Corredor Industrial

Ge­me­lo de la Tie­rra

-

Se­gún Grins­poon, hay que ha­cer­le se­gui­mien­to a es­ta in­ves­ti­ga­ción por­que “po­dría ser la pri­me­ra ob­ser­va­ción que re­ve­le una bios­fe­ra ex­tra­te­rres­tre y, ade­más, es­ta­ría en el pla­ne­ta más cer­cano a ca­sa en to­do el cos­mos”.

Jim Bri­dens­ti­ne, el ad­mi­nis­tra­dor de la NA­SA, di­jo en Twit­ter: “Es mo­men­to de prio­ri­zar a Ve­nus”.

Ve­nus es uno de los ob­je­tos más her­mo­sos en el cie­lo de la Tie­rra. Sin em­bar­go, si se ob­ser­va más de cer­ca, se vuel­ve me­nos en­can­ta­dor.

Ve­nus, a me­nu­do lla­ma­do el ge­me­lo de la Tie­rra, tie­ne ca­si la mis­ma ma­sa de nues­tro pla­ne­ta. Mu­chos cien­tí­fi­cos creen que Ve­nus al­gu­na vez es­tu­vo cu­bier­to de agua y po­seía una at­mós­fe­ra don­de pu­do ha­ber flo­re­ci­do la vi­da co­mo la co­no­ce­mos.

En los pri­me­ros días del sis­te­ma so­lar, la Tie­rra no era tan aco­ge­do­ra pa­ra los se­res co­mo no­so­tros. En ese en­ton­ces, ha­bía vi­da aquí, in­clu­so to­da una biós­fe­ra que no so­bre­vi­vió en el en­torno ri­co en oxí­geno que se desa­rro­lló des­pués. Ade­más, ca­si de la mis­ma ma­ne­ra en que la Tie­rra se vol­vió el ho­gar de las me­du­sas, los he­le­chos, los di­no­sau­rios y el Ho­mo sa­piens con el tiem­po, Ve­nus se trans­for­mó en al­go pa­re­ci­do a un in­fierno.

En la ac­tua­li­dad, el se­gun­do pla­ne­ta más cer­cano al Sol tie­ne una at­mós­fe­ra as­fi­xia­da por dió­xi­do de car­bono en su for­ma ga­seo­sa y tem­pe­ra­tu­ras en la su­per­fi­cie que pro­me­dian más de 460 gra­dos Cel­sius. La den­sa at­mós­fe­ra de Ve­nus ejer­ce una pre­sión de más de 91 ki­los por cen­tí­me­tro cua­dra­do en cual­quier par­te de la su­per­fi­cie. Esa can­ti­dad es 90 ve­ces el ki­lo­gra­mo por cen­tí­me­tro cua­dra­do al ni­vel del mar en la Tie­rra, o el equi­va­len­te a es­tar 914 me­tros ba­jo el agua en el océano.

Por lo tan­to, no es un lu­gar que sea fá­cil de vi­si­tar o in­ves­ti­gar, aun­que eso no quie­re de­cir que no se ha­ya in­ten­ta­do. Los pro­gra­mas es­pa­cia­les han pues­to a prue­ba de­ce­nas de mi­sio­nes ro­bó­ti­cas en Ve­nus, mu­chas de las cua­les fue­ron par­te de la se­rie Ve­ne­ra de la Unión So­vié­ti­ca. Sin em­bar­go, el pla­ne­ta se co­me el me­tal, pues en mi­nu­tos de­rri­te y aplas­ta cual­quier na­ve es­pa­cial que ha­ya to­ca­do su su­per­fi­cie. De to­dos esos in­ten­tos, tan so­lo dos lo­gra­ron cap­tar di­rec­ta­men­te imá­ge­nes de la su­per­fi­cie del pla­ne­ta.

Mien­tras que la par­te con­ge­la­da de Mar­te es­tá ro­dea­da de or­bi­ta­do­res y vi­gi­la­da por vehícu­los ex­plo­ra­do­res de la NA­SA, so­lo hay una son­da que es­tu­dia a Ve­nus, la solitaria na­ve es­pa­cial japonesa Akat­su­ki. Las mi­sio­nes fu­tu­ras al pla­ne­ta si­guen sien­do me­ros con­cep­tos.

Aun­que la su­per­fi­cie de Ve­nus es co­mo un al­to horno, una ca­pa de nu­bes ubi­ca­da a tan so­lo 50 ki­ló­me­tros por de­ba­jo de la par­te más al­ta de su at­mós­fe­ra pue­de al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras mí­ni­mas de has­ta 30 gra­dos Cel­sius y tie­ne una pre­sión si­mi­lar a la del ni­vel del sue­lo en la Tie­rra. Mu­chos cien­tí­fi­cos pla­ne­ta­rios, en­tre ellos Carl Sa­gan y Ha­rold Mo­ro­witz, quie­nes pro­pu­sie­ron la idea ha­ce 53 años, han plan­tea­do la hi­pó­te­sis de que po­dría ha­ber vi­da allá.

En ju­nio de 2017, Ja­ne Grea­ves, as­tró­no­ma de la Uni­ver­si­dad de Car­diff en Ga­les, se dis­pu­so a pro­bar esa hi­pó­te­sis por me­dio del Te­les­co­pio Ja­mes Clerk Max­well en Ha­wái, en bus­ca de se­ña­les de va­rias mo­lé­cu­las de Ve­nus. Di­fe­ren­tes es­pe­cies de mo­lé­cu­las ab­sor­be­rán las on­das ra­dia­les que pro­vie­nen de las nu­bes en dis­tin­tas lon­gi­tu­des de on­da par­ti­cu­la­res. Uno de los quí­mi­cos fue la fos­fi­na. Grea­ves no es­pe­ra­ba en­con­trar­la.

“Me in­tri­gó la idea de bus­car fos­fi­na, por­que el fós­fo­ro po­dría ser una es­pe­cie de prue­ba pa­ra de­ter­mi­nar si hay vi­da”, co­men­tó Grea­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico