la de­socu­pa­ción y el sub­de­sa­rro­llo y co­mien­zan a vi­vir en la pros­pe­ri­dad y la li­ber­tad. ¿Por qué no po­dría Amé­ri­ca La­ti­na se­guir su ejem­plo?

Una úl­ti­ma pa­la­bra so­bre So­fía Ím­ber de Ran­gel, una de esas mu­je­res ve­ne­zo­la­nas ín­te­gras y va­le­ro­sas que se jue­gan la vi­da en­ca­be­zan­do la re­sis­ten­cia a la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro. Ella so­la creó, ase­dian­do a sus pin­to­res ami­gos –que eran los me­jo­res- pa­ra que do­na­ran cua­dros, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ca­ra­cas. Lle­gó a for­mar una co­lec­ción de muy al­to ni­vel, un ejem­plo pa­ra to­da Amé­ri­ca La­ti­na. El co­man­dan­te Chá­vez bo­rró pri­me­ro el nom­bre de So­fía de sus puer­tas y lue­go lo “na­cio­na­li­zó”. So­fía se mu­rió a tiem­po, pa­ra no ver qué que­da­ba de la obra en la que ha­bía tra­ba­ja­do me­dia vi­da.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico