Corredor Industrial

¿Quién con­ta­rá su his­to­ria?

- En­ri­que Krau­ze Klein­bort England · Mexico · Italy · Abraham mateo · Venice · Daniel Defoe · Leon Wieseltier

eten­ta y ocho mil ocho­cien­tos ochen­ta muer­tos de Co­vid. Las au­to­ri­da­des con­sig­nan la ci­fra. Su­pon­go que así sien­ten cum­plir con su de­ber. Pe­ro de­trás de ca­da uni­dad de esa su­ma exis­tió una per­so­na con nom­bre y ape­lli­do, al­guien que tu­vo pa­dres, hi­jos, un ras­go es­pe­cí­fi­co, un tra­ba­jo, un amor, una es­pe­ran­za. Al­guien que no de­be­mos ol­vi­dar.

Las pla­gas que han azo­ta­do a la hu­ma­ni­dad des­de tiem­pos bí­bli­cos han te­ni­do sus re­la­to­res. Son fa­mo­sos los dia­rios de Sa­muel Pepys y Da­niel De­foe so­bre las pla­gas en la In­gla­te­rra del si­glo XVII. Y en Mé­xi­co con­ta­mos con in­va­lua­bles cró­ni­cas y tes­ti­mo­nios pic­to­grá­fi­cos

Sso­bre las pes­tes que diez­ma­ron a la po­bla­ción in­dí­ge­na en los si­glos XVI y XVII.

Tam­bién la me­mo­ria ju­día guar­da tes­ti­mo­nios. De­bo a mi ami­go Leon Wie­sel­tier la no­ti­cia de un ra­ro ma­nus­cri­to so­bre la pes­te bu­bó­ni­ca en el nor­te de Ita­lia en el si­glo XVII. Su au­tor fue un doc­tor lla­ma­do Abraham Ca­ta­lano. Su tí­tu­lo po­dría ser el de nues­tro tiem­po: El mun­do de ca­be­za (Olam Ha­fukh, en he­breo). Exis­te una tra­duc­ción par­cial al in­glés. Co­mien­za así:

He si­do tes­ti­go del do­lor que la te­rri­ble pla­ga pro­vo­có en la ciu­dad de Pa­dua y en sus per­ple­jos ha­bi­tan­tes en el año de 1631. En es­ta obra, tes­ti­mo­nio de mi re­cuer­do y mi aflic­ción (yo, sien­do Abraham Ca­ta­lano), amar­ga­men­te me di­ri­jo a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, a los ni­ños no na­ci­dos, pa­ra que co­noz­can en de­ta­lle los he­chos tal co­mo su­ce­die­ron. El re­cuen­to es es­tre­me­ce­dor no so­lo por lo que na­rra sino por el mo­do en que se na­rra. Ca­ta­lano -ju­dío re­li­gio­so, co­mo to­dos en­ton­ces, pe­ro gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad de Pa­dua­re­gis­tra con de­ta­lle lo que ve, y lo que ve ha­bla por sí mis­mo. Al irrum­pir la pla­ga, la pe­que­ña co­mu­ni­dad ju­día con­cen­tra­da en el Ghet­to (721 per­so­nas, el 2% de la po­bla­ción to­tal) reac­cio­nó con pa­vor an­te la po­si­bi­li­dad de ver­se in­cul­pa­da -co­mo tan­tas ve­ces en la Edad Me­dia- de en­ve­ne­nar los po­zos pa­ra pro­vo­car la pes­te. No ocu­rrió, por for­tu­na. De he­cho, el Prov­ve­di­to­re (au­to­ri­dad ci­vil de Pa­dua, de­pen­dien­te de Ve­ne­cia) con­tri­bu­yó al es­fuer­zo co­mún de pre­ve­nir con­ta­gios y sal­var vi­das fue­ra y den­tro del Ghet­to. Li­bra­do el es­co­llo, la co­mu­ni­dad hi­zo im­pri­mir un re­zo es­pe­cí­fi­co de im­plo­ra­ción a Dios y se con­gre­gó a leer­lo con gran aflic­ción, pa­ra que ce­sa­ra el cas­ti­go. No tu­vo eco.

La pla­ga no gol­peó de in­me­dia­to a aque­llas fa­mi­lias con­fi­na­das des­de ha­cía si­glos en un es­pa­cio mí­ni­mo. A sa­bien­das de que el con­ta­gio era inevi­ta­ble, se or­ga­ni­za­ron ac­cio­nes prác­ti­cas: aco­pio de re­cur­sos mo­ne­ta­rios y ví­ve­res (“co­mi­da, vino, acei­te”), apo­yo a las fa­mi­lias más po­bres, mo­ni­to­reo del avan­ce de la pla­ga en la ciu­dad, ais­la­mien­to en­tre las fa­mi­lias, me­di­das de hi­gie­ne en las ca­sas, re­gu­la­ción de ser­vi­cios re­li­gio­sos, vi­gi­lan­cia del trá­fi­co en las puer­tas del Ghet­to. A pe­sar de que los ni­ños mos­tra­ron más re­sis­ten­cia al con­ta­gio que los ma­yo­res, so­bre to­do los an­cia­nos, la pla­ga lle­gó trans­mi­ti­da por un ni­ño que no re­sis­tió la ten­ta­ción de ju­gar con sus ami­gos sin sa­ber que aca­rrea­ba el mal.

Se dis­cu­rrió ren­tar una ca­sa fue­ra de la ciu­dad que sir­vie­ra de la­za­re­to. Has­ta ahí lle­ga­ban los en­fer­mos. Y de ahí sa­lían, en una ca­rre­ta, las pro­ce­sio­nes so­li­ta­rias al ce­men­te­rio. Ca­ta­lano lle­vó la cuen­ta pre­ci­sa de la tra­ge­dia: las trein­ta viu­das que que­da­ron sin pro­tec­ción, las quin­ce ca­sas sin un al­ma, el ni­ño que que­dó huér­fano y en la ab­so­lu­ta po­bre­za tras la pér­di­da de sus on­ce fa­mi­lia­res. Y el des­ga­rra­dor de­ta­lle:

El diez del mes Ta­muz, la mu­jer de So­lo­mon Tur­ki­to dio a luz mien­tras es­ta­ba en­fer­ma y no hu­bo na­die que se atre­vie­ra a es­tar con ella. Sa­lió ha­cia el po­zo com­ple­ta­men­te des­nu­da, gri­tan­do co­mo de­men­te y mu­rió. No se ha­lló mu­jer que ama­man­ta­ra al ni­ño, así que, la­men­ta­ble­men­te, se lo en­vió al la­za­re­to don­de lle­va­ron a una ca­bra pa­ra que el ni­ño ma­ma­ra de sus ubres. Vi­vió quin­ce días.

La pes­te de­jó diez mil muer­tos en Pa­dua, la ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción. En el Ghet­to mu­rie­ron 421 per­so­nas, más de la mi­tad de aque­lla co­mu­ni­dad.

Ca­ta­lano ha­bía ren­ta­do una nue­va ca­sa don­de co­bi­jó a su es­po­sa y sus hi­jos. De­jó tras de sí to­das sus per­te­nen­cias, “has­ta las agu­je­tas”. Fue inú­til. “Tam­bién Sa­ra, mi pia­do­sa mu­jer, mu­rió en la ca­sa nue­va [...] Ha­bía­mos vi­vi­do jun­tos vein­tiún años”. Y trans­cri­bió una ple­ga­ria so­bre el due­lo del pa­triar­ca Abraham por su mu­jer: “Fuis­te una ima­gen de be­lle­za [...] que duer­ma Abraham en los bra­zos de Sa­ra”.

¿Quié­nes son nues­tros muer­tos? ¿Quién acom­pa­ña los re­zos de sus deu­dos? ¿Quién con­ta­rá su his­to­ria?

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico